Economía

Sociología económica

Escrito por Xavier Tarrasó y revisado por Alejandro Borja.

¿Qué es la sociología económica?

Es una rama dentro de la sociología que se dedica a estudiar los fenómenos económicos. Este subcampo considera la economía como un sistema social integrado en el conjunto de la sociedad. En muchos sentidos, este campo desafía la teoría económica dominante al rechazar el supuesto de que las personas son actores racionales e interesados que actúan de forma aislada. En cambio, la sociología económica parte de la base de que las personas están inextricablemente unidas a través de las relaciones interpersonales, las redes sociales, las instituciones y una cultura compartida.

Las principales vertientes de la sociología económica son la integración, los enfoques relacionales y la performatividad de los modelos económicos. Sin embargo, también hay otras corrientes.

Puntos clave

  • La sociología económica es una rama de la sociología que estudia los fenómenos económicos.
  • Los sociólogos económicos entienden a los agentes económicos como instituciones económicas socializadas y conciben las empresas y los mercados como sistemas sociales.
  • La integración, el trabajo relacional y la performatividad son tres corrientes importantes en la sociología económica.

Gran parte de la sociología económica actual se basa en el rechazo de los modelos dominantes de la economía neoclásica, que entienden a los actores económicos como actores sociales y a los sistemas económicos como sistemas sociales.

Integración

La interpretación económica dominante de las interacciones entre las personas supone un comportamiento racional e interesado, poco influenciado por las relaciones sociales o el contexto social.

Al mismo tiempo, los sociólogos tienden a considerar que el comportamiento humano está completamente moldeado por las normas e instituciones sociales, la llamada visión «hipersocializada». La sociología económica adoptó inicialmente un enfoque intermedio conocido como «incrustación», es decir, el argumento de que las actividades económicas están incrustadas en estructuras sociales permanentes. 1 Este enfoque reconoce que las personas actúan de forma calculada e interesada en determinados momentos y situaciones, pero se comportan más como actores sociales en otras situaciones.

Las personas basan sus decisiones económicas en sus interacciones anteriores con otras personas y siguen actuando con aquellas en las que confían. Cuando hay confianza, las personas tienden a actuar de forma más personal con los demás. Cuando no hay confianza, la gente tiende a ir al mercado y a comerciar con personas anónimas.

Enfoques relacionales

Sin embargo, el enfoque de la integración ha sido criticado por crear límites artificiales entre lo económico («mercado») y lo social («integración»). Los enfoques relacionales de la sociología económica intentan desdibujar los límites argumentando que incluso las transacciones que parecen estar totalmente basadas en el mercado están impregnadas de fuerzas sociales. Sugiere que las actividades económicas entre amigos y familiares revelan y refuerzan el significado simbólico de estas relaciones.

Por ejemplo, puede ser agradable prestar o pedir prestado a un pariente, pero desagradable hacerlo al propio jefe. En estos casos, la actividad económica se combina con un proceso de «trabajo relacional», de modo que el intercambio económico se ajusta a su significado y contexto social.

Mediante el trabajo relacional, el dinero puede distinguirse «marcándolo», es decir, haciendo que un determinado dinero sea incoherente con otro debido a su historia relacional: de quién procede el dinero, con qué fin, a quién y para qué. El apego al dinero significa que algunos dineros pueden ser subjetivamente más o menos valiosos que otros (por ejemplo, el dinero procedente de unos ingresos regulares se considera menos «especial» que el dinero que te da un ser querido).

Otra conclusión es que la gente se involucra en el trabajo de relación para ocultar o encubrir la verdadera naturaleza de un intercambio que, de otro modo, sería ilegal o poco ético. Por ejemplo, un soborno puede presentarse como un regalo o la compra de los servicios de una trabajadora sexual puede disfrazarse con la apariencia de una cita romántica.

Rendimiento

Otra corriente de la sociología económica sostiene que los sistemas económicos están fuertemente influenciados por la disciplina académica de la economía. Esta teoría sostiene que los modelos económicos y financieros pueden llegar a moldear la realidad social, en lugar de describir la realidad objetiva de forma imparcial y distante.

Por ejemplo, si mucha gente empieza a seguir un modelo de precios determinado para un activo concreto, los precios de mercado de ese activo pueden converger hacia el modelo, convirtiéndose en una especie de profecía autocumplida.

A diferencia de los modelos de la física o la química, los modelos económicos describen sistemas sociales y, a diferencia de los cuerpos en movimiento o los individuos, las personas pueden cambiar su comportamiento según estos modelos.

Consejo: Aunque son similares a primera vista, la sociología económica y la socioeconomía (también conocida como economía social) difieren en algunos aspectos. La socioeconomía es una rama de la economía que se ocupa de la justicia social y de la mejora del bienestar social.

Sociología económica clásica

Muchos sociólogos clásicos se interesaron por el estudio de la economía y el comportamiento económico. Max Weber, Emil Durkheim, Karl Marx y Georg Schimmel, considerados los fundadores de la sociología moderna en el siglo XIX, se interesaron mucho por temas como el capitalismo, la industrialización, la división del trabajo, el dinero y el intercambio.

Por ejemplo, Marx teorizó que la forma en que se organiza la producción de mercancías (por ejemplo, en la forma del capitalismo, en la que los trabajadores se organizan en empresas para producir para los propietarios de las empresas) crea un modelo de cómo funcionará la propia sociedad y de cómo se forman los grupos sociales en clases.

Para Max Weber, las acciones económicas no sólo están motivadas por intereses económicos, sino también por fuerzas sociales como la religión, los valores, la tradición y las emociones. Según Weber, la acción económica siempre implica relaciones que pueden adoptar diversas formas, como el conflicto, la competencia y los intentos de imponer la propia voluntad a otra o de demostrar el poder.

Me vienen a la mente varios ejemplos, como el de empresario-empleado, prestatario-acreedor y comprador-vendedor. Como muchos otros fenómenos económicos, un mercado se basa en un conflicto de intereses económicos, en este caso principalmente entre vendedores y compradores. Sin embargo, según Weber, en un mercado no sólo hay intercambio, sino también competencia.

Los competidores deben primero competir para ver quién será el último vendedor y el último comprador.

Emile Durkheim defendió la dimensión social de la división del trabajo: cómo contribuye a la integración de la sociedad y a su cohesión creando una multitud de interdependencias. A medida que la sociedad se desarrolla hacia una división del trabajo avanzada (es decir, el capitalismo avanzado), el sistema jurídico también cambia.

Mientras que antes era principalmente represivo y se basaba en el derecho penal, ahora se está convirtiendo en restaurativo y se basa en el derecho contractual más que en el castigo físico.

Durkheim también argumentó que las personas necesitan un conjunto de reglas y normas para guiar sus acciones económicas y que reaccionan muy negativamente ante situaciones ilegítimas o anárquicas.

También criticó la idea del actor económico racional, argumentando que es imposible separar el elemento económico de la vida social e ignorar el papel de la sociedad.

En contraste con el individuo económico, escribió: «El [individuo] real -el que todos conocemos y somos- proviene de un tiempo, de un país…. tiene una familia, una ciudad, un [país], una fe religiosa y política; y todos estos y muchos otros factores se funden y combinan de mil maneras, convergen y entrelazan su influencia, sin que sea posible decir a simple vista dónde empieza uno y termina el otro. «

Preguntas frecuentes

La socioeconomía puede abarcar temas micro y macroeconómicos como el comportamiento económico individual, el consumo, el comercio informal, los préstamos y empréstitos, las empresas, el comportamiento organizativo, los mercados, el dinero, la banca central, la financiarización, el capitalismo, las cadenas de valor mundiales, el trabajo y los mercados laborales, la tecnología de los instrumentos financieros, las criptomonedas, etc.

Entre los sociólogos económicos más destacados que existen en la actualidad se encuentran Mark Granovetter, Viviana Zelizer, Paul DiMaggio, Richard Swedberg, Jens Beckert y Donald MacKenzie.

Aunque también se pueden encontrar artículos importantes sobre sociología económica en revistas generales de ciencias sociales, hay al menos tres revistas que publican explícitamente este tipo de teoría e investigación: la Socio-Economic Review, Economy & Society y Finance & Society.

En Finantres, promovemos la utilización de fuentes primarias entre nuestros redactores para respaldar sus trabajos. Estas fuentes incluyen documentos técnicos, datos gubernamentales, informes originales y entrevistas con expertos de la industria. Asimismo, hacemos referencia a investigaciones originales de otros editores reconocidos cuando resulta pertinente. Nuestra política editorial se centra en la producción de contenido preciso e imparcial.
 
Además, queremos ser 100% transparentes contigo y por eso hemos creado las siguientes páginas:
 

Ver más entradas de la misma categoría