Economía > Ciencias económicas

Cómo funciona la economía norcoreana

Escrito por Alejandro Borja y revisado por Xavier Tarrasó.

Alejandro Borja

Encargado de la Educación Financiera en Finantres

En Finantres apostamos por aportarte el mayor valor posible en todos nuestros contenidos, por eso estamos creando las mejores guías sobre economía e inversión.

En este caso, este artículo forma parte de la guía de ciencias económicas, que cuenta con 26 artículos. A la derecha de la pantalla o debajo (dependiendo de cuál sea tu dispositivo) tienes todos los artículos para poder ir de uno a otro. Espero que la disfrutes, pero sobre todo que te sea útil.

La República Popular Democrática de Corea (RPDC), más conocida cómo Corea del Norte tiene una economía dirigida típica de cualquier país comunista.

Por ende, la economía en este pais esta planificanda desde el planificador central y coordinada por el gobierno (Qué son la misma figura).

El gobierno norcoreano determina qué bienes se producen, cuántos se producen y a qué precio se ponen a la venta.

Puntos clave

  • El país de Corea del Norte, llamado oficialmente República Popular Democrática de Corea (RPDC), tiene una economía dirigida aislada y fuertemente controlada, que es una característica típica de cualquier país comunista.
  • Muchos expertos creen que esta política del gobierno norcoreano, que comenzó tras la Guerra de Corea, ha sido un obstáculo para el desarrollo económico del país.
  • La disolución de la Unión Soviética, seguida de una crisis alimentaria debida a una serie de catástrofes naturales -granizadas en 1994, inundaciones de 1995 a 1996 y sequía en 1997- sumió a Corea del Norte en una crisis económica.
  • Las sanciones y las restricciones comerciales han empeorado aún más las perspectivas económicas del país.

Breve historia de Corea

Históricamente, Corea era un reino independiente. Sin embargo, tras la guerra ruso-japonesa, la península de Corea fue anexionada formalmente por los japoneses. Corea fue una colonia japonesa desde 1905 hasta 1945.

Tras la Segunda Guerra Mundial, las fuerzas japonesas de la parte norte de Corea se rindieron a la Unión Soviética y las tropas soviéticas tomaron el control de la parte norte del país. Al mismo tiempo, las tropas estadounidenses ocuparon la región del sur.

Las regiones recién separadas nombraron a sus respectivos dirigentes. En 1950, el líder norcoreano Kim II-Sung (respaldado por los dirigentes de la Unión Soviética), con el apoyo de Estados Unidos, intentó ocupar la región sur de Corea (la República de Corea o ROK), desencadenando la Guerra de Corea, que duró de 1950 a 1953.

El intento de Kim II-Sung de ocupar la región del sur de Corea y someter a toda la península a su dominio comunista fracasó finalmente. El estancamiento resultante dividió aproximadamente la península de Corea en dos partes. Corea del Norte (RPDC) construyó su economía nacional desarrollando primero la industria pesada y luego la economía militar. Corea del Sur (NK) creó una de las economías modernas más avanzadas del mundo.

La economía en Corea del Norte

En la primera fase del desarrollo económico de Corea del Norte, tras la división del antiguo reino unificado, predominó la industrialización. Dado el daño que la Guerra de Corea había causado a la infraestructura del país, esta era una tarea difícil. Corea del Norte adoptó el modelo soviético de gobierno y economía socialista de planificación centralizada y la ideología de la autorresponsabilidad (Juche). Este modelo hacía hincapié en el desarrollo de la industria pesada y en la inversión en hierro, acero, cemento y máquinas herramienta.

Muchos expertos creen que esta política del gobierno norcoreano, que comenzó tras la Guerra de Corea, fue un obstáculo para el desarrollo económico del país. Las deficiencias de esta política se vieron agravadas por el hecho de que el régimen se centrara en el Songun (una política que da prioridad al ejército), lo que agravó los problemas económicos crónicos de Corea del Norte. En las décadas posteriores a la Guerra de Corea, la producción industrial y energética de la región se estancó constantemente.

La economía norcoreana experimentó uno de sus peores períodos de estancamiento y casi colapso en la década de 1990. La disolución de la Unión Soviética, seguida de una crisis alimentaria debida a una serie de catástrofes naturales -granizadas en 1994, inundaciones de 1995 a 1996 y sequía en 1997- sumió a Corea del Norte en una crisis económica. Entre 1990 y 1998, el país registró una tasa media de crecimiento anual del -4,1%.  Desde mediados de la década de 1990, el país ha recibido ayuda alimentaria y humanitaria internacional, que continúa en la actualidad.

En la década de 2000, Corea del Norte amplió sus políticas para reactivar su economía. En 2002, suavizó algunas restricciones para permitir los mercados semiprivados e inició una serie de reformas económicas denominadas medidas para mejorar la gestión económica. Estas medidas incluían el aumento de precios y salarios, la modificación del mecanismo de fijación de precios, cambios en el sistema de distribución, la descentralización de la planificación nacional, el aumento de la autonomía administrativa de las empresas, la apertura del mercado a la distribución de los métodos de producción, la diversificación de la distribución y la reforma del sistema de seguridad social. El crecimiento económico se reanudó durante unos años y este periodo se consideró una mejora con respecto a la década anterior. De 2000 a 2005, Corea del Norte alcanzó una tasa media de crecimiento del 2,2%.

El producto interior bruto (PIB) de Corea del Norte se estimó en 40.000 millones de euros en 2015, según el CIA World Factbook, aunque desde entonces no se han facilitado cifras actualizadas del PIB.

Si esas cifras las pasasemos a PIB per cápita, nos sale unos 1.700€. La agricultura representa el 22,5% del PIB, la industria el 47,6% y los servicios el 29,6%.

El país sigue invirtiendo mucho en su ejército, y algunos analistas sostienen que este gasto podría perjudicar el crecimiento económico. En 2016, el año más reciente del que se dispone de estimaciones, Corea del Norte gastó unos 4.000 millones de euros, es decir, aproximadamente el 24% de su producto interior bruto (PIB), en gastos de defensa.

Actualmente, China es el mayor socio comercial de Corea del Norte. Corea del Norte depende del apoyo económico y diplomático de China. En 2017, casi el 86% de las exportaciones regionales de Corea del Norte se dirigieron a China.  Las principales exportaciones del país son productos metálicos, minerales, productos industriales, textiles y productos agrícolas y pesqueros. Corea del Norte importa principalmente petróleo, carbón vegetal, maquinaria, equipos, textiles y cereales. Más del 90% de las importaciones totales de la región procedieron de China en 2017.

Limitaciones de los datos económicos

Corea del Norte es notoriamente reservada y no publica datos económicos.

Desde el año 1965 no ha presentado ningún tipo de estadistica o indicador oficial sobre su situación macro.

Las pocas fuentes de estadísticas básicas sobre la economía norcoreana son el Banco de Corea (Corea del Sur) y el Ministerio de Consolidación, y la Agencia de Promoción del Comercio y la Inversión de Corea (KOTRA) para la información comercial.

Conclusión

La historia económica de Corea del Norte incluye largos períodos de estancamiento y crisis intercalados con períodos de recuperación y cierto crecimiento económico. La prioridad del régimen de convertir a Corea en una economía de defensa ha eclipsado el crecimiento, la producción de alimentos, el nivel de vida y los derechos humanos. Un problema importante al que se enfrenta actualmente el país es la trata de personas; muchos hombres, mujeres y niños son víctimas de trabajos forzados y de la trata sexual. Y Corea del Norte es una importante fuente de mano de obra para los gobiernos extranjeros, especialmente Rusia y China. Los norcoreanos no pueden elegir el trabajo que les asigna el gobierno, no pueden cambiar de trabajo y se arriesgan a ser castigados por el gobierno si intentan escapar de sus trabajos forzados.

En Finantres, promovemos la utilización de fuentes primarias entre nuestros redactores para respaldar sus trabajos. Estas fuentes incluyen documentos técnicos, datos gubernamentales, informes originales y entrevistas con expertos de la industria. Asimismo, hacemos referencia a investigaciones originales de otros editores reconocidos cuando resulta pertinente. Nuestra política editorial se centra en la producción de contenido preciso e imparcial.
 
Además, queremos ser 100% transparentes contigo y por eso hemos creado las siguientes páginas: