Diccionario financiero > Diccionario de Finanzas

¿Qué es el Factoring?

Escrito por Xavier Tarrasó y revisado por Javier Borja

Definición

El Factoring, también conocido como «descuento de facturas» o «cesión de cuentas por cobrar», es una estrategia financiera en la cual una empresa, denominada cedente, vende sus cuentas por cobrar pendientes a una entidad financiera especializada, conocida como factor. A cambio de la cesión de estas facturas, el factor proporciona a la empresa cedente un adelanto en efectivo, permitiéndole mejorar su liquidez de forma inmediata. Posteriormente, el factor se encarga de la gestión y cobranza de las cuentas por cobrar, asumiendo la responsabilidad de recolectar los pagos de los deudores originales. Esta práctica financiera proporciona flexibilidad y eficiencia en la gestión del capital de trabajo, permitiendo a las empresas optimizar sus flujos de efectivo y concentrarse en sus operaciones centrales.
Alejandro Borja

Encargado de la Educación Financiera en Finantres

En Finantres escribimos nuestros contenidos por y para ti. Por eso nuestro diccionario es diferente a cualquiera que te vayas a encontrar en internet.

En todos nuestros términos tendrás siempre:

  • Una definición inicial.
  • Una explicación detallada.
  • Una explicación como si se lo estuviésemos explicando a un niño de 10 años.
  • Y una explicación final como si se lo estuviésemos explicando a un profesional del sector.

Descripción: Para satisfacer las necesidades de tesorería a corto plazo, una empresa puede recurrir al factoring. Es ligeramente diferente de la financiación de facturas. Existen cuatro tipos principales de factoring: factoring con vencimiento, factoring con financiación, factoring con descuento y factoring sin revelación.

Las condiciones y el tipo de factoring pueden variar de una entidad financiera a otra. El anticipo puede oscilar entre el 80% y alrededor del 90-95% del importe total de la factura. Una vez que la empresa de factoring ha cobrado los pagos de los acreedores, devuelve el dinero restante tras deducir sus honorarios o comisiones.

La única ventaja del factoring es que una empresa no tiene que esperar dos o tres meses y puede satisfacer sus necesidades de tesorería acudiendo a una entidad financiera.

Comprendamos la factorización con un ejemplo. Tienes una empresa y cuentas pendientes que deben pagarse al cabo de tres meses. Mientras tanto, sin embargo, necesitas acceder a dinero en efectivo para satisfacer tus necesidades inmediatas de liquidez.

Para acceder al efectivo, te diriges a una empresa de factoring o a una entidad financiera que ha acordado comprar tu factura por valor de 10.00.000 € a ABC Ltd. El factor puede descontar la factura al 4% y se queda con 40.000 € como parte de su comisión. El saldo asciende a 9.60.000 €.

La empresa de factoring no puede adelantar ahora la totalidad del importe de 9.60.000 €. Solo pagará alrededor del 75% de esta cantidad, es decir, 7.20.000 €, en el primer plazo, y el resto (2.40.000 €) cuando la institución financiera reciba el pago del saldo por parte del cliente.

Explicación para que lo entienda un niño de 10 años

El Factoring es un poco como cuando tú y tus amigos juegan a intercambiar cromos. Imagina que tienes algunos cromos (llamados facturas) que tus amigos te deben, pero no quieren esperar para pagarte. Entonces, llega alguien especializado, como un «experto en intercambio de cromos» (llamado factor), y les compra esos cromos a tus amigos, pero no al precio total. A cambio, tus amigos obtienen dinero rápidamente, y el «experto en intercambio de cromos» se encarga de conseguir el resto del dinero de ellos más adelante.
De la misma manera, en el Factoring, las empresas tienen «cromos» que les deben pagar (facturas), pero no quieren esperar mucho tiempo para recibir ese dinero. Entonces, llega una empresa especializada (el factor), que les compra esas facturas por un poco menos de su valor total. Las empresas obtienen dinero de inmediato, y el factor se encarga de cobrar el dinero de las facturas más adelante.
En resumen, el Factoring es como una especie de juego de intercambio, donde las empresas pueden obtener dinero rápidamente vendiendo sus «cromos» (facturas) a alguien especializado. Es una forma de hacer que el dinero circule más rápido y ayudar a las empresas a tener el dinero que necesitan para seguir funcionando sin tener que esperar mucho tiempo.

Explicación para un profesional del sector

El Factoring, en un contexto financiero avanzado, se erige como una técnica especializada de gestión de liquidez que implica la transacción de cuentas por cobrar de una entidad, denominada cedente, a una entidad financiera especializada, conocida como factor. Este proceso, también denominado cesión de activos circulantes o descuento de facturas, tiene como objetivo principal proporcionar a la empresa cedente una fuente inmediata de capital de trabajo al ceder sus derechos sobre las cuentas por cobrar pendientes.
Desde una perspectiva más técnica, el Factoring implica la venta de las facturas a un factor a un precio descontado, lo que permite a la empresa cedente obtener liquidez de manera anticipada. En este proceso, el factor asume la responsabilidad de cobrar las cuentas por cobrar, liberando a la empresa cedente de la gestión y el riesgo asociado con la recuperación de pagos. Los flujos de efectivo generados mediante esta técnica pueden ser cruciales para financiar operaciones comerciales, inversión en activos o incluso mitigar situaciones de estrés financiero.
En el ámbito académico, el estudio del Factoring se inserta en la exploración más amplia de estrategias de gestión de activos circulantes y optimización de flujos de efectivo en programas de posgrado en finanzas corporativas. Los estudiantes de maestría examinan las complejidades asociadas con la implementación de esta técnica, evaluando la idoneidad del Factoring en diversas situaciones empresariales, así como los factores que influyen en la determinación de tasas de descuento.
El Factoring puede clasificarse en varias modalidades, incluyendo el Factoring sin recurso, donde el factor asume el riesgo de impago, y el Factoring con recurso, donde la empresa cedente retiene cierto riesgo en caso de incumplimiento por parte del deudor original. Los estudiantes de máster exploran las implicaciones legales y contractuales de estas transacciones, así como las complejidades asociadas con la valoración de riesgos y la adecuación de tasas de descuento en diferentes escenarios empresariales.
Desde una perspectiva más global, el Factoring se percibe como una estrategia eficiente para optimizar el capital de trabajo y mejorar la liquidez de las empresas, especialmente en entornos comerciales donde los plazos de pago pueden ser prolongados. Los estudiantes de máster en finanzas profundizan en el análisis crítico de la aplicación del Factoring en distintas industrias y sectores, considerando sus beneficios y limitaciones.
En resumen, el Factoring representa una herramienta financiera avanzada que implica la cesión de cuentas por cobrar a cambio de liquidez inmediata, desencadenando una serie de consideraciones estratégicas y operativas. Los estudiantes de máster adquieren un conocimiento profundo de esta técnica, lo que les permite evaluar su aplicabilidad en diversas situaciones empresariales y entender su papel en la optimización de la gestión financiera corporativa
En Finantres, promovemos la utilización de fuentes primarias entre nuestros redactores para respaldar sus trabajos. Estas fuentes incluyen documentos técnicos, datos gubernamentales, informes originales y entrevistas con expertos de la industria. Asimismo, hacemos referencia a investigaciones originales de otros editores reconocidos cuando resulta pertinente. Nuestra política editorial se centra en la producción de contenido preciso e imparcial.
 
Fuentes principales del diccionario de finanzas:

Ver más entradas de la misma categoría