Diccionario financiero > Diccionario de acciones

¿Qué es el Precio de ejercicio?

Escrito por Xavier Tarrasó y revisado por Javier Borja

Definición

El «precio de ejercicio» en el ámbito financiero se refiere al precio al cual se acuerda comprar o vender un activo subyacente en el futuro, en el contexto de contratos de opciones. Este elemento es crucial en la determinación del valor de una opción y afecta directamente la rentabilidad de la operación. En el caso de opciones de compra (call), el precio de ejercicio representa el costo al cual el titular de la opción puede comprar el activo subyacente, mientras que en opciones de venta (put), indica el precio al cual el titular puede vender el activo subyacente. La elección del precio de ejercicio es estratégica y se basa en las expectativas del inversor sobre la dirección futura del mercado y la evolución del precio del activo subyacente.
Alejandro Borja

Encargado de la Educación Financiera en Finantres

En Finantres escribimos nuestros contenidos por y para ti. Por eso nuestro diccionario es diferente a cualquiera que te vayas a encontrar en internet.

En todos nuestros términos tendrás siempre:

  • Una definición inicial.
  • Una explicación detallada.
  • Una explicación como si se lo estuviésemos explicando a un niño de 10 años.
  • Y una explicación final como si se lo estuviésemos explicando a un profesional del sector.

Descripción: El precio de ejercicio es un elemento importante de cualquier contrato de opciones, porque el ejercicio de un contrato de opciones se basa en el precio de ejercicio y no en el precio de mercado del activo subyacente.

La diferencia entre el precio de ejercicio y el precio de mercado cuando se ejerce una opción indica el beneficio por acción para el tenedor de la opción.

  1. En una opción de compra, si el precio de ejercicio es inferior al precio de mercado en la fecha de vencimiento, el comprador de la opción de compra la ejercerá y la diferencia de precio será su beneficio.
  2. Para una opción de venta, si el precio de ejercicio es superior al precio de mercado en la fecha de vencimiento, el comprador de la opción de venta ejercerá la misma opción y la diferencia de precio será su beneficio.
  3. Si el titular de una opción no la ejerce, debe pagar a la otra parte la «prima de opción» y no el precio de ejercicio.

(Cuando se ejerce una opción, el comprador de la opción compra el activo al vendedor de la opción. En el caso de una opción de venta, el comprador de la opción vende el activo al vendedor de la opción de venta).

Ejemplo:

Supongamos que la acción de Tata Consultancy Services (TCS) cotiza a 2.531,50 rupias en el mercado al contado de la Bolsa Nacional de Valores (India). Un operador quiere ahora comprar acciones de TCS a este precio, ya que espera que la acción suba en un futuro próximo, pero no tiene mucha confianza. Para evitar cualquier riesgo, negocia en el mercado de derivados de la NSE y compra una opción de compra de TCS (noviembre) con un precio de ejercicio de 2.500 rupias a una prima de 70,50 rupias al vencimiento. En la fecha de vencimiento, el precio de la acción de TCS sube a 2.600 rupias. Ahora, cuando el operador ejerce la opción, compra acciones a un precio inferior al del mercado. Sin embargo, si las acciones de TCS hubieran caído a 2.480 rupias en el mercado al contado en la fecha de vencimiento, la opción habría caducado sin precio.

El precio de ejercicio de una opción sigue siendo el mismo durante toda la vida del contrato (hasta la fecha de vencimiento). La diferencia entre el precio de ejercicio y el precio de mercado actual del activo subyacente es uno de los factores que determinan el precio de mercado de la opción o la prima de la opción en el mercado de derivados. Esta diferencia determina el «estado» de una opción, es decir, si la opción está «in-the-money», «at-the-money» o «out-of-the-money». Por regla general, las opciones in-the-money son más caras de comercializar que las opciones out-of-the-money. Por tanto, cuando un operador compra o vende opciones que vencen en el mismo mes, debe tener en cuenta el precio de ejercicio y el precio de compra.

En un momento dado, puede haber múltiples compras y ventas en las bolsas de derivados, y cada opción tiene un precio de ejercicio y una fecha de vencimiento fijos. Por tanto, el precio de ejercicio de cada valor puede explicarse mediante la «cadena de opciones», que incluye todas las compras y ventas cotizadas con precios de ejercicio en una fecha de vencimiento determinada.

Observa el siguiente ejemplo, la cadena de opciones de una acción en el mercado de futuros con vencimiento en noviembre, cuando el precio de mercado de la acción es de 2.540 rupias. Los porcentajes resaltados en azul son en dinero porque.

(a) en el caso de una opción de compra, el precio de ejercicio < el precio de compra; y

(b) en el caso de una opción de venta, el precio de ejercicio > el precio de compra.

Las bolsas de derivados ofrecen una gama de precios de ejercicio para un valor en función del precio de mercado y de la volatilidad prevista de ese valor en el futuro, basándose en su rendimiento pasado y actual. El porcentaje de este intervalo es diferente para los distintos sustratos. Por tanto, debes tener en cuenta la volatilidad implícita y el precio de mercado del valor subyacente al seleccionar el precio de ejercicio.

Explicación para que lo entienda un niño de 10 años

Imagina que el «precio de ejercicio» es como el precio que acuerdas para comprar o vender algo en el futuro, pero en este caso, estamos hablando de juguetes. Supongamos que tienes un juguete muy especial y decides que si alguien quiere comprártelo en el futuro, le dirás que sí, pero solo si te da 10 €. Esa cantidad de dinero es tu «precio de ejercicio».
Ahora, si alguien te ofrece 12 € en el futuro por ese juguete, ¡genial! Pueden comprarlo a un buen precio y ganas dinero extra. Pero si solo te ofrecen 8 €, no estás tan emocionado porque habías acordado venderlo por 10 €, así que decides no venderlo.
Entonces, el «precio de ejercicio» es como el precio mágico que acordaste para tus juguetes en el futuro. Ayuda a asegurarte de que si decides vender o comprar algo, ¡será a un precio que te haga feliz!

Explicación para un profesional del sector

El «precio de ejercicio» en el contexto financiero, específicamente en el ámbito de los contratos de opciones, constituye un elemento esencial en la determinación de las condiciones y la viabilidad de estas transacciones derivadas. En esencia, se trata del precio predeterminado al cual el titular de una opción puede comprar (en el caso de opciones de compra) o vender (en el caso de opciones de venta) el activo subyacente en una fecha futura acordada.
Para comprender este concepto de manera más profunda, es fundamental considerar el papel fundamental que desempeñan las opciones en el ámbito de los mercados financieros. Las opciones otorgan a los inversores el derecho, pero no la obligación, de comprar o vender un activo subyacente a un precio acordado en una fecha futura. Este precio acordado es precisamente el «precio de ejercicio», y su elección estratégica puede tener implicaciones significativas en la rentabilidad de la transacción.
En el caso de las opciones de compra, el titular adquiere el derecho a comprar el activo subyacente al precio de ejercicio en el futuro. Supongamos que un inversor adquiere una opción de compra sobre acciones de una compañía con un precio de ejercicio de 100. Si el precio de mercado de esas acciones aumenta a 120, el titular de la opción puede ejercer su derecho y comprarlas al precio de ejercicio de 100, obteniendo así una ganancia de 20 por acción.
En el contexto de las opciones de venta, el titular tiene el derecho a vender el activo subyacente al precio de ejercicio en el futuro. Siguiendo el ejemplo anterior, si el inversor posee una opción de venta sobre las mismas acciones con un precio de ejercicio de 100 y el precio de mercado cae a 80, el titular puede ejercer su derecho y vender las acciones al precio de ejercicio, evitando así una pérdida potencial mayor.
La elección del precio de ejercicio implica una evaluación cuidadosa por parte de los inversores, ya que impacta directamente la rentabilidad y viabilidad de la operación. Este valor se establece en el momento de la creación del contrato de opción y es inmutable a lo largo de su vigencia. La decisión del precio de ejercicio se basa en las expectativas del inversor sobre la dirección futura del mercado y la evolución del precio del activo subyacente.
Es relevante destacar que el precio de ejercicio no solo influye en la rentabilidad potencial de la operación, sino que también está intrínsecamente ligado al concepto de «prima» de la opción. La prima es el precio que el comprador de la opción paga al vendedor para adquirir el derecho inherente al contrato. La relación entre el precio de ejercicio, la prima y la evolución del mercado constituye una dinámica compleja que requiere un análisis detallado y una comprensión profunda de las variables involucradas.
En conclusión, el «precio de ejercicio» representa un componente clave en los contratos de opciones, desempeñando un papel crucial en la determinación de la rentabilidad y la viabilidad de estas operaciones financieras derivadas. Su elección estratégica exige un análisis informado de las condiciones del mercado, las expectativas del inversor y la dinámica entre los participantes en el mercado de opciones. La comprensión profunda de este concepto es esencial para aquellos que buscan participar en estrategias avanzadas de opciones y derivados en los mercados financieros.
En Finantres, promovemos la utilización de fuentes primarias entre nuestros redactores para respaldar sus trabajos. Estas fuentes incluyen documentos técnicos, datos gubernamentales, informes originales y entrevistas con expertos de la industria. Asimismo, hacemos referencia a investigaciones originales de otros editores reconocidos cuando resulta pertinente. Nuestra política editorial se centra en la producción de contenido preciso e imparcial.
 
Fuentes principales del diccionario de acciones:

Ver más entradas de la misma categoría