Diccionario financiero > Diccionario de acciones

¿Qué es un Contrato de futuros?

Escrito por Xavier Tarrasó y revisado por Javier Borja

Definición

Un contrato de futuros es un acuerdo estandarizado entre dos partes para comprar o vender un activo subyacente en una fecha futura predeterminada, a un precio acordado en el presente. Estos contratos se negocian en mercados organizados, como bolsas de valores o mercados de futuros, y están diseñados para permitir a los participantes protegerse contra el riesgo de fluctuaciones de precios en el activo subyacente. Los contratos de futuros especifican la cantidad y la calidad del activo subyacente, así como la fecha de vencimiento y las condiciones de entrega, lo que proporciona certidumbre y transparencia a las partes involucradas. Además, los contratos de futuros son instrumentos financieros altamente líquidos que permiten a los inversores especular sobre el movimiento futuro de los precios y realizar coberturas eficientes contra el riesgo de mercado.
Alejandro Borja

Encargado de la Educación Financiera en Finantres

En Finantres escribimos nuestros contenidos por y para ti. Por eso nuestro diccionario es diferente a cualquiera que te vayas a encontrar en internet.

En todos nuestros términos tendrás siempre:

  • Una definición inicial.
  • Una explicación detallada.
  • Una explicación como si se lo estuviésemos explicando a un niño de 10 años.
  • Y una explicación final como si se lo estuviésemos explicando a un profesional del sector.


Los contratos de futuros son instrumentos financieros derivados que juegan un papel crucial en los mercados financieros, permitiendo a los participantes gestionar el riesgo y especular sobre el futuro precio de una amplia gama de activos. Aunque el concepto puede parecer complejo al principio, comprender su funcionamiento, aplicaciones y las estrategias asociadas es esencial para cualquier inversor que desee diversificar su cartera y aprovechar las oportunidades que estos instrumentos ofrecen.

Funcionamiento de los Contratos de Futuros

Un contrato de futuros es un acuerdo legal entre dos partes para comprar o vender un activo específico en una fecha futura, a un precio acordado hoy. Estos contratos se negocian en bolsas de futuros reguladas y estandarizadas, lo que garantiza la transparencia y reduce el riesgo de contraparte. Los activos subyacentes pueden incluir materias primas, índices bursátiles, divisas, tasas de interés y más.

Margen y Apalancamiento

Una característica distintiva de los contratos de futuros es el uso del margen, que permite a los inversores controlar posiciones grandes con una inversión de capital relativamente pequeña. Esto introduce un alto grado de apalancamiento, donde pequeños movimientos en el precio del activo subyacente pueden resultar en grandes ganancias o pérdidas. Por lo tanto, la gestión del riesgo es un componente crítico al operar con futuros.

Liquidación Diaria y Mark-to-Market

Los contratos de futuros están sujetos a liquidación diaria y ajustes de mark-to-market, lo que significa que las ganancias y pérdidas se calculan y se acreditan o debitan en las cuentas de los participantes al final de cada día de negociación. Este proceso garantiza que el riesgo de crédito se gestione de manera efectiva, pero también significa que los inversores deben estar preparados para aportar margen adicional si sus posiciones se mueven en contra de ellos.

Estrategias de Inversión y Cobertura

Los contratos de futuros se utilizan tanto para especulación como para cobertura. Los especuladores buscan obtener ganancias de los cambios en el precio del activo subyacente, mientras que los participantes que buscan cobertura utilizan los futuros para protegerse contra los movimientos adversos en el precio de los activos que poseen o esperan poseer. Por ejemplo, un agricultor puede usar contratos de futuros para asegurar un precio de venta para su cosecha futura, mientras que una aerolínea puede usar futuros de petróleo para fijar los costos de combustible futuros.

Rol en la Descubrimiento de Precios

Los contratos de futuros desempeñan un papel vital en el proceso de descubrimiento de precios, proporcionando señales sobre las expectativas futuras del mercado respecto al precio de los activos subyacentes. Esto es valioso no solo para los participantes del mercado de futuros, sino también para productores, consumidores y políticos, quienes pueden utilizar esta información para tomar decisiones informadas.

Riesgos Asociados

A pesar de sus beneficios, operar con contratos de futuros conlleva riesgos significativos, principalmente debido al apalancamiento. Un movimiento adverso en el mercado puede resultar en la pérdida rápida del capital invertido, y los inversores pueden ser llamados a aportar margen adicional en corto plazo. Además, la volatilidad del mercado puede amplificar las pérdidas más allá de la inversión inicial.

Consideraciones Finales

Para los inversores interesados en los contratos de futuros, es crucial una educación continua y una gestión de riesgos rigurosa. Esto incluye el establecimiento de límites de pérdidas, el uso de órdenes de stop-loss, y una comprensión profunda del activo subyacente y los factores que influyen en su precio. Además, es recomendable comenzar con una simulación o cuenta demo para familiarizarse con la dinámica del mercado antes de comprometer capital real.

En resumen, los contratos de futuros ofrecen oportunidades únicas para la especulación y la cobertura, pero requieren un enfoque disciplinado y bien informado para navegar sus complejidades y riesgos. Con el conocimiento adecuado y las estrategias de gestión de riesgos en su lugar, los inversores pueden utilizar estos instrumentos para mejorar la diversificación y el rendimiento potencial de sus carteras de inversión.

Explicación para que lo entienda un niño de 10 años

Los contratos de futuros son como acuerdos súper especiales que las personas hacen para intercambiar cosas en el futuro. Imagina que tienes una canasta llena de manzanas muy deliciosas y decides venderlas a alguien dentro de un mes. Entonces, haces un contrato de futuros con esa persona. En ese contrato, dices cuántas manzanas vendes, a qué precio y en qué fecha. Así, ambos saben qué esperar en el futuro y se sienten seguros.
Estos contratos son como un juego justo y seguro para todos. Ayudan a las personas a protegerse de los cambios locos en los precios. Por ejemplo, si tienes un contrato de futuros para vender tus manzanas a 10 € por canasta en un mes, no te preocuparás si el precio de las manzanas sube o baja mientras tanto. ¡Es como tener un escudo contra las sorpresas desagradables!
Además, estos contratos de futuros también son como una aventura emocionante para algunas personas. Algunas personas no solo los usan para vender cosas que ya tienen, sino que también los usan para apostar sobre si los precios subirán o bajarán en el futuro. ¡Es un mundo lleno de sorpresas y posibilidades!

Explicación para un profesional del sector

Los contratos de futuros, en el ámbito de las finanzas y la economía, representan un instrumento financiero altamente sofisticado y ampliamente utilizado en los mercados financieros globales. Estos contratos son acuerdos estandarizados entre dos partes para comprar o vender un activo financiero específico a un precio determinado en una fecha futura predeterminada. Esta definición aparentemente simple encierra una complejidad inherente que conviene desglosar para comprender plenamente su funcionamiento y su importancia en la economía moderna.
En su esencia, los contratos de futuros se derivan de la necesidad de gestionar el riesgo asociado con la volatilidad de los precios de los activos financieros, como commodities, acciones, bonos o divisas. Por ejemplo, un productor agrícola puede utilizar un contrato de futuros para garantizar un precio mínimo para su cosecha antes de que se coseche, protegiéndose así contra la posibilidad de una caída en los precios en el futuro. De manera similar, un inversor puede utilizar contratos de futuros para especular sobre los movimientos futuros de los precios de los activos y obtener ganancias al anticipar correctamente estos movimientos.
La estructura de un contrato de futuros comprende varios elementos clave, incluyendo el activo subyacente objeto del contrato, la cantidad del activo a ser intercambiada, el precio acordado (llamado precio de futuros) y la fecha de vencimiento del contrato. La estandarización de estos elementos facilita la negociación y la liquidez en los mercados de futuros, permitiendo que una amplia gama de participantes, desde agricultores hasta fondos de cobertura, gestionen sus riesgos y realicen transacciones de manera eficiente.
La negociación de contratos de futuros se lleva a cabo en bolsas de valores especializadas, donde los participantes pueden comprar y vender contratos estándar de futuros. Estas bolsas proporcionan un entorno regulado y transparente que fomenta la competencia, la eficiencia y la integridad del mercado. Además, existen organismos de compensación que actúan como contraparte central para cada transacción, mitigando el riesgo de incumplimiento y garantizando la seguridad y estabilidad del mercado.
Es importante destacar que los contratos de futuros no implican necesariamente la entrega física del activo subyacente al vencimiento del contrato. De hecho, la mayoría de los contratos se liquidan en efectivo mediante el pago de la diferencia entre el precio de futuros y el precio de mercado en el momento de vencimiento. Esto proporciona flexibilidad a los participantes para especular o gestionar sus riesgos sin la necesidad de poseer físicamente el activo subyacente.
En resumen, los contratos de futuros son una herramienta fundamental en la gestión de riesgos y la formación de precios en los mercados financieros globales. Su estructura estandarizada, su liquidez y su papel en la facilitación de la cobertura y la especulación los convierten en un componente vital del sistema financiero moderno. Al comprender el funcionamiento y la importancia de los contratos de futuros, los participantes en los mercados financieros pueden tomar decisiones informadas y gestionar eficazmente sus riesgos financieros.
En Finantres, promovemos la utilización de fuentes primarias entre nuestros redactores para respaldar sus trabajos. Estas fuentes incluyen documentos técnicos, datos gubernamentales, informes originales y entrevistas con expertos de la industria. Asimismo, hacemos referencia a investigaciones originales de otros editores reconocidos cuando resulta pertinente. Nuestra política editorial se centra en la producción de contenido preciso e imparcial.
 
Fuentes principales del diccionario de acciones:

Ver más entradas de la misma categoría