Economía

¿Quién era John Locke?

Escrito por Xavier Tarrasó y revisado por Alejandro Borja.

El filósofo del siglo XVII escribió sobre los sistemas económicos y monetarios

John Locke fue uno de los principales filósofos y teóricos políticos. Sus ideas contribuyeron a la fundación de la Ilustración y al surgimiento del liberalismo en el siglo XVII. A Locke se le atribuye el mérito de haber aportado a la filosofía la mirada del científico, utilizando pruebas empíricas para apoyar sus ideas. Es más conocido por su «Ensayo sobre el entendimiento humano», en el que argumentaba que la mente es una tabula rasa, es decir, una pizarra en blanco en la que la experiencia de los sentidos determina cómo se ve el mundo. Esta obra, la más famosa, trata también de los nuevos puntos de vista de Locke sobre la riqueza y el dinero: «Toda riqueza es producto del trabajo», escribió.

Locke escribió mucho sobre finanzas y política económica. En su ensayo de 1691 «Algunas reflexiones sobre las consecuencias de una disminución del tipo de interés y un aumento del valor del dinero», sostenía que los gobiernos no deberían regular los tipos de interés. Creía que el trabajo es una fuente esencial de creación de riqueza y que la propiedad es un derecho natural que surge del trabajo. Locke concilió en su obra las ideas capitalistas y socialistas y promovió la perspectiva de la oferta y la demanda en relación con el valor del dinero.

Puntos clave

  • John Locke fue un filósofo y teórico político inglés del siglo XVII cuyas ideas contribuyeron a sentar las bases de la Ilustración.
  • Locke se educó en Oxford y siguió estudiando medicina como miembro de la Real Sociedad de Londres.
  • Lord Ashley, el primer conde de Shaftesbury, fue uno de los mecenas más importantes de Locke y lo nombró para importantes cargos gubernamentales que influyeron en sus teorías sobre política y economía.
  • Locke escribió mucho sobre política financiera y económica, equilibrando en su obra las ideas capitalistas y socialistas.

Vida temprana y educación

John Locke nació el veintinueve de agosto del año 1632 en Inglaterra (Reino Unido). Su padre, John, abogado, y su madre, Agnes, lo bautizaron la mañana de su nacimiento y lo educaron como puritano.

Su padre era un distinguido militar que luchó en la guerra civil de Inglaterra. Su servicio benefició a Locke, que consiguió ser admitido en la prestigiosa Escuela de Westminster de Londres gracias a las conexiones de su padre en el Parlamento. Allí, Locke fue nombrado becario del rey por su destacado intelecto.

En 1652, a la edad de 20 años, Locke se matriculó en el Christ Church College de la Universidad de Oxford para realizar estudios universitarios. Se graduó cuatro años después, se tomó dos años de descanso y luego volvió a la universidad para completar su maestría. A continuación, Locke continuó sus estudios de medicina como miembro de la Real Sociedad de Londres.

Gracias a estos conoció a Lord Ashley, que erá el fundador del Partido Whig

Con el tiempo, lord Ashley demostró ser uno de los mayores mecenas de Locke, primero nombrándole médico personal y luego designándole para importantes cargos políticos. 5 Lord Ashley no sólo fue un mecenas, sino que también ejerció una gran influencia en las teorías de Locke sobre política, economía y la relación del gobierno con sus ciudadanos. De hecho, los dos hombres se vieron obligados a exiliarse juntos brevemente en 1682, después de que Lord Ashley perdiera una disputa política con el hombre que más tarde se convertiría en el rey Jaime II.

Logros notables

Los puestos de Locke en el gobierno de Lord Ashley, incluido el de Secretario de la Junta de Comercio y Plantaciones, contribuyeron a conformar las opiniones del filósofo sobre la política económica. Aunque Locke es más conocido por sus trabajos sobre los derechos naturales del hombre, el contrato social y la adquisición de conocimientos, sus escritos económicos fueron igualmente influyentes. Por ejemplo, Locke se oponía a la bajada de los tipos de interés, argumentando que la reducción artificial de la oferta monetaria podría provocar un colapso del comercio.

En su famoso libro Dos tratados de gobierno, Locke desarrolló una filosofía tradicional de la teoría del valor del trabajo, según la cual la cantidad de trabajo necesaria para producir un bien determina el valor de ese bien. En la misma obra, Locke sostenía que lo que un trabajador produce le pertenece por derecho, teoría que contradecía las opiniones de otros destacados filósofos de la época, en particular Thomas Hobbes. Sin embargo, fue un paso más allá y desarrolló una teoría de la propiedad basada en el trabajo, según la cual la propiedad de los bienes, con lo que se refería a los bienes materiales, se produce a través de la actividad del trabajo. Escribió que el hombre tiene tres derechos naturales: Vida, Libertad y Propiedad.

Pero Locke no era en absoluto un socialista. Aunque apoyaba firmemente los derechos de los trabajadores, no se oponía al derecho de los individuos a enriquecerse. Los estudiosos del filósofo señalan que Locke concilió estas dos posturas aparentemente irreconciliables argumentando que la introducción del dinero en la sociedad creó una «distribución justa y desigual de la riqueza». Como el dinero siempre tiene un uso -a diferencia de las mercancías, por ejemplo, que perecen-, la gente puede acumular más de lo que necesita sin violar la ley de la naturaleza. Además, cuando las personas acordaron utilizar el dinero como medio de intercambio, aceptaron tácitamente un cierto grado de desigualdad. O como escribió Locke: «Así surgió el uso del dinero, una cosa duradera que los hombres podían conservar sin estropearla, y que intercambiaban de mutuo acuerdo por las cosas realmente útiles pero perecederas de la vida.»

Los escritos de Locke incluyen opiniones sobre el valor del dinero, la teoría de la oferta y la demanda, y la importancia del comercio equilibrado para un país. Además de sus escritos, el filósofo convertido en estadista también fue decisivo para equilibrar las reservas de oro y plata de Inglaterra para evitar una crisis monetaria a mediados de la década de 1690.

Crimen

Debido a sus estrechos vínculos con Lord Ashley, se sospechó que Locke estaba implicado en la infame Conspiración de Rye House, un supuesto complot del Partido Whig de Lord Ashley para asesinar al rey Carlos II. Aunque nunca se le acusó formalmente ni se le relacionó con la conspiración, Locke huyó a los Países Bajos en 1683 y permaneció allí durante cinco años antes de regresar a Inglaterra.

Muerte

John Locke falleció con 72 años el día veintiocho de octubre del año 1704.

Preguntas frecuentes

Como muestran sus escritos sobre los tipos de interés y su papel en la crisis monetaria inglesa, Locke estaba en contra de la devaluación artificial del dinero. Creía que la demanda de dinero es constante y que el valor del dinero está directamente relacionado con la cantidad de dinero disponible. Locke también creía que la desigualdad aumenta cuando el dinero domina los sistemas económicos.

Algunos estudiosos de Locke señalan sus escritos sobre el contrato social, el valor del trabajo y los derechos naturales de los individuos a la vida, la libertad y la propiedad como prueba de que era anticapitalista. Otros estudiosos de Locke señalan su defensa de la acumulación de riqueza y su aceptación de la desigualdad resultante de la transición a un sistema económico basado en el intercambio de dinero para apoyar su apoyo al capitalismo.

La contribución más importante de Locke a la economía reside en sus puntos de vista sobre la relación entre el trabajo y la propiedad y sobre la creación de dinero y sus efectos en la acumulación de riqueza y la desigualdad. Sus escritos sobre estos dos temas han dado forma no sólo al capitalismo sino también al socialismo.

Conclusión

Como uno de los pensadores más importantes del siglo XVII, los puntos de vista de Locke sobre la política y la economía han influido en las políticas financieras y monetarias de los gobiernos durante los últimos 350 años. Sus escritos sobre los tipos de interés, el valor del trabajo y la desigualdad, y otras cuestiones económicas son tan relevantes hoy como lo fueron a finales del siglo XVI.

En Finantres, promovemos la utilización de fuentes primarias entre nuestros redactores para respaldar sus trabajos. Estas fuentes incluyen documentos técnicos, datos gubernamentales, informes originales y entrevistas con expertos de la industria. Asimismo, hacemos referencia a investigaciones originales de otros editores reconocidos cuando resulta pertinente. Nuestra política editorial se centra en la producción de contenido preciso e imparcial.
 
Además, queremos ser 100% transparentes contigo y por eso hemos creado las siguientes páginas:
 

Ver más entradas de la misma categoría