Diccionario financiero > Diccionario de economía

¿Qué es el Comunismo?

Escrito por Xavier Tarrasó y revisado por Javier Borja

Definición

El comunismo es una ideología política y económica que aboga por la abolición de la propiedad privada de los medios de producción y la creación de una sociedad sin clases en la que los recursos y la riqueza se distribuyan equitativamente entre todos los miembros de la sociedad. En un sistema comunista, se busca eliminar las diferencias económicas y sociales a través de la propiedad colectiva y la planificación centralizada de la economía. El comunismo a menudo se asocia con la visión de una sociedad sin Estado, en la que la autoridad y la propiedad son compartidas por la comunidad en su conjunto.
Alejandro Borja

Encargado de la Educación Financiera en Finantres

En Finantres escribimos nuestros contenidos por y para ti. Por eso nuestro diccionario es diferente a cualquiera que te vayas a encontrar en internet.

En todos nuestros términos tendrás siempre:

  • Una definición inicial.
  • Una explicación detallada.
  • Una explicación como si se lo estuviésemos explicando a un niño de 10 años.
  • Y una explicación final como si se lo estuviésemos explicando a un profesional del sector.

El comunismo es un término comodín que engloba una variedad de ideologías afines y de extrema izquierda, pero se asocia más comúnmente con las ideas de Karl Marx, un filósofo alemán que describió sus ideas de un estado utópico en el «Manifiesto Comunista» de 1848. Creía que las raíces de la desigualdad en la sociedad residían en la desigual distribución de la riqueza debida al capitalismo y a la propiedad privada. Defendía una sociedad sin clases en la que todos compartieran los frutos del trabajo. Con una distribución igualitaria de la riqueza, debía crearse una sociedad libre de conflictos en la que la gente no buscara elevarse por encima de los demás por codicia, acabando así con la explotación de las clases trabajadoras y pobres.

Contexto histórico

La idea básica del comunismo surgió mucho antes que Marx. Platón y Aristóteles discutieron estas ideas en la antigüedad. El término comunismo procede de la palabra francesa «communisme», que deriva de la palabra latina «communis». Uno de los primeros usos modernos del término «comunismo» apareció hacia 1785 en una carta de Victor d’Hupay, en la que se describía a sí mismo como escritor comunista. Se atribuye a John Goodwyn Barmby el primer uso inglés de la palabra «comunismo» en 1840.

Fue Marx y su manifiesto quienes la desarrollaron hasta convertirla en una doctrina popular que más tarde se aceptó como práctica. A lo largo de los años, sin embargo, ha habido muchas contribuciones al pensamiento marxista, especialmente del líder soviético Vladimir Lenin, que defendía el autoritarismo.

La expansión del comunismo

El comunismo en su forma moderna surgió del movimiento socialista en Europa en el siglo XIX. A medida que avanzaba la revolución industrial, los socialistas culpaban al capitalismo de la creciente desigualdad entre el «proletariado», la clase de los trabajadores de las fábricas, y la «burguesía», la clase adinerada. Fue en este contexto en el que el Manifiesto Comunista de Marx ganó popularidad entre las masas. En 1917, con la «Revolución de Octubre» en Rusia, Vladimir Lenin llevó al poder a los bolcheviques, una agrupación marxista de extrema izquierda que más tarde pasó a llamarse Partido Comunista de Rusia, y fue la primera vez que un partido comunista llegaba al poder.

Lenin cambió fundamentalmente la teoría y la práctica del comunismo de Marx. En su libro de 1902 «¿Qué hay que hacer?» sostenía que la revolución debía ser dirigida por una élite burguesa radicalizada como él, porque no se podía confiar en que la clase campesina conociera su propio bien. En otras palabras: A diferencia de Marx, que defendía el ascenso espontáneo del proletariado, Lenin abogaba por el control autoritario del Estado. Sus ideas fueron tan importantes que la ideología pasó a llamarse posteriormente marxismo-leninismo.

Muchos países abrazaron el comunismo pero al final no convencieron, a excepción de China y Vietnam, y la mayoría de los gobiernos cayeron más o menos al mismo tiempo que se disolvió la URSS.

Hoy en día solo quedan 5 países en el mundo con gobiernos comunistas en el poder: China, Vietnam, Laos, Cuba y Corea del Norte.

Principios Económicos del Comunismo

  1. Propiedad Colectiva de los Medios de Producción: En contraposición a la propiedad privada capitalista, el comunismo aboga por que la tierra, las fábricas, y otros medios de producción pertenezcan a la comunidad o al estado. Esto tiene como objetivo eliminar la explotación laboral y distribuir equitativamente los beneficios de la producción.
  2. Planificación Económica Centralizada: A diferencia del mercado libre, donde la oferta y la demanda determinan la producción y los precios, el comunismo se caracteriza por una planificación centralizada. El gobierno decide qué producir, cómo producirlo y para quién producir, buscando satisfacer las necesidades de la población.
  3. Distribución Basada en las Necesidades: El comunismo promueve la distribución de bienes y servicios según las necesidades de las personas, en lugar de basarse en la capacidad de compra. Esto pretende asegurar que todos tengan acceso a los recursos básicos como alimentación, vivienda, educación y salud.

Implementación y Desafíos

A lo largo del siglo XX, varios países intentaron implementar sistemas comunistas, con la Unión Soviética, China, Cuba y Vietnam entre los más notorios. Estos experimentos mostraron tanto logros como desafíos significativos:

  • Logros: En algunos casos, se logró una rápida industrialización, mejoras en la educación y la salud, y una reducción de las desigualdades económicas.
  • Desafíos: La planificación centralizada a menudo resultó en ineficiencias económicas, escasez de bienes, limitaciones en la innovación y en la libertad individual. Además, la falta de incentivos económicos personales fue criticada por disminuir la motivación para trabajar.

Perspectivas Económicas

Desde una perspectiva económica, el comunismo ha sido objeto de intensos debates. Sus críticos argumentan que la eliminación de la propiedad privada y la falta de incentivos personales conducen a ineficiencias y estancamiento económico. Por otro lado, sus defensores destacan la visión de una sociedad más equitativa y justa, donde los recursos se distribuyen según las necesidades.

Comunismo en el Siglo XXI

En el siglo XXI, el comunismo como sistema económico y político ha evolucionado. Algunos países que históricamente se identificaron como comunistas han introducido reformas de mercado para mejorar su eficiencia económica. Por ejemplo, China ha adoptado elementos de la economía de mercado dentro de su marco socialista, lo que ha resultado en un rápido crecimiento económico, aunque este enfoque ha sido acompañado de nuevas formas de desigualdad.

Comunismo vs. socialismo vs. capitalismo

Durante mucho tiempo se ha debatido en qué se diferencia exactamente el comunismo del socialismo. Tanto el comunismo como el socialismo propugnan la creación de una sociedad más igualitaria y la eliminación de las diferencias de clase. Karl Marx utilizaba los términos indistintamente, pero la diferencia puede verse en las dos fases del comunismo. El socialismo se refiere a una fase de transición en la que la clase obrera controla el gobierno, pero sigue siendo remunerada en función de la calidad del trabajo, y en la que existe una forma de capitalismo, aunque a escala limitada.

En el comunismo absoluto y puro de Marx, no hay distinción de clases ni de gobiernos ni de propiedad personal y la producción y distribución de bienes se basa en el principio de «de cada uno según su capacidad, a cada uno según su necesidad». Por otra parte, el capitalismo apoya la propiedad privada y la creación de riqueza por los individuos y el funcionamiento de los mercados libres.

El choque de dos ideologías muy diferentes, el comunismo y el capitalismo, ha dado lugar a algunas situaciones interesantes y a menudo amenazadoras. Después de que Josef Stalin tomara el poder en la Rusia soviética, aplicó una política industrial agresiva y construyó industrias a un ritmo rápido. El objetivo era desarrollarse lo suficiente para garantizar sus intereses frente a las grandes potencias mundiales. Armado con un programa comunista, Stalin quería extender el comunismo en Estados Unidos, una potencia capitalista. Esto condujo finalmente al inicio de la Guerra Fría. En algunos casos, el mundo estuvo peligrosamente cerca de una guerra nuclear entre estos rivales de la Guerra Fría, pero afortunadamente la razón triunfó sobre la locura.

Ineficacia del comunismo

El comunismo tiene algunos defectos inherentes que lo han llevado al fracaso en la mayoría de los casos. En primer lugar, no existe ningún incentivo para que los individuos obtengan beneficios y es absolutamente absurdo esperar que todos den lo mejor de sí mismos.

En segundo lugar, la planificación central tiene sus propios inconvenientes. Un enfoque descendente requiere un alto nivel de planificación y comunicación meticulosas. Los datos son propensos a errores y los datos de desarrollo pueden manipularse para ajustarse a una historia de éxito concreta.

Y en tercer lugar, la concentración de poder en manos de unos pocos conduce a menudo a la corrupción y la ineficacia. Los poderosos suelen intentar moldear el sistema para que esté a su servicio.

Hoy en día, el comunismo de tipo soviético ha desaparecido, con la excepción de Corea del Norte, que tiene un régimen opresivo. El comunismo maoísta de China es la única excepción, pero el capitalismo de Estado es ideológicamente diferente del comunismo marxista. El comunismo marxista en su forma más pura aún no ha sido observado por el mundo.

Impacto Global y Legado

El impacto del comunismo en el siglo XX fue profundo, redefiniendo el panorama geopolítico global, impulsando movimientos de liberación nacional y provocando intensos conflictos ideológicos, como la Guerra Fría. Aunque la caída de la Unión Soviética marcó el fin de la era comunista para muchos países, el legado del comunismo sigue siendo un tema de estudio y debate, especialmente en términos de su contribución a la teoría social, económica y política.

Debates Contemporáneos

Los debates sobre el comunismo en el siglo XXI se centran en su relevancia y aplicabilidad a los desafíos modernos. Críticos señalan las fallas históricas en la implementación del comunismo, incluyendo la represión política, la ineficiencia económica y la falta de libertades civiles. Sin embargo, sus defensores argumentan que muchas de estas fallas no son inherentes al comunismo como teoría, sino producto de su práctica en contextos específicos. Además, en un mundo que enfrenta desigualdad creciente, crisis ambientales y disrupciones tecnológicas, algunos argumentan que los principios comunistas ofrecen herramientas críticas para imaginar alternativas al orden socioeconómico actual.

Reflexiones sobre el Futuro

La discusión sobre el futuro del comunismo involucra reflexionar sobre cómo sus principios pueden ser reinterpretados o adaptados para enfrentar los desafíos globales contemporáneos. Esto incluye la búsqueda de caminos hacia sociedades más igualitarias, sostenibles y democráticas, tomando en cuenta las lecciones aprendidas de las implementaciones pasadas del comunismo. La continua exploración del comunismo y su potencial para inspirar cambio social refleja el deseo de alternativas a sistemas percibidos como injustos o insostenibles.

En resumen, el comunismo, con su rica historia de teoría y práctica, continúa siendo un campo fértil para el análisis y debate económico, político y social. Su estudio requiere una consideración cuidadosa de sus orígenes teóricos, manifestaciones históricas y relevancia en el contexto de los desafíos contemporáneos, ofreciendo perspectivas valiosas para aquellos que buscan comprender y transformar el mundo.

Explicación para que lo entienda un niño de 10 años

El comunismo es como cuando tienes un grupo de amigos y todos comparten sus juguetes y dulces. En lugar de que cada niño tenga sus propios juguetes, todos los juguetes pertenecen a todos los amigos y se comparten por igual. Además, en lugar de que una persona tenga más dulces que los demás, todos tienen la misma cantidad.
En una sociedad comunista, no hay personas ricas ni pobres, todos tienen las mismas oportunidades y comparten todo. Además, no hay un jefe o líder que tome todas las decisiones, sino que todos trabajan juntos para decidir qué hacer.
Entonces, el comunismo es como cuando tú y tus amigos comparten y trabajan juntos para asegurarse de que todos estén felices y tengan lo que necesitan.

Explicación para un profesional del sector

El comunismo es un sistema socioeconómico y político que se basa en la idea de la propiedad colectiva de los recursos y la eliminación de la propiedad privada. En el marco teórico del comunismo, los medios de producción, como fábricas, tierras agrícolas y recursos naturales, son propiedad de la sociedad en su conjunto, en lugar de ser propiedad privada de individuos o empresas. Este enfoque busca crear una sociedad sin clases sociales, donde los recursos se distribuyen de manera equitativa y todos los ciudadanos tienen igualdad de oportunidades y acceso a los beneficios de la producción.
El comunismo se desarrolló como una respuesta a las desigualdades y tensiones sociales generadas por el capitalismo durante la Revolución Industrial. Los teóricos del comunismo, como Karl Marx y Friedrich Engels, argumentaron que el capitalismo fomenta la explotación de los trabajadores por parte de los propietarios de los medios de producción, lo que da lugar a la concentración de riqueza en manos de unos pocos y la creación de una brecha económica entre las clases sociales.
En un sistema comunista ideal, el gobierno y las estructuras jerárquicas se desvanecerían gradualmente, ya que la sociedad funcionaría de manera autónoma y democrática. La planificación centralizada se utilizaría para coordinar la producción y la distribución de bienes y servicios, con el objetivo de satisfacer las necesidades de todos los miembros de la sociedad. En teoría, esto eliminaría la explotación y la desigualdad económica.
Sin embargo, en la práctica, los intentos de implementar el comunismo han dado lugar a diversos resultados, con muchos críticos argumentando que los regímenes comunistas históricos han llevado a la represión política y la falta de libertades individuales. Ejemplos de estados comunistas incluyen la Unión Soviética bajo el liderazgo de Lenin y Stalin, la República Popular China bajo Mao Zedong y Cuba bajo Fidel Castro.
Es importante destacar que el comunismo como ideal teórico y el comunismo en la práctica pueden diferir significativamente. A pesar de sus críticas y desafíos, el comunismo sigue siendo un tema relevante en el estudio de la economía y la política, y sus principios fundamentales han influido en la evolución de diversas sociedades y sistemas políticos en todo el mundo.
En Finantres, promovemos la utilización de fuentes primarias entre nuestros redactores para respaldar sus trabajos. Estas fuentes incluyen documentos técnicos, datos gubernamentales, informes originales y entrevistas con expertos de la industria. Asimismo, hacemos referencia a investigaciones originales de otros editores reconocidos cuando resulta pertinente. Nuestra política editorial se centra en la producción de contenido preciso e imparcial.
 
Fuentes principales del diccionario de economía: