Diccionario financiero > Diccionario de acciones

¿Qué son los activos bajo gestión (AUM)?

Escrito por Xavier Tarrasó y revisado por Javier Borja

Definición

Los activos bajo gestión (AUM, por sus siglas en inglés) se refieren al total de capital que una entidad financiera, como un fondo de inversión, firma de gestión de patrimonios o banco, tiene asignado para administrar en nombre de sus clientes. Esta cifra es crucial tanto para los inversores como para las entidades gestoras, ya que refleja el alcance y el éxito de la capacidad de la entidad para atraer y administrar capital. Los AUM incluyen el valor de mercado de todos los activos financieros, como acciones, bonos, bienes inmuebles y otros instrumentos de inversión, que la entidad compra, vende y mantiene en cartera, ajustados por las entradas y salidas de capital de los inversores. Este indicador es esencial para evaluar la escala de operaciones de una entidad, su capacidad para generar economías de escala, influir en los mercados financieros y atraer inversores al demostrar experiencia y confiabilidad en la gestión de inversiones. Además, los AUM pueden influir en la estructura de tarifas que la entidad impone, ya que muchas basan sus honorarios de gestión como un porcentaje del total de activos administrados, lo que significa que, a medida que los AUM aumentan, también lo hacen potencialmente los ingresos de la entidad, alineando así los intereses de los gestores de fondos con los de sus clientes.
Alejandro Borja

Encargado de la Educación Financiera en Finantres

En Finantres escribimos nuestros contenidos por y para ti. Por eso nuestro diccionario es diferente a cualquiera que te vayas a encontrar en internet.

En todos nuestros términos tendrás siempre:

  • Una definición inicial.
  • Una explicación detallada.
  • Una explicación como si se lo estuviésemos explicando a un niño de 10 años.
  • Y una explicación final como si se lo estuviésemos explicando a un profesional del sector.

Los activos gestionados son el valor total de mercado de las inversiones gestionadas por una persona o institución, normalmente en nombre de sus clientes. Las instituciones financieras que calculan el AUM incluyen los fondos de inversión, los RIA, los fondos de cobertura, las empresas de capital riesgo y los bancos depositarios. Se utiliza como indicador para medir el rendimiento, aunque su definición y cálculo varía de una institución a otra.

Qué significa AUM y cómo se utiliza

Los activos gestionados (AUM) son el valor total de mercado de las inversiones gestionadas por una persona o institución. El AUM también se conoce como activos bajo gestión y suele utilizarse para mostrar el crecimiento de las empresas de inversión comparando los niveles actuales con los de periodos anteriores. También se compara con el AUM de los competidores para mostrar la competitividad de un fondo o empresa en comparación con sus pares. El AUM no solo sirve como indicador de rendimiento, sino que también es importante porque se utiliza para calcular las comisiones de gestión de una empresa de inversión.

Un inversor que seleccione un asesor financiero o un fondo de inversión tendrá en cuenta el AUM porque mide el tamaño de la institución financiera y es un indicador del éxito del negocio. Además, el AUM determina si una institución debe cumplir la normativa sobre valores y registrarse en algún regulador.

Importante: El valor liquidativo se utiliza para calcular las comisiones de gestión como porcentaje del valor liquidativo. A veces se utiliza como medida del rendimiento de un fondo.

El AUM de una institución fluctúa diariamente por las siguientes razones:

  • El dinero que entra y sale de la empresa a través de nuevos clientes y adquisiciones.
  • Las fluctuaciones del precio de los activos gestionados.
  • Reinversión de los dividendos de los activos gestionados.

¿Qué significa el aumento de AUM?

Las instituciones financieras utilizan el tamaño de sus activos gestionados, especialmente su crecimiento en el tiempo, para demostrar su éxito frente a sus competidores. El aumento de los AUM a lo largo del tiempo puede indicar que la empresa está atrayendo a nuevos clientes, que la empresa está recaudando dinero para sus clientes actuales, o ambas cosas.

El aumento de los activos gestionados es una medida del éxito, porque suele dar lugar a mayores ingresos y a mayores paquetes de compensación para los directivos. Además, los gestores de activos y las instituciones financieras se clasifican en función de sus activos gestionados, por lo que un valor creciente es una señal de confianza de los inversores en el gestor y/o la empresa.

La importancia de los activos gestionados

El AUM es importante por las siguientes razones:

  • Los gestores y las instituciones de inversión se clasifican a veces por sus activos gestionados.
  • Se utiliza para determinar si un inversor puede optar a diferentes tipos de servicios e inversiones (como un fondo de inversión), basándose en una cantidad mínima pagada por el inversor.
  • Se utiliza como herramienta de marketing para atraer a nuevos inversores.
  • El nivel de las comisiones de gestión suele depender del tamaño del FMM.

Cálculo del AUM

El cálculo del AUM varía de una empresa a otra. Algunos bancos pueden incluir los depósitos, los fondos de inversión y el efectivo, mientras que otras instituciones solo incluyen los fondos discrecionales. Puede incluir los ingresos de inversión de un fondo de inversión, así como el capital del que dispone el gestor para nuevas inversiones.

Una de las razones por las que el cálculo de los AUM puede diferir son los distintos tipos de modelos de negocio. Un fondo de inversión calcula el AUM de forma diferente a un asesor financiero. Además, el regulador determina lo que puede y no puede incluirse en el cálculo si la empresa es lo suficientemente grande como para caer bajo la jurisdicción de un regulador. Las empresas más pequeñas sujetas a la regulación estatal pueden tener definiciones diferentes de los AUM y de lo que se incluye y no se incluye.

Además, el AUM puede calcularse tanto para un cliente individual como para todo el fondo.

A continuación se muestra un ejemplo sencillo de un fondo de inversión que mantiene acciones, bonos corporativos y gubernamentales, y efectivo:

2.000 millones de euros en acciones + 1.000 millones de euros en bonos corporativos + 1.000 millones de euros en bonos del Estado + 1.000 millones de euros en efectivo = 5.000 millones de euros en AUM.

AUM vs. NAV para fondos de inversión y ETFs

El valor liquidativo (NAV) de un fondo de inversión o ETF es igual al valor de los activos totales del fondo menos sus pasivos totales, dividido por sus acciones en circulación.

Valor liquidativo = (activo total del fondo – pasivo total) / participaciones en circulación.

El valor liquidativo se expresa por unidad y representa el precio por unidad que los inversores pueden comprar para los fondos de inversión y los ETF.

El AUM se refiere al valor total de mercado de los activos gestionados por una persona o empresa (no un fondo de inversión) y no se expresa por acción.

Activos bajo administración (AUA)

Los activos bajo administración (AUA) miden el total de activos para los que una institución financiera presta servicios de administración. En este contexto, la entidad financiera actúa como administrador tercero y el cliente conserva la propiedad y el control de los activos. El banco o la institución financiera cobra una comisión por actuar como gestor de activos, pero no tiene capacidad para gestionar los activos.

Este acuerdo es el más habitual en los fondos de inversión y en los fondos de cobertura cuyas carteras están en manos de otra institución financiera, normalmente un banco. La función principal del gestor es llevar registros precisos y verificar la exactitud de las transacciones.

Los servicios de gestión ofrecidos incluyen

  • Liquidación de transacciones y custodia de activos
  • Informes de transacciones
  • Informes contables y fiscales

Conclusión

El CMA de una empresa se vigila y controla constantemente, ya que es un indicador del éxito de la empresa. También es una herramienta de marketing para atraer a nuevos inversores, ya que a menudo se le compara con sus compañeros debido a su tamaño. Las comisiones de gestión suelen calcularse como un porcentaje de los activos gestionados. Además, los gestores de carteras y los fondos de inversión suelen clasificarse en función de sus activos gestionados.

Preguntas frecuentes

¿Qué empresas tienen más activos gestionados?

Algunas de las empresas con más activos gestionados son BlackRock Inc, Vanguard Group, Fidelity Investments, J.P. Morgan y Goldman Sachs.

¿Qué significa AUM en el sector inmobiliario?

El AUM inmobiliario es el valor total de mercado de los bienes inmuebles que posee una persona o empresa en nombre de los clientes inversores.

Explicación para que lo entienda un niño de 10 años

Imagina que tienes una enorme caja de juguetes. Pero en lugar de juguetes, esta caja está llena de dinero que pertenece a mucha gente. Esta caja es como un tesoro que muchas personas han confiado a alguien especial para que lo cuide, lo haga crecer y lo haga aún más grande comprando cosas valiosas. Esa persona especial es como un guardián del tesoro, y toda esa cantidad de dinero que está cuidando se llama Activos bajo Gestión, o AUM por sus siglas en inglés.
El guardián del tesoro, que puede ser una empresa o un banco, tiene una misión muy importante: hacer que el tesoro sea más grande y valioso. Para hacerlo, usa el dinero para comprar cosas que puedan aumentar de valor, como partes de empresas (acciones) o préstamos que se pagan con intereses (bonos). Cuanto más grande es el tesoro (AUM), más personas querrán confiarle su dinero al guardián, porque piensan que es bueno haciendo crecer el tesoro.
Y aquí viene algo muy interesante: el guardián del tesoro cobra un pequeño pedazo del tesoro como pago por su trabajo. Así que, mientras más grande sea el tesoro que está cuidando, más grande será el pedazo que puede tomar como pago. Esto significa que el guardián siempre querrá hacer lo mejor para hacer crecer el tesoro, porque cuando a las personas que le dieron su dinero les va bien, a él también le va bien. Es como si todos estuvieran en el mismo equipo, tratando de hacer el tesoro más grande y valioso juntos.

Explicación para un profesional del sector

Los Activos bajo Gestión (AUM) constituyen una métrica financiera que sirve para cuantificar el volumen total de capital que una entidad gestora, sea esta un banco, un fondo de inversión, o una firma de gestión de patrimonios, administra en nombre de sus clientes. Este indicador no solo refleja la capacidad de la entidad para atraer y conservar capital, sino que también es un barómetro de su éxito y eficacia en la gestión de dicho capital para generar retornos financieros.
Para entender los AUM en toda su complejidad, es necesario desglosar los componentes que contribuyen a esta cifra. Los activos que se incluyen bajo esta categoría pueden variar ampliamente, desde valores cotizados en bolsa, como acciones y bonos, hasta inversiones alternativas, como bienes raíces y capital privado. La diversificación de estos activos es crucial, ya que diferentes clases de activos reaccionan de manera distinta a las condiciones del mercado, afectando así el rendimiento global de la cartera gestionada.
La gestión de estos activos implica una serie de estrategias financieras implementadas con el objetivo de maximizar los retornos ajustados al riesgo. Esto incluye la selección de activos, la asignación de activos, el rebalanceo de carteras, y la gestión del riesgo. Cada una de estas actividades requiere una profunda comprensión de los mercados financieros, así como una capacidad para prever cambios en las condiciones económicas que podrían impactar el valor de los activos gestionados.
Los AUM no solo son indicativos del tamaño y éxito de una entidad gestora; también tienen implicaciones directas sobre su estructura de ingresos. En muchas instancias, las tarifas de gestión se calculan como un porcentaje de los activos bajo gestión. Por lo tanto, un incremento en los AUM puede traducirse en un aumento proporcional en los ingresos por tarifas de gestión, generando así un incentivo para que las entidades gestoras maximicen el valor de los activos que administran.
Sin embargo, la gestión de un volumen mayor de activos también conlleva desafíos adicionales. A medida que los AUM de una entidad crecen, puede resultar más complicado encontrar oportunidades de inversión que no alteren significativamente el mercado con sus movimientos de capital. Esto es particularmente relevante para inversiones en mercados con liquidez limitada, donde transacciones de gran volumen pueden impactar adversamente el precio de un activo.
En este contexto, la gestión efectiva de los AUM exige no solo una comprensión técnica de los mercados financieros, sino también una sofisticada capacidad para navegar las complejidades operativas y estratégicas asociadas con el crecimiento de los activos gestionados. Esto implica una constante evaluación de las condiciones de mercado, la implementación de tecnologías avanzadas para el análisis de datos, y el desarrollo de relaciones estratégicas que permitan acceder a oportunidades de inversión óptimas.
Desde una perspectiva de inversión, los AUM de una entidad pueden servir como un indicador de confianza por parte del mercado. Un volumen sustancial de activos bajo gestión sugiere que numerosos inversores han confiado significativas cantidades de capital a la entidad, lo cual puede ser interpretado como un voto de confianza en su capacidad para generar retornos. No obstante, es crucial que los inversores consideren los AUM en conjunto con otros factores, como el rendimiento histórico, la estrategia de inversión, y las tarifas de gestión, antes de tomar decisiones de inversión.
Finalmente, es importante reconocer que los AUM representan solo una faceta de la evaluación de una entidad gestora. Aunque un alto nivel de activos bajo gestión puede ser indicativo de éxito y estabilidad, no garantiza por sí mismo un rendimiento futuro favorable. La gestión eficaz de los activos, la alineación de intereses con los inversores, y la capacidad para adaptarse a entornos de mercado cambiantes son igualmente críticos para el éxito a largo plazo de cualquier entidad financiera.
En Finantres, promovemos la utilización de fuentes primarias entre nuestros redactores para respaldar sus trabajos. Estas fuentes incluyen documentos técnicos, datos gubernamentales, informes originales y entrevistas con expertos de la industria. Asimismo, hacemos referencia a investigaciones originales de otros editores reconocidos cuando resulta pertinente. Nuestra política editorial se centra en la producción de contenido preciso e imparcial.
 
Fuentes principales del diccionario de acciones:

Ver más entradas de la misma categoría