Economía > Ciencias económicas

Microeconomía | Usos, conceptos y definición

Escrito por Alejandro Borja y revisado por Xavier Tarrasó.

Alejandro Borja

Encargado de la Educación Financiera en Finantres

En Finantres apostamos por aportarte el mayor valor posible en todos nuestros contenidos, por eso estamos creando las mejores guías sobre economía e inversión.

En este caso, este artículo forma parte de la guía de ciencias económicas, que cuenta con 26 artículos. A la derecha de la pantalla o debajo (dependiendo de cuál sea tu dispositivo) tienes todos los artículos para poder ir de uno a otro. Espero que la disfrutes, pero sobre todo que te sea útil.

¿Qué es la microeconomía?

La microeconomía es la ciencia social que estudia los efectos de los incentivos y las decisiones, especialmente cómo afectan al uso y la distribución de los recursos. La microeconomía muestra cómo y por qué los distintos bienes tienen valores diferentes, cómo los individuos y las empresas se dedican a la producción y el intercambio eficientes y se benefician de ellos, y cómo los individuos se coordinan y cooperan mejor entre sí.

Por regla general, la micro nos da una comprensión más detallada y completa que la macro.

Puntos clave

  • La microeconomía estudia las decisiones de los individuos y las empresas sobre la asignación de recursos para la producción, el intercambio y el consumo.
  • La microeconomía se ocupa de los precios y la producción en los mercados individuales y de la interacción entre los distintos mercados, pero deja el estudio del tamaño global de la economía a la macroeconomía.
  • Los microeconomistas formulan varios tipos de modelos basados en la lógica y en el comportamiento humano observado, y ponen a prueba los modelos frente a las observaciones del mundo real.

Comprender la microeconomía

La microeconomía estudia lo que es probable que ocurra (tendencias) cuando los individuos hacen elecciones en respuesta a cambios en los incentivos, los precios, los recursos y/o los métodos de producción. Los agentes individuales suelen dividirse en subgrupos microeconómicos, por ejemplo, compradores, vendedores y empresarios. Estos grupos crean la oferta y la demanda de recursos utilizando el dinero y los tipos de interés como mecanismo de precios para la coordinación.

Los beneficios de la microeconomía

Se puede aplicar tanto en sentido positivo como normativo. La microeconomía positiva describe el comportamiento económico y explica qué se puede esperar cuando cambian determinadas condiciones. Según la microeconomía positiva, si un fabricante sube el precio de los coches, los consumidores tenderán a comprar menos coches que antes. Si se derrumba una gran mina de cobre en Sudamérica, el precio del cobre tenderá a subir porque la oferta es limitada. La microeconomía positiva podría ayudar a un inversor a entender por qué el precio de las acciones de Apple Inc. podría caer si los consumidores compran menos iPhones. La microeconomía también podría explicar por qué un salario mínimo más alto podría obligar a Wendy’s a contratar menos trabajadores.

Estas explicaciones, conclusiones y predicciones de la microeconomía positiva pueden aplicarse luego normativamente para prescribir lo que deben hacer las personas, las empresas y los gobiernos para conseguir las pautas más valiosas o beneficiosas de producción, intercambio y consumo entre los participantes en el mercado. Esta ampliación de las implicaciones de la microeconomía desde lo que es a lo que la gente debería ser o hacer también requiere la aplicación implícita de algún tipo de teoría o principios morales o éticos, que suelen implicar alguna forma de utilitarismo.

Metodología de la microeconomía

Históricamente, el estudio de la microeconomía ha seguido la teoría del equilibrio general desarrollada por Leon Walras en Elements of Pure Economics (1874) y la teoría desarrollada por Alfred Marshall en Principles of Economics en el año 1890 llamada la teoría del equilibrio parcial. Los métodos marshalliano y walrasiano forman parte de la microeconomía neoclásica. La economía neoclásica se centra en cómo los consumidores y los productores toman decisiones racionales para maximizar su bienestar económico bajo las limitaciones de la renta y los recursos disponibles. Los economistas neoclásicos hacen suposiciones simplificadoras sobre los mercados -como el conocimiento perfecto, infinitos compradores y vendedores, bienes homogéneos o relaciones variables estáticas- para construir modelos matemáticos del comportamiento económico.

Estos métodos intentan representar el comportamiento humano en un lenguaje matemático funcional que permita a los economistas desarrollar modelos matemáticamente comprobables de los mercados individuales. Los economistas neoclásicos creen en la formulación de hipótesis mensurables sobre los acontecimientos económicos y en la utilización de pruebas empíricas para comprobar qué hipótesis funcionan mejor. Por tanto, pertenecen a la rama de la filosofía conocida como «positivismo lógico» o «empirismo lógico». La microeconomía aplica una serie de métodos de investigación en función de la cuestión y el comportamiento que se estudie.

Conceptos básicos de microeconomía

El estudio de la microeconomía abarca varios conceptos clave, entre los que se incluyen (pero no se limitan a)

Motivación y comportamiento

La forma en que las personas, como individuos o en empresas, responden a las situaciones a las que se enfrentan.

Teoría de la utilidad

Los consumidores eligen comprar y consumir una combinación de bienes que maximice su felicidad o «utilidad» con la limitación de la renta disponible.

Teoría de la producción

Es el estudio de la producción o del proceso de transformación de los inputs en outputs. Los productores tratan de elegir la combinación de insumos y sus métodos de combinación para minimizar los costes y maximizar los beneficios.

Teoría de los precios

La interacción de la teoría de la utilidad y la teoría de la producción da lugar a la teoría de la oferta y la demanda, que determina los precios en un mercado competitivo. En un mercado con competencia perfecta, concluye que el precio demandado por los consumidores es igual al precio ofrecido por los productores. Esto conduce a un equilibrio económico.

En Finantres, promovemos la utilización de fuentes primarias entre nuestros redactores para respaldar sus trabajos. Estas fuentes incluyen documentos técnicos, datos gubernamentales, informes originales y entrevistas con expertos de la industria. Asimismo, hacemos referencia a investigaciones originales de otros editores reconocidos cuando resulta pertinente. Nuestra política editorial se centra en la producción de contenido preciso e imparcial.
 
Además, queremos ser 100% transparentes contigo y por eso hemos creado las siguientes páginas: