Diccionario financiero > Diccionario de Finanzas

¿Qué es un Fideicomiso?

Escrito por Xavier Tarrasó y revisado por Javier Borja

Definición

El fideicomiso, en el contexto financiero, es una estructura legal y financiera mediante la cual una parte, conocida como fideicomitente, transfiere activos, propiedades o recursos a otra parte llamada fiduciario, con la finalidad de que este último los administre y gestione en beneficio de un tercero, denominado beneficiario. Este vehículo ofrece una segregación de la propiedad legal y beneficiaria de los activos, brindando así protección y estructura para la gestión eficiente de patrimonios, inversiones y propiedades. El fiduciario, al actuar como administrador imparcial, vela por cumplir con los términos y condiciones establecidos en el contrato fiduciario, asegurando la preservación y optimización de los activos para el beneficio del beneficiario designado
Alejandro Borja

Encargado de la Educación Financiera en Finantres

En Finantres escribimos nuestros contenidos por y para ti. Por eso nuestro diccionario es diferente a cualquiera que te vayas a encontrar en internet.

En todos nuestros términos tendrás siempre:

  • Una definición inicial.
  • Una explicación detallada.
  • Una explicación como si se lo estuviésemos explicando a un niño de 10 años.
  • Y una explicación final como si se lo estuviésemos explicando a un profesional del sector.

¿Qué es un fideicomiso?

La relación fiduciaria entre el fideicomitente y el fideicomisario la crea cada fideicomitente con su abogado. El fideicomitente decide cómo se transfieren los bienes. Se transfiere la totalidad o parte de un activo. Las directrices y normas de cada fideicomiso dependen de las condiciones en las que se estableció. Ayudan a determinar la forma en que se distribuye el dinero a una persona durante su vida o después de su muerte. También ayudan a evitar impuestos. Sin embargo, su instalación requiere mucho tiempo y dinero.

Un fideicomiso puede ser una de las mejores formas de mantener a un beneficiario menor de edad o a una persona con un trastorno mental. Si el beneficiario del fideicomiso puede gestionar los bienes, los hereda según las directrices del fideicomiso.

Tipos de fideicomisos

Hay muchos tipos de fideicomisos, pero todos se encuadran en una de las siguientes categorías:

Fideicomiso en vida

Un fideicomiso en vida no pasa a los beneficiarios hasta la muerte del fideicomisario. El fideicomisario es responsable de transferir estos bienes a los beneficiarios.

Fideicomiso testamentario

Un fideicomiso testamentario especifica la forma de distribución de un fideicomiso tras el fallecimiento de la persona.

Fideicomisos revocables

Los fideicomisos que el fideicomisario puede modificar o rescindir en vida se denominan fideicomisos revocables. Los fideicomisos en vida son un ejemplo de fideicomisos revocables.

Fideicomiso irrevocable

Los fideicomisos que no pueden modificarse ni rescindirse tras su creación son irrevocables. Es preferible a un fideicomiso revocable. Un ejemplo de fideicomiso irrevocable es el fideicomiso testamentario.

Fideicomiso no financiado o financiado

Si el fideicomisario invierte los activos durante su vida, se trata de un fideicomiso financiado. En cambio, un fideicomiso sin financiación solo se financia tras el fallecimiento del fideicomisario y se basa únicamente en el contrato de fideicomiso, sin financiación durante la vida del fideicomisario.

Ventajas de un fideicomiso

Algunas de las principales ventajas de un fideicomiso son:

  • Puede ayudar a defender el patrimonio frente a reclamaciones indebidas.
  • El contrato de fideicomiso evita el fraude de los acreedores.
  • También reduce el impuesto de sucesiones en el país del fallecido.
  • También reduce los impuestos sobre la renta y el capital.

Tipos de fideicomisos

A continuación se enumeran algunos tipos de fideicomisos:

Fideicomisos de salto generacional: como su nombre indica, un fideicomiso de salto generacional consiste en transferir activos saltándose una generación y transfiriendo, por ejemplo, tu patrimonio a tus nietos.

Fideicomiso de acciones segregadas: Con este fideicomiso, los padres pueden crear atributos separados para cada beneficiario, es decir, sus hijos.

Fideicomiso benéfico: Un fideicomiso creado en beneficio de una organización benéfica o de una fundación benéfica es un fideicomiso benéfico. Los activos son transferidos a la organización benéfica por un fideicomisario a la muerte del fideicomitente. Los fideicomisos benéficos residuales distribuyen activos al fideicomiso benéfico después de distribuir una parte de los activos a los beneficiarios. Por ejemplo, un fideicomisario financia el fideicomiso durante su vigencia. Y tras su muerte, parte de los bienes se distribuyen a su familia y el resto a la beneficencia.

Fideicomiso de despilfarro: Este tipo de fideicomiso no permite a los beneficiarios intercambiar sus participaciones en el fideicomiso. Por tanto, proporciona una protección total frente a los acreedores hasta que los bienes o propiedades se distribuyan íntegramente entre los beneficiarios, tal y como se especifica en el acuerdo.

¿Cuál es la definición de fideicomiso?

Según la definición de fideicomiso, es un acuerdo jurídico o relación fiduciaria entre dos partes en la que el tercero, es decir, el beneficiario, recibe el beneficio. El fideicomitente es la persona que transfiere voluntariamente sus bienes y el fideicomisario es la segunda persona que realiza la transferencia.

¿Cuáles son las principales categorías de fideicomisos?

Las principales categorías en las que se divide un fideicomiso son las siguientes:

  • Fideicomiso testamentario o en vida
  • Un fideicomiso financiado o no financiado
  • Fideicomiso revocable o irrevocable

Señala la ventaja de un fideicomiso irrevocable.

Un fideicomiso irrevocable no puede modificarse ni extinguirse una vez constituido. Por tanto, si dejas cierta parte de tu patrimonio a un fideicomiso irrevocable, puedes minimizar el impuesto de sucesiones. También reduce el proceso sucesorio tras la muerte del fideicomitente.

¿Qué debo tener en cuenta al constituir un fideicomiso?

Éstas son algunas de las cosas que debes tener en cuenta al constituir un fideicomiso:

Identifica siempre claramente al beneficiario. No debe haber lagunas en la descripción de tu beneficiario.

No siempre es aconsejable que el beneficiario sea también el fideicomisario.

Recuerda que cualquier fideicomiso privado caduca a los 25 años.

Explicación para que lo entienda un niño de 10 años

Imagina que un fideicomiso es como tener un cofre mágico para guardar tus tesoros. En este caso, el dueño del cofre, llamado fideicomitente, le entrega las llaves a alguien de confianza, el fiduciario. Este fiduciario es como un guardián que se encarga de cuidar y administrar los tesoros dentro del cofre. Ahora, el beneficiario, que es la persona que realmente se beneficiará de esos tesoros, está esperando a recibirlos en el momento adecuado.
Digamos que el fideicomiso es como una especie de acuerdo mágico que ayuda a asegurarse de que los tesoros se utilicen de la mejor manera posible. El fiduciario se asegura de seguir las reglas del acuerdo y de proteger los tesoros para que, cuando llegue el momento, el beneficiario pueda disfrutar de ellos. Así, el fideicomiso ayuda a que las cosas se manejen de manera justa y segura, como un trato especial para asegurarse de que todos obtengan lo que les corresponde de una manera ordenada.
¡Es como tener a alguien confiable cuidando tus tesoros hasta que estés listo para disfrutarlos!

Explicación para un profesional del sector

El fideicomiso, en el ámbito financiero y legal, se constituye como una estructura jurídica y fiduciaria compleja, cuya esencia radica en la transferencia de activos, bienes o recursos por parte de una entidad denominada fideicomitente, hacia una figura fiduciaria conocida como fiduciario. Este proceso tiene como objetivo primordial administrar y gestionar dichos activos en beneficio de una tercera parte, identificada como beneficiario. Es esencial destacar que esta configuración ofrece un nivel significativo de segregación entre la propiedad legal y beneficiaria de los activos, lo que otorga al fiduciario la responsabilidad de salvaguardar y gestionar los recursos conforme a los términos y condiciones establecidos en el contrato fiduciario.
El fideicomitente, al ceder la titularidad legal de los activos al fiduciario, renuncia a su control directo sobre los mismos, confiando en la integridad y competencia del fiduciario para llevar a cabo la gestión de acuerdo con los intereses del beneficiario. La figura del fiduciario, por ende, adquiere un papel crucial en la administración de los activos del fideicomiso, actuando como un custodio imparcial y diligente. La toma de decisiones del fiduciario se encuentra delimitada por las cláusulas estipuladas en el contrato, y su actuación busca, ante todo, maximizar el beneficio para el beneficiario designado.
Desde una perspectiva más técnica, los fideicomisos pueden adoptar diversas formas y estructuras, abarcando áreas como la planificación patrimonial, la gestión de inversiones o incluso la administración de propiedades inmobiliarias. Estas variantes reflejan la versatilidad del fideicomiso como una herramienta legal y financiera adaptable a diferentes necesidades y circunstancias. En el ámbito académico y profesional, el análisis detallado de casos de fideicomisos requiere la comprensión profunda de las implicaciones legales, fiscales y financieras asociadas, así como la capacidad de evaluar la idoneidad y eficacia de esta estructura en contextos específicos.
En resumen, el fideicomiso representa un vehículo jurídico y financiero que trasciende la mera transmisión de propiedad, constituyendo un instrumento estratégico para la gestión de activos y la preservación de patrimonios. Su estudio y comprensión avanzados demandan una apreciación integral de las complejidades legales y fiscales, así como la capacidad de evaluar su aplicabilidad en escenarios diversos. En la esfera académica y profesional, la maestría en la comprensión y aplicación de los fideicomisos se erige como un distintivo de expertise en el campo de las finanzas y la planificación patrimonial.
En Finantres, promovemos la utilización de fuentes primarias entre nuestros redactores para respaldar sus trabajos. Estas fuentes incluyen documentos técnicos, datos gubernamentales, informes originales y entrevistas con expertos de la industria. Asimismo, hacemos referencia a investigaciones originales de otros editores reconocidos cuando resulta pertinente. Nuestra política editorial se centra en la producción de contenido preciso e imparcial.
 
Fuentes principales del diccionario de finanzas:

Ver más entradas de la misma categoría