Economía > Ciencias económicas

Macroeconomía

Escrito por Alejandro Borja y revisado por Xavier Tarrasó.

Alejandro Borja

Encargado de la Educación Financiera en Finantres

En Finantres apostamos por aportarte el mayor valor posible en todos nuestros contenidos, por eso estamos creando las mejores guías sobre economía e inversión.

En este caso, este artículo forma parte de la guía de ciencias económicas, que cuenta con 26 artículos. A la derecha de la pantalla o debajo (dependiendo de cuál sea tu dispositivo) tienes todos los artículos para poder ir de uno a otro. Espero que la disfrutes, pero sobre todo que te sea útil.

¿Qué es la macroeconomía?

La macroeconomía es una rama de la economía que estudia el comportamiento de una economía global: el mercado u otros sistemas que funcionan a gran escala. La macroeconomía estudia los fenómenos que afectan a la economía, como la inflación, el nivel de precios, la tasa de crecimiento, la renta nacional, el producto interior bruto (PIB) y la evolución del desempleo.

Algunas de las cuestiones más importantes que aborda la macroeconomía son ¿Qué causa el desempleo? ¿Qué causa la inflación? ¿Qué crea o estimula el crecimiento económico? La macroeconomía trata de medir el rendimiento de una economía, comprender las fuerzas que la impulsan y predecir cómo se puede mejorar el rendimiento.

La macroeconomía se ocupa del funcionamiento, la estructura y el comportamiento de la economía en su conjunto, a diferencia de la microeconomía, que se centra más en las decisiones de los agentes individuales de la economía (como los individuos, los hogares, las industrias, etc.).

Puntos clave

  • La macroeconomía es la rama de la economía que se ocupa de la estructura, el rendimiento, el comportamiento y las decisiones de toda la economía o de la economía en su conjunto.
  • Los dos ámbitos principales de la investigación macroeconómica son el crecimiento económico a largo plazo y los ciclos económicos a corto plazo.
  • La macroeconomía en su forma moderna suele definirse como el comienzo de John Maynard Keynes y sus teorías sobre el comportamiento del mercado y la política gubernamental en la década de 1930
  • A diferencia de la macroeconomía, la microeconomía se centra más en las influencias y decisiones de los agentes individuales de la economía (personas, empresas, industrias, etc.).

Entender la macroeconomía

El estudio de la economía tiene dos aspectos: Macroeconomía y Microeconomía. Como sugiere el término, la macroeconomía se ocupa del escenario general de la economía. En otras palabras, se centra en el funcionamiento de la economía en su conjunto y luego analiza las relaciones entre los distintos sectores de la economía para comprender cómo funciona el conjunto.

Donde se estudian variables cómo:

  • Desempleo
  • PIB
  • o la Inflación.

Y se encargan de realizar modelos para explicar las relaciones que existen entre esta serie de variables. Estos modelos macroeconómicos y las previsiones que elaboran son utilizados por los organismos gubernamentales para desarrollar y evaluar las políticas económicas, monetarias y fiscales; por las empresas para determinar su estrategia en los mercados nacionales y mundiales; y por los inversores para predecir y planificar los movimientos de diversas clases de activos.

Dada la gran magnitud de los presupuestos públicos y el impacto de la política económica en los consumidores y las empresas, la macroeconomía aborda claramente cuestiones importantes. Las teorías económicas, cuando se aplican correctamente, pueden proporcionar una visión profunda sobre el funcionamiento de las economías y las consecuencias a largo plazo de determinadas políticas y decisiones. La teoría macroeconómica también puede ayudar a las empresas y a los inversores particulares a tomar mejores decisiones, al darles una comprensión más profunda del impacto de las tendencias y políticas económicas más amplias en sus propios sectores.

Limitaciones de la macroeconomía

De la misma manera es primordial que comprendamos las limitaciones. Las teorías suelen crearse en el vacío y no tienen en cuenta ciertos detalles del mundo real, como la fiscalidad, la regulación y los costes de transacción. El mundo real es también extremadamente complejo e implica cuestiones de preferencia social y de conciencia que no pueden responderse con un análisis matemático.

Aunque la teoría económica tiene sus limitaciones, es importante y útil observar los indicadores macroeconómicos importantes, como el PIB, la inflación y el desempleo. Los resultados de las empresas, y por tanto de sus acciones, están muy influidos por las condiciones económicas en las que operan, y el estudio de las estadísticas macroeconómicas puede ayudar a un inversor a tomar mejores decisiones y a identificar los puntos de inflexión.

Del mismo modo, comprender qué teorías favorecen e influyen en una determinada gobernanza puede ser muy útil. Los principios económicos básicos de un gobierno dicen mucho sobre el modo en que el gobierno abordará la fiscalidad, la regulación, el gasto público y otras áreas políticas similares. Con una mejor comprensión de la economía y de las consecuencias de las decisiones económicas, los inversores pueden al menos conocer el futuro probable y actuar en consecuencia con confianza.

Áreas de investigación en macroeconomía La macroeconomía es un campo bastante amplio, pero dos áreas específicas de investigación son representativas de la disciplina. El primer ámbito se refiere a los factores que determinan el crecimiento económico a largo plazo o el crecimiento de la renta nacional. La otra se refiere a las causas y consecuencias de las fluctuaciones a corto plazo de la renta nacional y el empleo, también conocidas como ciclo económico.

Crecimiento económico

El crecimiento económico se refiere al aumento de la producción total de una economía. Los macroeconomistas tratan de comprender los factores que promueven o frenan el crecimiento económico para defender políticas económicas que promuevan el crecimiento, el progreso y el aumento del nivel de vida.

El clásico del siglo XVIII de Adam Smith, Una investigación sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones, en el que aboga por el libre comercio, las políticas económicas de laissez-faire y la expansión de la división del trabajo, fue posiblemente la primera obra, y sin duda una de las más importantes, de esta disciplina de investigación.

A partir del siglo veinte, empezarón a estudiar el crecimiento através de modelos más formales enfocados en las matemáticas.

¿Y cómo se suele modelizar el crecimiento?

En función de las siguientes variables:

  • Capital humano
  • Capital físico
  • Tecnología
  • Trabajo

Ciclos económicos

Paralelamente a las tendencias de crecimiento macroeconómico a largo plazo, los niveles y las tasas de cambio de importantes variables macroeconómicas, como el empleo y la producción económica, muestran altibajos ocasionales, expansiones y contracciones, un fenómeno conocido como ciclo económico. La crisis financiera de 2008 es un ejemplo reciente y evidente, mientras que la Gran Depresión de los años 30 fue en realidad el punto de partida para el desarrollo de la mayoría de las teorías macroeconómicas modernas.

La historia de la macroeconomía Aunque el término «macroeconomía» no es tan antiguo (se remonta a la década de 1940), muchos de los conceptos básicos de la macroeconomía se han estudiado durante mucho más tiempo. Temas como el desempleo, los precios, el crecimiento y el comercio han sido de interés para los economistas casi desde el inicio de la disciplina, aunque su estudio se volvió mucho más centrado y especializado en los siglos XX y XXI. Los primeros trabajos de Adam Smith y John Stuart Mill trataban claramente de cuestiones que hoy se reconocen como dominio de la macroeconomía.

La macroeconomía en su forma moderna suele definirse como el comienzo de John Maynard Keynes y la publicación de su libro La teoría general del empleo, el interés y el dinero en 1936. Keynes ofreció una explicación para los efectos de la Gran Depresión, cuando los bienes no se vendían y los trabajadores estaban desempleados. La teoría de Keynes pretendía explicar por qué los mercados no siempre son claros.

Antes de la llegada de Keynes, no era común distinguir entre la micro y la macro.

Las mismas leyes microeconómicas de la oferta y la demanda que se aplican en los mercados de bienes individuales deberían operar también entre los mercados individuales para llevar a la economía a un equilibrio genérico.

El vínculo entre los mercados de bienes y las principales variables financieras, como los niveles de precios y los tipos de interés, fue explicado por economistas como Knut Wicksell, Irving Fisher y Ludwig von Mises en términos del papel único que desempeña el dinero como medio de intercambio en la economía.

Durante el siglo XX, la economía keynesiana, como se conocieron las teorías de Keynes, se dividió en varias otras escuelas de pensamiento.

Escuelas de pensamiento macroeconómico

En macroeconomía, hay varias escuelas de pensamiento con diferentes puntos de vista sobre cómo funcionan los mercados y quiénes participan en ellos.

Clásico

Los economistas clásicos asumen que los precios, los salarios y los tipos de interés son flexibles y que los mercados tienden a despejarse a menos que la política gubernamental ponga travas, basándo en las teorías de Adam Smith.

El término «economistas clásicos» no es en realidad una escuela de pensamiento macroeconómico, sino un término aplicado primero por Karl Marx y luego por Keynes a pensadores económicos anteriores con los que cada uno de ellos estaba en desacuerdo, pero que no distinguían en absoluto entre macroeconomía y microeconomía.

Keynesiano

La economía keynesiana se basó en gran medida en el trabajo de John Maynard Keynes y marcó el inicio de la macroeconomía como un campo de estudio distinto de la microeconomía. Los keynesianos se centran en la demanda agregada como principal factor causante de problemas como el desempleo y el ciclo económico. Los economistas keynesianos creen que el ciclo económico puede gestionarse mediante la intervención activa del gobierno a través de la política fiscal (más gasto en las recesiones para impulsar la demanda) y la política monetaria (impulsar la demanda mediante tipos de interés más bajos). Los economistas keynesianos también creen que existen algunas rigideces en el sistema, en particular los precios rígidos, que impiden la adecuación de la oferta y la demanda.

Monetaristas

La escuela monetarista es una rama de la economía keynesiana, basada principalmente en la obra de Milton Friedman. Dentro de los modelos keynesianos y ampliándolos, los monetaristas sostienen que la política monetaria es, en general, un instrumento político más eficaz y deseable para gestionar la demanda agregada que la política fiscal. Los monetaristas también reconocen las limitaciones de la política monetaria que hacen que el ajuste fino de la economía no sea aconsejable, y favorecen la adhesión a las normas de política que promueven tasas de inflación estables.

Nuevo clásico

La escuela neoclásica, al igual que los neokeynesianos, se basa en gran medida en el objetivo de integrar los principios microeconómicos con la macroeconomía para resolver las flagrantes contradicciones teóricas entre ambas materias. La escuela neoclásica destaca la importancia de la microeconomía y de los modelos basados en este comportamiento. Los economistas neoclásicos parten de la base de que todos los actores buscan maximizar su utilidad y tienen expectativas racionales que alimentan en los modelos macroeconómicos. Los economistas neoclásicos creen que el desempleo es en gran medida voluntario y que la política fiscal discrecional es desestabilizadora, mientras que la inflación puede controlarse mediante la política monetaria.

Nuevo Keynesiano

La escuela neokeynesiana también trata de añadir fundamentos microeconómicos a las teorías económicas keynesianas tradicionales. Aunque los neokeynesianos aceptan que los hogares y las empresas actúan sobre la base de expectativas racionales, sostienen, sin embargo, que hay una serie de fallos del mercado, como la rigidez de los precios y los salarios. Debido a esta «rigidez», el gobierno puede mejorar las condiciones macroeconómicas mediante la política fiscal y monetaria.

Austriaco

La Escuela Austriaca es una escuela de economía más antigua que está disfrutando de una especie de resurgimiento de su popularidad. Las teorías económicas austriacas se ocupan principalmente de los fenómenos microeconómicos. Sin embargo, dado que, al igual que los llamados economistas clásicos, nunca separaron estrictamente la microeconomía de la macroeconomía, las teorías austriacas también tienen importantes implicaciones en cuestiones que de otro modo se considerarían macroeconómicas. En particular, la teoría austriaca del ciclo económico explica las fluctuaciones (macroeconómicas) ampliamente sincronizadas de la actividad económica en los mercados a través de la política monetaria y el papel del dinero y los bancos en la vinculación de los mercados (microeconómicos) entre sí y a lo largo del tiempo.

Macroeconomía frente a microeconomía

La macroeconomía se diferencia de la microeconomía, que se centra en los factores más pequeños que influyen en las decisiones de los individuos y las empresas. Los factores estudiados tanto en microeconomía como en macroeconomía suelen influirse mutuamente. Por ejemplo, el nivel de desempleo en el conjunto de la economía afecta a la oferta de mano de obra que puede contratar una empresa.

Una diferencia importante entre la microeconomía y la macroeconomía es que las variables macroeconómicas pueden a veces comportarse de forma muy diferente o incluso opuesta en relación con variables microeconómicas similares. Keynes, por ejemplo, se refirió a la llamada paradoja del ahorro, que afirma que, aunque el ahorro puede ser la clave de la creación de riqueza para los individuos, si todo el mundo intenta aumentar sus ahorros al mismo tiempo, esto puede contribuir a una desaceleración de la economía y a una menor riqueza en general.

La microeconomía, en cambio, se ocupa de las tendencias económicas o de lo que puede ocurrir si los individuos toman determinadas decisiones. Los individuos suelen dividirse en subgrupos, por ejemplo, compradores, vendedores y empresarios. Estos actores interactúan entre sí según las leyes de la oferta y la demanda de recursos, utilizando el dinero y los tipos de interés como mecanismos de precios para la coordinación.

En Finantres, promovemos la utilización de fuentes primarias entre nuestros redactores para respaldar sus trabajos. Estas fuentes incluyen documentos técnicos, datos gubernamentales, informes originales y entrevistas con expertos de la industria. Asimismo, hacemos referencia a investigaciones originales de otros editores reconocidos cuando resulta pertinente. Nuestra política editorial se centra en la producción de contenido preciso e imparcial.
 
Además, queremos ser 100% transparentes contigo y por eso hemos creado las siguientes páginas: