Diccionario financiero > Diccionario de acciones

¿Qué es la Rentabilidad por dividendo?

Escrito por Xavier Tarrasó y revisado por Javier Borja

Definición

La rentabilidad por dividendo es un indicador financiero utilizado en el análisis de acciones que mide el rendimiento proporcionado por los dividendos distribuidos por una empresa en relación con el precio de su acción. Se calcula dividiendo el dividendo anual por acción entre el precio actual de la acción y multiplicándolo por 100 para expresarlo como un porcentaje. Esta métrica ofrece a los inversores una visión clave sobre la generosidad de una empresa en términos de distribución de beneficios a sus accionistas en forma de dividendos. Una rentabilidad por dividendo más alta sugiere que una empresa está distribuyendo una mayor parte de sus ganancias a sus accionistas, lo que puede ser atractivo para aquellos inversores que buscan ingresos regulares y estables de sus inversiones en acciones.
Alejandro Borja

Encargado de la Educación Financiera en Finantres

En Finantres escribimos nuestros contenidos por y para ti. Por eso nuestro diccionario es diferente a cualquiera que te vayas a encontrar en internet.

En todos nuestros términos tendrás siempre:

  • Una definición inicial.
  • Una explicación detallada.
  • Una explicación como si se lo estuviésemos explicando a un niño de 10 años.
  • Y una explicación final como si se lo estuviésemos explicando a un profesional del sector.

Las empresas distribuyen una parte de sus beneficios en forma de dividendos y conservan la parte restante para reinvertirla en la empresa. Los dividendos se pagan a los accionistas de una empresa. La rentabilidad por dividendos mide la cantidad de ingresos totales por dividendos que los inversores obtienen invirtiendo en la empresa. Suele expresarse en porcentaje. La fórmula para calcular la rentabilidad por dividendo es rentabilidad por dividendo = dividendo por acción efectivo / precio de mercado por acción * 100.

Supongamos que una empresa con una cotización de 100 euros declara un dividendo de 10 euros por acción. En este caso, la rentabilidad por dividendo de la acción es 10/100*100 = 10%. Las acciones con alta rentabilidad por dividendo son una buena opción de inversión en tiempos volátiles, ya que estas empresas ofrecen un buen potencial de beneficios.

Son adecuados para los inversores con aversión al riesgo. La advertencia es que los inversores deben comprobar tanto la valoración como el historial de pago de dividendos de la empresa. Las empresas con alta rentabilidad por dividendo no suelen retener una parte significativa de los beneficios como beneficios no distribuidos.

Sus acciones se denominan acciones de renta. Esto contrasta con las acciones de crecimiento, en las que las empresas retienen una gran parte de los beneficios e invierten en el crecimiento de la empresa. Los dividendos están libres de impuestos en manos de los inversores y, por tanto, invertir en acciones con altos dividendos es un modelo eficaz de ahorro fiscal. Los inversores también utilizan las amortizaciones de dividendos para ahorrar impuestos.

En este método, los inversores compran acciones justo antes del anuncio del dividendo y las venden después del pago del dividendo. De este modo, reciben dividendos libres de impuestos. Por regla general, el precio de la acción cae tras el pago del dividendo. Al vender la acción después de que se haya pagado el dividendo, los inversores sufren una minusvalía, que luego pueden deducir de las plusvalías.

mportancia de la Rentabilidad por Dividendo

La rentabilidad por dividendo se considera una medida de la generosidad de una empresa, proporcionando una visión directa de lo que los inversores pueden esperar recibir en relación con el precio que pagan por las acciones. Para los inversores que buscan ingresos, especialmente aquellos en situaciones de retiro o que desean un flujo de ingresos pasivos, los dividendos representan una fuente atractiva de ingresos regulares.

Cálculo de la Rentabilidad por Dividendo

La rentabilidad por dividendo se calcula dividiendo el dividendo anual pagado por acción entre el precio actual de la acción, y luego multiplicando el resultado por 100 para obtener un porcentaje. Este cálculo proporciona una tasa de retorno basada en el dividendo, permitiendo a los inversores comparar la eficiencia de diferentes inversiones en términos de los ingresos por dividendos que generan.

Factores que Afectan la Rentabilidad por Dividendo

Varios factores pueden influir en la rentabilidad por dividendo de una empresa, incluyendo:

  • Política de Dividendos: Las decisiones de la empresa sobre cuánto pagar en dividendos, en comparación con reinvertir las ganancias en el negocio, pueden afectar significativamente su rentabilidad por dividendo.
  • Fluctuaciones del Precio de la Acción: Cambios en el precio de la acción de una empresa también alterarán su rentabilidad por dividendo. Un descenso en el precio de la acción, por ejemplo, aumentará la rentabilidad por dividendo si los dividendos pagados permanecen constantes.
  • Estabilidad de los Dividendos: La capacidad de una empresa para mantener o aumentar sus dividendos a lo largo del tiempo puede influir en la percepción de los inversores sobre la sostenibilidad de su rentabilidad por dividendo.

Consideraciones al Evaluar la Rentabilidad por Dividendo

Al evaluar la rentabilidad por dividendo, los inversores deben considerar varios aspectos adicionales para tomar decisiones informadas:

  • Sostenibilidad del Dividendo: Es crucial evaluar si la empresa puede sostener sus pagos de dividendos a largo plazo, lo cual depende de su salud financiera, flujo de caja y perspectivas de ganancias.
  • Crecimiento de los Dividendos: La tasa a la que una empresa ha crecido sus dividendos en el pasado puede ser un indicador de su capacidad para continuar haciéndolo en el futuro.
  • Comparación con Alternativas de Inversión: La rentabilidad por dividendo debe compararse con otras opciones de inversión, considerando tanto el potencial de apreciación del capital como los riesgos asociados.
  • Entorno Económico y de Mercado: Factores macroeconómicos y condiciones de mercado pueden afectar tanto a la capacidad de una empresa para pagar dividendos como al desempeño general de sus acciones.

Estrategias de Inversión Basadas en la Rentabilidad por Dividendo

Los inversores pueden adoptar diversas estrategias centradas en la rentabilidad por dividendo, desde construir una cartera diversificada de acciones de alto dividendo hasta enfocarse en empresas con un historial de crecimiento constante de dividendos. La elección de la estrategia dependerá de los objetivos individuales de inversión, el horizonte temporal y la tolerancia al riesgo.

Conclusión

La rentabilidad por dividendo es más que un simple número; es una ventana a la política de dividendos de una empresa, su salud financiera y su potencial para proporcionar ingresos regulares a los inversores. Al considerar la rentabilidad por dividendo dentro del contexto más amplio de la evaluación de inversiones, los inversores pueden tomar decisiones más informadas y alinear mejor sus inversiones con sus objetivos financieros personales. La clave está en no solo buscar altas rentabilidades por dividendo sino también en comprender la sostenibilidad y el crecimiento potencial detrás de esos pagos.

Explicación para que lo entienda un niño de 10 años

Imagina que las empresas son como árboles mágicos que dan frutas llamadas «acciones». Cuando compras una acción de una empresa, básicamente estás comprando una pequeña parte de ese árbol mágico. Ahora, el «dividendo» es como la miel que producen las abejas en la colmena de ese árbol. Es decir, es parte de las ganancias que la empresa comparte contigo porque tú eres dueño de una parte de su árbol mágico.
Cuando hablamos de «rentabilidad por dividendo», nos referimos a cuánta miel (o dividendos) obtienes en comparación con lo grande que es tu parte del árbol mágico (o el precio de la acción). Por ejemplo, si tuvieras una acción de un árbol muy grande y diera mucha miel, eso sería genial, ¿verdad? ¡Eso es una alta rentabilidad por dividendo! Pero si tu parte del árbol es pequeña y apenas produce miel, entonces la rentabilidad por dividendo sería baja.
Entonces, cuando escuches a los adultos hablar sobre «rentabilidad por dividendo», solo recuerda que están hablando de qué tan generosa es la empresa compartiendo miel (dividendos) de su árbol mágico (ganancias) con quienes son dueños de una parte de ese árbol (accionistas).

Explicación para un profesional del sector

En el vasto universo de las inversiones, la rentabilidad por dividendo emerge como un concepto crucial para evaluar el atractivo de una acción. Para comprender esta noción, es imperativo desentrañar su composición y relevancia en el panorama financiero. En esencia, la rentabilidad por dividendo se concibe como una métrica que proporciona una perspectiva sobre el rendimiento generado por una acción en forma de dividendos, en relación con su precio actual en el mercado.
En un plano más técnico, la rentabilidad por dividendo se calcula dividiendo el dividendo anual por acción (el monto total de dividendos pagados por la empresa durante un año) entre el precio actual de la acción. Este proceso arroja un porcentaje que indica cuánto retorno en dividendos se puede esperar por cada unidad monetaria invertida en la acción. Este cálculo es de suma importancia para los inversores, ya que les permite evaluar la generosidad de una empresa en términos de compartir sus ganancias con los accionistas.
La rentabilidad por dividendo se torna especialmente relevante en el contexto de una estrategia de inversión orientada hacia el ingreso pasivo. Los inversores que buscan construir un flujo constante de ingresos a partir de sus inversiones tienden a favorecer acciones con altos rendimientos por dividendo. Esto se debe a que estas acciones ofrecen la posibilidad de generar ingresos regulares sin necesidad de vender las acciones en sí, lo que brinda estabilidad y seguridad financiera a largo plazo.
Sin embargo, es crucial tener en cuenta que una alta rentabilidad por dividendo no siempre es indicativa de una inversión sólida. En muchos casos, un rendimiento extremadamente alto puede ser un indicador de que el mercado percibe riesgos significativos asociados con la empresa emisora de la acción, lo que podría resultar en una disminución del precio de las acciones en el futuro. Por lo tanto, los inversores deben equilibrar cuidadosamente el atractivo de los altos rendimientos por dividendo con la estabilidad y el potencial de crecimiento a largo plazo de la empresa.
En conclusión, la rentabilidad por dividendo sirve como una herramienta invaluable en el arsenal de cualquier inversor, proporcionando una medida clara del retorno en términos de dividendos que se puede esperar de una inversión en acciones. Su comprensión y aplicación efectiva permiten a los inversores tomar decisiones informadas y estratégicas en el complejo y dinámico mundo de las finanzas.
En Finantres, promovemos la utilización de fuentes primarias entre nuestros redactores para respaldar sus trabajos. Estas fuentes incluyen documentos técnicos, datos gubernamentales, informes originales y entrevistas con expertos de la industria. Asimismo, hacemos referencia a investigaciones originales de otros editores reconocidos cuando resulta pertinente. Nuestra política editorial se centra en la producción de contenido preciso e imparcial.
 
Fuentes principales del diccionario de acciones:

Ver más entradas de la misma categoría