Diccionario financiero > Diccionario de Finanzas

¿Qué es el Capital?

Escrito por Xavier Tarrasó y revisado por Javier Borja

Definición

El capital en el ámbito financiero se refiere a los recursos financieros y activos que posee una empresa, inversor o individuo, que pueden utilizarse para generar ingresos o beneficios. Puede manifestarse en diversas formas, como dinero en efectivo, bienes tangibles como propiedades o maquinaria, o inversiones financieras. El capital es esencial en la gestión empresarial, ya que influye en la capacidad de una entidad para financiar operaciones, invertir y asumir riesgos. La correcta administración del capital es crucial para el crecimiento sostenible y la solidez financiera de una entidad.
Alejandro Borja

Encargado de la Educación Financiera en Finantres

En Finantres escribimos nuestros contenidos por y para ti. Por eso nuestro diccionario es diferente a cualquiera que te vayas a encontrar en internet.

En todos nuestros términos tendrás siempre:

  • Una definición inicial.
  • Una explicación detallada.
  • Una explicación como si se lo estuviésemos explicando a un niño de 10 años.
  • Y una explicación final como si se lo estuviésemos explicando a un profesional del sector.

Capital es un término general para designar cualquier cosa que aporte valor o beneficio a su propietario, por ejemplo, una fábrica y su equipamiento, la propiedad intelectual, como las patentes, o los activos financieros de una empresa o persona. Aunque el dinero en sí mismo puede denominarse capital, la palabra se utiliza generalmente para describir el dinero utilizado para fabricar cosas o para invertir.

En general, el dinero es necesario para el funcionamiento cotidiano de una empresa. Los profesionales financieros de una empresa realizan un seguimiento de sus necesidades de capital. Su trabajo consiste en asegurarse de que haya capital disponible para satisfacer las necesidades de la empresa. Existen principalmente tres tipos de capital: fondos propios, préstamos y capital circulante. En el sector financiero, el cuarto tipo de capital es importante. Esto es capital comercial.

Puntos claves sobre el capital

  • El capital de una empresa es el dinero del que dispone para pagar sus operaciones diarias y para financiar su crecimiento futuro.
  • Nos podemos encontrar con 4 diferentes tipos de capital:
    • El circulante
    • El social
    • El comercial
    • Y la deuda
  • El capital de negociación es utilizado por las empresas de corretaje y otras instituciones financieras.
  • Cualquier capital adeudado se compensa con la deuda en el pasivo del balance. La estructura de capital de una empresa determina la combinación de estos tipos de capital que utiliza para financiar su negocio.
  • Los economistas examinan el capital de una familia, una empresa o toda una economía para evaluar la eficiencia con la que utilizan sus recursos.

Importante: En el sentido más amplio, el capital puede ser una medida de riqueza y un recurso para aumentar la riqueza. Los individuos poseen capital y activos fijos como parte de su patrimonio neto. Las empresas tienen una estructura de capital que determina la combinación de deuda, fondos propios y capital circulante para sus gastos diarios.

Diferentes tipos de capital

A continuación se describen con más detalle los cuatro tipos principales de capital que manejan las organizaciones.

Capital de deuda

Una empresa puede obtener dinero pidiendo préstamos. Se trata de capital ajeno, que puede proceder del sector público o privado. En la mayoría de los casos, se trata de pedir dinero prestado a diversas instituciones crediticias, como bancos o NBFC, o de vender bonos para empresas que ya están en funcionamiento. Las pequeñas empresas con fondos limitados pueden obtener dinero de familiares o prestamistas online. Las pequeñas empresas también pueden recurrir a fuentes de financiación colectiva en línea para obtener capital.

Al igual que los particulares, las empresas necesitan un historial crediticio para obtener fondos de préstamo. El capital prestado debe devolverse regularmente con intereses. Los tipos de interés varían en función de la cantidad de dinero prestada y de la solvencia del prestatario.

La gente ve la deuda como una carga, pero si se utiliza eficazmente, puede mejorar el rendimiento de los fondos propios, siempre que la cantidad de deuda sea manejable. Para la mayoría de las empresas, ésta es la única forma de obtener una suma global lo suficientemente grande como para pagar una gran inversión en el futuro. Sin embargo, las empresas y los inversores potenciales deben vigilar los coeficientes de endeudamiento, como el coeficiente de cobertura de la deuda o el coeficiente de cobertura de intereses.

Los bonos son un medio habitual de endeudamiento para las empresas, sobre todo cuando los tipos de interés son bajos y pedir prestado es más barato. Moody’s Analytics informa de que el número de bonos corporativos emitidos por empresas estadounidenses aumentará un 70% entre 2019 y 2020.

Equidad

La equidad adopta muchas formas. Normalmente, los fondos propios son capital riesgo invertido para generar mayores rendimientos que la deuda. Como la renta variable es de mayor riesgo, los inversores buscan mayores rendimientos.

Lo más habitual es que todas las formas de capital sean acciones de empresas. El capital privado procede de un pequeño grupo de inversores, mientras que el público procede de la venta de acciones de la empresa en bolsa.

Cuando un inversor privado compra una acción, da acciones a una empresa. Cuando una empresa sale a bolsa por primera vez, es el mayor paso en el camino hacia la capitalización (OPI). En 2021, algunas nuevas empresas como Zomato, Paytm, Nykaa, etc. lanzaron sus OPV.

El capital circulante es el dinero de que dispone una empresa para hacer frente a sus necesidades diarias. Se puede determinar mediante los dos cálculos siguientes:

Activo corriente menos pasivo corriente

Deudores más existencias menos pasivo

El capital circulante muestra la liquidez de una empresa a corto plazo. En concreto, muestra en qué medida una empresa puede pagar sus deudas, acreedores y otros pasivos con vencimiento en el año.

El capital circulante es la diferencia entre lo que tienes actualmente y lo que debes. Si una empresa tiene más deudas que activos, es probable que se quede sin capital circulante.

El capital circulante debe gestionarse eficazmente o la empresa podría enfrentarse a problemas de tesorería a corto plazo. Por tanto, las empresas deben asegurarse de que disponen de un excedente de capital a corto plazo para casos de emergencia.

Capital circulante

Toda empresa necesita mucho dinero para funcionar y ganar dinero. El balance es un elemento importante para determinar de cuánto dinero dispone una empresa, y la palabra «capital riesgo» es utilizada por los expertos del sector que intervienen en muchas transacciones.

Los inversores pueden probar distintas estrategias de optimización de las operaciones para aumentar su capital de negociación. Estas estrategias intentan aprovechar el dinero al máximo, determinando la mejor cantidad a invertir en cada operación. Por encima de todo, los operadores deben averiguar cuánto dinero necesitan para tener éxito con su estrategia de inversión.

Capital frente a dinero

En esencia, el capital es dinero. Pero el capital suele considerarse en términos de cómo se utiliza ahora y cómo se utilizará en el futuro para alcanzar objetivos financieros y empresariales.

La mayoría de las veces tienes que pagar por el capital. Es el coste de los intereses que tienes que pagar para reembolsar la deuda principal. Es el coste de devolver dinero a los accionistas a partir de los fondos propios. El capital se utiliza para dar forma al crecimiento y desarrollo de una empresa en su conjunto.

Estructura de capital de la empresa ​

El balance de una empresa proporciona un análisis métrico de su estructura de capital, que se divide en activos, pasivos y fondos propios. El análisis determina la estructura.

La financiación de la deuda representa activos líquidos que deben ser reembolsados a lo largo del tiempo mediante una deuda programada. La financiación de capital, es decir, la venta de acciones, da lugar a un capital en efectivo, que también figura en la sección de capital del balance. El capital de deuda suele estar asociado a una rentabilidad menor y a unos plazos de amortización estrictos.

Algunos de los ratios más importantes para analizar el capital de una empresa son el coste medio ponderado del capital, el ratio de apalancamiento, el ratio deuda-capital y el rendimiento de los fondos propios.

Capital versus dinero

En el fondo, el capital es dinero. Sin embargo, a efectos financieros y empresariales, el capital suele considerarse en términos de operaciones actuales e inversiones futuras.

El capital suele tener un coste. En el caso de la deuda, es el coste de los intereses necesarios para devolverla. Para los fondos propios, es el coste de las distribuciones a los accionistas. En general, el capital se utiliza para apoyar el crecimiento y la expansión de una empresa.

Preguntas frecuentes sobre el capital

¿Qué significa capital en finanzas?

Para un profesional de las finanzas, capital significa generalmente activos que pueden liquidarse por dinero en efectivo o su equivalente. En otras palabras, es dinero que tienes a mano y que puedes utilizar para necesidades a corto o largo plazo. En general, el capital es todo el dinero que está actualmente en circulación y que puede cambiarse por necesidades inmediatas o deseos a largo plazo.

¿Qué es el capital riesgo?

El capital de una empresa es el dinero del que dispone para su actividad diaria y para crecer en el futuro. Una fuente de capital para la empresa es el dinero que gana.

El valor del capital de una empresa incluiría todo lo que posee y todo su dinero. El capital también tiene en cuenta las deudas y estas se restan de los activos. Pero un contable preocupado por el presupuesto diario de la empresa solo contaría el dinero disponible como capital.

¿Qué aspecto tiene el capital en el balance?

El capital puede ser cualquier activo financiero que se utilice. El dinero obtenido de las actividades corrientes aparece como capital en el balance de una empresa. Algunos ejemplos son el dinero en una cuenta bancaria, el dinero de la venta de acciones y el dinero de la venta de bonos.

Explicación para que lo entienda un niño de 10 años

Imagina que el capital es como un cofre mágico lleno de tesoros que una empresa o una persona tiene. Este cofre no solo contiene monedas, sino también otras cosas valiosas como máquinas, edificios o incluso pedacitos de empresas en las que han invertido. Todo eso junto es el «capital».
Ahora, este cofre mágico no solo es genial porque tiene muchas cosas, sino porque también ayuda a hacer crecer las cosas. Por ejemplo, si tienes una tienda de helados y usas tu cofre mágico (tu capital) para comprar una nueva máquina de hacer helados, ¡puedes hacer más helados y ganar más dinero!
El capital es como la energía que impulsa a las empresas y a las personas a hacer más cosas y lograr más éxitos. Además, también es importante cuidar bien de ese cofre mágico para que siempre esté lleno y listo para ayudar en nuevas aventuras. En resumen, el capital es como un amigo valioso que te ayuda a hacer realidad tus sueños y a crecer cada día más.

Explicación para un profesional del sector

En el contexto financiero avanzado, el término capital adquiere una connotación integral que abarca una diversidad de recursos y activos utilizados por entidades y particulares para generar riqueza y rentabilidad. Este concepto se manifiesta en diversas formas, desde el capital financiero, representado por dinero en efectivo e inversiones, hasta el capital físico, que comprende activos tangibles como propiedades y equipos. La importancia del capital radica en su capacidad para actuar como catalizador del crecimiento económico, influenciando la toma de decisiones estratégicas y la capacidad de una entidad para llevar a cabo operaciones y emprender proyectos.
El capital financiero, en su esencia, representa la liquidez y la capacidad de una entidad para responder a sus obligaciones financieras. Además, el capital también puede manifestarse en forma de inversiones en otras empresas, proporcionando una participación accionaria y generando ingresos a través de dividendos y apreciación del valor de las acciones. Este enfoque más amplio del capital destaca su función dual como fuente de financiamiento y como vehículo para la expansión y la diversificación.
Asimismo, la gestión eficiente del capital es un componente esencial para la maximización del valor de la empresa. Las decisiones relativas a la estructura de capital, que implica la proporción de deuda y patrimonio, tienen implicaciones directas en la solidez financiera y la capacidad de endeudamiento de una entidad. La estructura óptima de capital busca equilibrar los beneficios fiscales asociados con la deuda y la minimización de riesgos financieros.
En términos de capital físico, este abarca los activos tangibles que una entidad utiliza en sus operaciones, como edificios, maquinaria y equipos. Estos activos no solo representan inversiones significativas, sino que también contribuyen a la capacidad productiva y a la generación de ingresos a lo largo del tiempo. La gestión del ciclo de vida de estos activos, desde la adquisición hasta la disposición, es fundamental para garantizar su eficiencia y rentabilidad a lo largo del tiempo.
El concepto de capital va más allá de la mera acumulación de recursos, extendiéndose a la idea de capital intelectual. Este último abarca el conocimiento, las habilidades y la innovación dentro de una entidad, elementos fundamentales para la ventaja competitiva y el desarrollo a largo plazo. La inversión en capital intelectual, mediante la formación y el fomento de la creatividad, contribuye al crecimiento sostenible y a la adaptabilidad en un entorno empresarial dinámico.
En resumen, el capital, entendido en su amplitud y profundidad, constituye el corazón de la gestión financiera y empresarial avanzada. Desde el capital financiero hasta el físico y el intelectual, este concepto abraza una variedad de recursos que, debidamente gestionados, impulsan el crecimiento, la eficiencia y la competitividad de las entidades en un contexto económico global complejo y en constante evolución.
En Finantres, promovemos la utilización de fuentes primarias entre nuestros redactores para respaldar sus trabajos. Estas fuentes incluyen documentos técnicos, datos gubernamentales, informes originales y entrevistas con expertos de la industria. Asimismo, hacemos referencia a investigaciones originales de otros editores reconocidos cuando resulta pertinente. Nuestra política editorial se centra en la producción de contenido preciso e imparcial.
 
Fuentes principales del diccionario de finanzas:

Ver más entradas de la misma categoría