Diccionario financiero > Diccionario de acciones

¿Qué es un Straddle?

Escrito por Xavier Tarrasó y revisado por Javier Borja

Definición

El «Straddle» es una estrategia avanzada en el ámbito de las opciones financieras, donde un inversor simultáneamente compra una opción de compra y una opción de venta con el mismo precio de ejercicio y fecha de vencimiento. Esta táctica busca beneficiarse de movimientos significativos en el precio del activo subyacente, independientemente de si estos movimientos son al alza o a la baja. Al comprar ambas opciones, el inversor busca capitalizar la volatilidad del mercado, ya que ganará dinero si el precio del activo subyacente se desplaza considerablemente en cualquier dirección antes de la expiración de las opciones.
Alejandro Borja

Encargado de la Educación Financiera en Finantres

En Finantres escribimos nuestros contenidos por y para ti. Por eso nuestro diccionario es diferente a cualquiera que te vayas a encontrar en internet.

En todos nuestros términos tendrás siempre:

  • Una definición inicial.
  • Una explicación detallada.
  • Una explicación como si se lo estuviésemos explicando a un niño de 10 años.
  • Y una explicación final como si se lo estuviésemos explicando a un profesional del sector.

La estrategia straddle implica lo siguiente:

  1. Comprando o vendiendo opciones de compra/venta,
  2. Las opciones deben tener el mismo subyacente,
  3. Deben negociarse al mismo precio de ejercicio,
  4. Y deben tener la misma fecha de caducidad.

DESCRIPCIÓN: Una opción straddle funciona sobre el terreno neutral de que el precio puede moverse en cualquier dirección, pero el movimiento debe ser volátil. Para obtener los mejores resultados de la estrategia, la estrategia straddle debe utilizarse cuando quede tiempo suficiente antes del vencimiento. Un operador debe entrar al comprar o vender opciones en el dinero o cerca de él (lo que significa que el precio de ejercicio de las opciones debe ser igual al precio del activo subyacente). La idea es beneficiarse de los cambios de precios altos/bajos, de modo que los nuevos precios de las opciones de compra/venta sean mucho más altos/bajos que los precios al inicio de la estrategia. Esto puede compensar el coste de la operación y el resto puede ser beneficio. El coste de cada straddle incluye dos elementos:

  • Opción – prima (valor de la opción)
  • Derecho a vender – prima (valor de la opción).

Ejemplo: supongamos que la acción de Tata Motors cotiza a 383,15 rupias. Supongamos ahora que un operador ha iniciado un straddle largo comprando un lote cada uno de una opción de compra y venta de la serie de noviembre al precio de ejercicio de 380 rupias por 21 rupias (opción de compra) y 18,15 rupias (opción de venta). El coste del comerciante en este momento es de 39,15 rupias (21 rupias + 18,15 rupias). Si la estrategia falla, ésta es la pérdida máxima posible para el operador. Si Tata Motors cotiza en torno a 450 rupias al final de la serie de noviembre, la opción de venta expirará sin valor, ya que está fuera de dinero (es decir, el precio de ejercicio es inferior al precio de negociación). Pero la opción de compra está dentro del dinero (el precio de ejercicio es inferior al precio de negociación) y al vencimiento, el pago de la opción de compra es de (450 rupias – 380 rupias) = 70 rupias. Si deduces el coste inicial de 39,15 rupias, hay un beneficio de 30,85 rupias en la operación. Otras comisiones e impuestos sobre divisas se deducen de los beneficios/pérdidas reales.

Supongamos que el operador decide salir de la estrategia antes del vencimiento, cuando Tata Motors cotiza en torno a 380 rupias en el mercado al contado. Supongamos que la opción de compra cotiza a 5 rupias y la opción de venta a 30 rupias (el valor de la opción de compra es menor porque existe la probabilidad de que venza sin valor).

En este caso, el pago se realiza de la siguiente manera:

Opción de compra – (Rs 5- Rs 21) = (-) Rs 15 (pérdida).

Derecho a vender – (30 rupias – 18,15 rupias) = 11,85 rupias (beneficio)

Beneficio/pérdida neta = (-)3,15 rupias más comisión e impuestos bursátiles

Un straddle no es una operación exenta de riesgo y puede fracasar en un mercado débil. En un straddle largo, un operador puede sufrir la máxima pérdida si ambas opciones vencen en el dinero y pierden su valor. En este caso, el operador debe pagar la diferencia entre el valor de las primas y las comisiones de las dos operaciones de opciones. En el caso de un straddle corto, la pérdida puede ser un múltiplo de esto. Para garantizar una aplicación segura, un straddle debe construirse en un momento que no esté próximo a la fecha de caducidad. El operador no debe mantenerla abierta hasta la fecha de vencimiento, ya que el riesgo de fallo suele ser bastante alto a medida que se acerca la fecha de vencimiento.

También puedes fijarte en la volatilidad implícita del mercado para determinar el mejor momento para comprar o vender opciones.

α) Una volatilidad implícita baja puede ser una señal de compra/entrada para un straddle largo.

(b) Una volatilidad implícita alta puede ser una señal de compra/entrada para un straddle corto.

Straddle largo: Es la compra de opciones de compra y venta con la misma fecha de vencimiento, el mismo precio de ejercicio y el mismo subyacente (índice, materia prima, divisa, tipo de interés). El mejor momento para comprar/vender opciones es cuando están infravaloradas o descontadas, independientemente de la evolución del precio al contado del valor. Esta estrategia conlleva un riesgo limitado, ya que el coste de las dos opciones representa el valor máximo que el operador puede perder en esta operación.

Los puntos de equilibrio de un straddle largo son los siguientes:

Punto de equilibrio superior = opción de compra larga (precio de ejercicio + prima pagada (valor de la opción)).

Punto de equilibrio inferior = opción de venta larga (precio de ejercicio – prima pagada (valor de la opción)).

Short Straddle: Es la venta de opciones de compra y venta con la misma fecha de vencimiento, el mismo precio de ejercicio y el mismo subyacente (índice, materia prima, divisa, tipo de interés). El mejor momento para vender opciones es cuando están sobrevaloradas, independientemente de lo que ocurra con el precio al contado del valor y de cuánto sea. Esta estrategia conlleva un riesgo ilimitado, ya que puedes perder hasta el valor total de la acción si vendes ambas opciones, pero el beneficio se limita a las primas que recibas por ambas opciones.

Los puntos de equilibrio de la estrategia straddle corta son los siguientes:

Punto de equilibrio superior = opción corta (precio de ejercicio + prima recibida (valor de la opción).

Punto de equilibrio inferior = opción de venta corta (precio de ejercicio – prima recibida (valor de la opción))

Explicación para que lo entienda un niño de 10 años

Imagina que estás jugando con tus amigos y les dices: «Hoy voy a hacer algo muy especial». Entonces, compras dos juguetes idénticos, uno con un botón de color rojo y otro con un botón de color azul. Les dices a tus amigos que si el botón rojo se presiona muy fuerte o el botón azul se presiona muy fuerte, ¡puedes ganar algo de dinero!
En este caso, el «Straddle» es como tener estos dos juguetes mágicos. Compraste uno que dice «subiré» (botón rojo) y otro que dice «bajaré» (botón azul), pero ambos tienen el mismo precio. Ahora, si el precio sube mucho o baja mucho, ¡ganarás dinero! Es como tener dos opciones, ¡una por si las cosas suben mucho y otra por si bajan mucho!
Entonces, imagina que el precio de tus juguetes sube mucho. Puedes vender el juguete con el botón rojo y ganar dinero. Pero si el precio baja mucho, puedes vender el juguete con el botón azul y también ganar dinero. El «Straddle» es como tener dos superpoderes para ganar dinero tanto si las cosas van para arriba como para abajo. ¡Es como tener una estrategia secreta para ganar en cualquier dirección!

Explicación para un profesional del sector

La estrategia financiera denominada «Straddle» constituye una táctica avanzada en el campo de las opciones financieras, destacando por su capacidad para capitalizar movimientos extremos en el precio del activo subyacente, ya sea al alza o a la baja. En esencia, el «Straddle» implica la adquisición simultánea de una opción de compra y una opción de venta, ambas con el mismo precio de ejercicio y la misma fecha de vencimiento. Este enfoque no direccional busca beneficiarse de la volatilidad implícita en el mercado, proporcionando al inversor la posibilidad de obtener ganancias independientemente de la dirección del movimiento del precio del activo subyacente.
Desde una perspectiva más técnica, la estrategia «Straddle» se basa en la premisa de que la volatilidad en el precio del activo subyacente puede generar movimientos suficientemente significativos como para cubrir el costo inicial de la adquisición de ambas opciones. La opción de compra otorga al inversor el derecho, pero no la obligación, de comprar el activo subyacente al precio de ejercicio en el futuro, mientras que la opción de venta le confiere el derecho de vender el activo subyacente al mismo precio de ejercicio en la misma fecha de vencimiento.
La versatilidad del «Straddle» radica en su capacidad para generar ganancias tanto en entornos de mercado alcistas como bajistas. Si el precio del activo subyacente experimenta un movimiento significativo en cualquier dirección antes de la fecha de vencimiento, el inversor puede ejercer la opción correspondiente para obtener beneficios. Este enfoque estratégico permite aprovechar eventos inesperados o noticias que puedan generar volatilidad repentina en el mercado.
Es esencial destacar que, si bien el «Straddle» ofrece oportunidades para beneficiarse de la volatilidad del mercado, también conlleva riesgos significativos. Si el mercado permanece relativamente estable y no se producen movimientos sustanciales en el precio del activo subyacente, ambas opciones pueden expirar sin valor, resultando en pérdidas para el inversor.
El análisis del riesgo y la recompensa desempeña un papel crucial en la implementación efectiva del «Straddle». El inversor debe evaluar la probabilidad de movimientos significativos en el precio del activo subyacente en función de factores como eventos económicos, anuncios corporativos o condiciones macroeconómicas. Además, la elección de la fecha de vencimiento y el precio de ejercicio adecuados son consideraciones críticas para maximizar el potencial de rentabilidad y gestionar los riesgos asociados con esta estrategia.
En resumen, el «Straddle» se erige como una estrategia avanzada que permite a los inversores capitalizar la volatilidad del mercado, ofreciendo flexibilidad en entornos tanto alcistas como bajistas. Su implementación exitosa demanda una comprensión profunda de las opciones financieras, un análisis cuidadoso del entorno de mercado y la capacidad para gestionar el riesgo de manera efectiva. La estrategia «Straddle» se posiciona como una herramienta valiosa en el arsenal de estrategias de opciones para aquellos inversores que buscan aprovechar movimientos significativos en los mercados financieros.
En Finantres, promovemos la utilización de fuentes primarias entre nuestros redactores para respaldar sus trabajos. Estas fuentes incluyen documentos técnicos, datos gubernamentales, informes originales y entrevistas con expertos de la industria. Asimismo, hacemos referencia a investigaciones originales de otros editores reconocidos cuando resulta pertinente. Nuestra política editorial se centra en la producción de contenido preciso e imparcial.
 
Fuentes principales del diccionario de acciones:

Ver más entradas de la misma categoría