Economía > Ciencias económicas

Los principales motores de la economía china

Escrito por Alejandro Borja y revisado por Xavier Tarrasó.

Alejandro Borja

Encargado de la Educación Financiera en Finantres

En Finantres apostamos por aportarte el mayor valor posible en todos nuestros contenidos, por eso estamos creando las mejores guías sobre economía e inversión.

En este caso, este artículo forma parte de la guía de ciencias económicas, que cuenta con 26 artículos. A la derecha de la pantalla o debajo (dependiendo de cuál sea tu dispositivo) tienes todos los artículos para poder ir de uno a otro. Espero que la disfrutes, pero sobre todo que te sea útil.

En 2021, China es la segunda economía del mundo, con un PIB de 17,7 billones de euros, por detrás de EEUU, con un PIB de 22,9 billones. Si la economía china se expresara en términos de paridad de poder adquisitivo (PPA), China superaría a Estados Unidos como la mayor economía, con un poder adquisitivo de más de 27,3 billones de euros.

¿Cómo pasó China de ser una sociedad pobre y devastada por la Segunda Guerra Mundial y la guerra civil a mediados del siglo XX a ser la segunda economía más grande? Tras décadas de estancamiento y fracaso económico bajo el régimen comunista, China comenzó a abrirse al comercio internacional y a liberalizar su economía cuando estableció relaciones diplomáticas y comerciales con Estados Unidos en 1979. El posterior crecimiento de las exportaciones chinas impulsó el crecimiento de la manufactura y la urbanización, y China se convirtió en una importante potencia económica mundial durante las cuatro décadas siguientes.

China ha sido criticada por mantener un crecimiento medio anual de su economía de casi el 10%, aunque se ha ralentizado en los últimos años. En 2021, el crecimiento estará dentro de los objetivos de crecimiento de China, con un 8,1%. En particular, se ha acusado al gobierno de manipular la moneda para mantener el atractivo de las exportaciones chinas y de no disciplinar a las empresas implicadas en el robo de la propiedad intelectual.

Puntos clave

  • En las últimas décadas, la economía china se ha convertido en una de las mayores y más fuertes del mundo.
  • Impulsado por la producción industrial y las exportaciones de manufacturas, el producto interior bruto (PIB) de China es ahora el mayor en términos de paridad de poder adquisitivo (PPA).
  • A pesar de este crecimiento, la economía china sigue estando fuertemente controlada por el gobierno, que ha sido acusado de corrupción, comercio desleal y falsificación de datos.

Crecimiento industrial

Como la mayoría de los países que intentan desarrollar sus economías, China fue la primera en ampliar su industria pesada. Hoy en día, China es el primer fabricante del mundo, produciendo casi la mitad del acero mundial.

La industria minera china extrae carbón, mineral de hierro, sal, petróleo, gas y oro. Para reducir la dependencia del carbón de China, el país está recurriendo a más fuentes de energía renovables y tiene previsto aumentar el uso del gas natural en los próximos años. China también tiene numerosos yacimientos de petróleo y gas que aún no se han explorado del todo.

El país también es un buen candidato para generar electricidad a partir de la energía hidroeléctrica. La presa de las Tres Gargantas se terminó en 2012 y ahora es un importante generador de electricidad para las ciudades del sur de China (incluida Shanghai).

Ingresos de fabricación

La mayoría de los estadounidenses saben que China es un centro de fabricación. Además del gran sector de fabricación textil, la economía también produce maquinaria, cemento, alimentos, transporte (trenes, aviones y coches), bienes de consumo y electrónica.

En China no sólo hay muchas empresas nacionales que producen hardware y software, sino que el país también es uno de los principales ensambladores de equipos electrónicos extranjeros. La industria china de software y TI creció un 10,8% entre mayo de 2021 y mayo de 2022, generando unos 415.000 millones de euros de ingresos en el primer trimestre.

Del mismo modo, China produce coches en fábricas propiedad de empresas nacionales y extranjeras. Sin embargo, la mayoría de los coches, ya sean nacionales o extranjeros, los compran los habitantes de China, un país que tendrá casi 300 millones de vehículos en 2021. Las ventas de vehículos chinos aumentaron un 3,8%, hasta 26,2 millones de unidades en 2021.

La industria automovilística china ha sido criticada por el robo de la propiedad intelectual y el escaso historial de seguridad de los coches producidos por las empresas nacionales. La mayoría de los coches producidos por las empresas chinas se exportan a África, Sudamérica, Oriente Medio o Rusia. Debido a los singulares métodos de distribución y venta en China, los concesionarios y vendedores de coches obtienen un alto margen de beneficio en cada venta de coches.

Productos farmacéuticos de alta producción

La industria farmacéutica en china está creciendo a una gran velocidad.

El sistema de distribución de medicamentos en China tiene varios niveles: los medicamentos pasan por varias etapas y costosos intermediarios antes de llegar a los hospitales y farmacias. La industria se enfrenta de nuevo a acusaciones de robo de propiedad intelectual.

Las empresas nacionales constituyen el grueso del mercado, pero también están presentes empresas internacionales como Pfizer (PFE), GlaxoSmithKline (GSK), Novartis (NVS) y AstraZeneca (AZN). A medida que China reforme y regule la industria farmacéutica (mejorando el acceso a los medicamentos sin receta y aplicando las patentes), existe un gran potencial para aumentar la inversión en el sector.

El consumismo chino

China, antaño tierra de racionamiento y escasez de bienes de consumo, podría convertirse en un paraíso del consumo para los pocos que tienen medios y aman los bienes de lujo tras la liberalización económica. En China se encuentran algunos de los mayores centros comerciales del mundo, y además de la venta al por mayor, el comercio minorista ha aportado 6,5 billones de euros al PIB.

Empresas como Alibaba han ayudad a dar un gran impulso al comercio minorista y online. Las ventas combinadas de Alibaba y JD.com en el Día de los Solteros de 2021 alcanzaron la cifra récord de 139.000 millones de euros en un solo día.

Debido al impacto de la pandemia de COVID-19 n 2021, el sector de los viajes y el turismo en China sólo aportó 14.200 millones de euros al PIB chino. Otros servicios importantes en China son el transporte, el sector inmobiliario y la construcción.

Los problemas económicos de China

Aunque el crecimiento de China parecía imparable en un momento dado, la economía tiene grietas evidentes que la han frenado. En primer lugar, el país ha sido criticado por la cantidad de recursos no renovables que consume cada año. Dado que China ya se considera un gran contaminador y emisor de gases de efecto invernadero, el aumento previsto del uso del carbón preocupa a algunos.

En segundo lugar, la corrupción está muy extendida en China. El gobierno intenta activamente acabar con la corrupción para que el país sea más atractivo para los occidentales y para evitar las ineficiencias en los negocios y el comercio que se derivan de la corrupción.

Por último, está el problema del subempleo y la inflación en China. Los agricultores y campesinos chinos con pequeñas parcelas son poco útiles y estarían desempleados en un mercado eficiente. Aunque la inflación era un manejable 2,5% en junio de 2022, ha fluctuado mucho en los últimos 20 años, lo que supone un problema para las empresas que quieren invertir en el país.

Conclusión

China tiene la mayor o la segunda economía del mundo, según se mire el PIB o el PIB. Sin embargo, quizá sea revelador que el país no esté tan desarrollado como los demás países del top. El gasto público es un importante motor de crecimiento, lo que ha llevado a la construcción indiscriminada en los últimos años. Incluso con la mayor población del mundo, China tiene dificultades para encontrar compradores para las propiedades de las ciudades fantasma. Sin embargo, el último programa del gobierno se centra en medidas para impulsar la actividad económica, y si eso ocurre, el país aún tiene mucho margen de mejora.

En Finantres, promovemos la utilización de fuentes primarias entre nuestros redactores para respaldar sus trabajos. Estas fuentes incluyen documentos técnicos, datos gubernamentales, informes originales y entrevistas con expertos de la industria. Asimismo, hacemos referencia a investigaciones originales de otros editores reconocidos cuando resulta pertinente. Nuestra política editorial se centra en la producción de contenido preciso e imparcial.
 
Además, queremos ser 100% transparentes contigo y por eso hemos creado las siguientes páginas: