Diccionario financiero > Diccionario de Finanzas

¿Qué es la Financiación de facturas?

Escrito por Xavier Tarrasó y revisado por Javier Borja

Definición

La financiación de facturas, también conocida como descuento de facturas o factoring, es una estrategia financiera mediante la cual una empresa cede sus cuentas por cobrar pendientes a un tercero, conocido como factor o entidad de financiación. Esta práctica permite a la empresa obtener un flujo de efectivo inmediato al recibir un anticipo por el valor de las facturas pendientes, aunque a un descuento. El factor asume la responsabilidad de cobrar las cuentas por cobrar y se beneficia al recibir el importe completo de las facturas de los deudores. La financiación de facturas se presenta como una herramienta ágil para mejorar la liquidez de las empresas al convertir sus activos circulantes en efectivo de manera eficiente, proporcionando flexibilidad financiera y mitigando los desafíos asociados con los ciclos de cuentas por cobrar.
Alejandro Borja

Encargado de la Educación Financiera en Finantres

En Finantres escribimos nuestros contenidos por y para ti. Por eso nuestro diccionario es diferente a cualquiera que te vayas a encontrar en internet.

En todos nuestros términos tendrás siempre:

  • Una definición inicial.
  • Una explicación detallada.
  • Una explicación como si se lo estuviésemos explicando a un niño de 10 años.
  • Y una explicación final como si se lo estuviésemos explicando a un profesional del sector.

Descripción: La financiación de facturas permite a una empresa cubrir sus necesidades de tesorería a corto plazo, basándose en facturas ya creadas y aún no pagadas por los clientes. Las facturas impagadas son créditos, lo que significa que la empresa recibirá esa cantidad, pero solo en una fecha posterior.

Si la empresa se enfrenta a un déficit de tesorería durante este periodo, tiene la opción de recurrir a la financiación de facturas para cubrir sus necesidades de tesorería. La empresa puede utilizar el dinero para pagar a empleados o proveedores o para invertir en nueva maquinaria, etc.

La ventaja de la financiación de facturas es que la empresa no tiene que esperar a que lleguen los cobros para pagar a los empleados, comprar equipos, etc. Puede hacerlo cuando reciba el dinero del banco o prestamista.

Una característica importante de la financiación de facturas es que si la empresa no puede pagar al banco/prestamista, puede utilizar la factura como garantía. La financiación de facturas puede hacerse de dos formas distintas: una es mediante factoring y la otra mediante descuento.

En el factoring, una empresa se dirige a una financiera o a un banco para vender una factura pendiente. El prestamista puede pagar a la empresa hasta el 75% del valor de la factura. Cuando el prestamista recibe el pago completo de los clientes, devuelve el saldo a la empresa, menos los intereses u otros gastos.

El descuento es un método por el que la empresa puede recibir hasta el 90% del valor de la factura. La única diferencia entre el factoring y el descuento es que la empresa recauda el pago del cliente (o clientes) y luego lo devuelve al prestamista. Cuando el cliente o clientes realizan el pago a la empresa, esta devuelve el importe al prestamista o banco, menos las comisiones y los intereses.

Explicación para que lo entienda un niño de 10 años

La financiación de facturas es como cuando tienes un amigo que te debe dinero por algo que compró, pero no quiere esperar mucho para pagarte. Entonces, en lugar de esperar, le vende esa deuda a otra persona llamada «factor». El factor le paga a tu amigo parte del dinero que te debe, pero no el total. De esta manera, tu amigo obtiene rápidamente algo de dinero y el factor se encarga de cobrarle la deuda más tarde.
Imagina que eres el dueño de una tienda y vendes juguetes a otras tiendas. Algunas de estas tiendas te compran cosas pero no te pagan de inmediato, lo hacen después de un tiempo. Si necesitas dinero rápidamente para comprar más juguetes para tu tienda, puedes usar la financiación de facturas. En lugar de esperar a que las tiendas te paguen, vendes esas «facturas» a otra persona y obtienes dinero rápidamente. Después, esa otra persona se encarga de recibir el dinero de las tiendas.
Así, la financiación de facturas ayuda a las tiendas a tener dinero disponible de inmediato, aunque tengan que dar un pequeño descuento por eso. Es como pedir prestado a alguien para no tener que esperar mucho tiempo para recibir el dinero que te deben.

Explicación para un profesional del sector

La financiación de facturas, desde una perspectiva más avanzada en el ámbito financiero, se sitúa como una estrategia de gestión de liquidez que involucra la cesión de cuentas por cobrar pendientes a una entidad especializada conocida como factor. Este proceso, también llamado factoring, busca proporcionar a las empresas una vía expedita para obtener capital de trabajo al anticipar el flujo de efectivo asociado a las facturas pendientes. De manera más técnica, la empresa cedente, denominada cedente o cliente, transfiere la titularidad de las facturas a cambio de un adelanto en efectivo proporcionado por el factor.
Desde una óptica más académica, el factoring se incorpora en el estudio avanzado de estrategias de financiamiento corporativo y gestión de activos circulantes en programas de posgrado en finanzas o administración de empresas. Los estudiantes de máster exploran los matices de esta práctica financiera, evaluando su viabilidad, ventajas y desventajas en contextos empresariales diversos. Además, se profundiza en los aspectos legales y contractuales que rigen estas transacciones, así como en la valoración de riesgos asociados.
En términos operativos, el factor, entidad financiera especializada, asume el papel de gestionar la cobranza de las cuentas por cobrar cedidas y, posteriormente, entrega el remanente del valor de las facturas a la empresa cedente, menos una comisión o descuento por los servicios prestados. Este proceso de descontar las cuentas por cobrar provee a las empresas de una inyección rápida de efectivo, permitiendo financiar operaciones, cubrir gastos o aprovechar oportunidades de crecimiento sin depender de los plazos de pago de sus clientes.
Los estudiantes de máster exploran también la clasificación del factoring en sus diversas modalidades, incluyendo el factoring sin recurso y el factoring con recurso, cada uno con implicaciones distintas en términos de riesgo y responsabilidad para el cedente y el factor. Además, se analizan los factores que influyen en la determinación de las tasas de descuento, tales como la calidad crediticia de los deudores, la duración de las facturas y las condiciones del mercado financiero.
En el contexto más amplio de la gestión financiera, la financiación de facturas se considera una herramienta estratégica para optimizar la estructura de capital y mejorar la liquidez de las empresas. Los estudiantes de máster evalúan críticamente la idoneidad de esta práctica en diferentes escenarios empresariales, comprendiendo su papel como alternativa viable en la gestión eficiente de recursos financieros y en la mitigación de riesgos asociados a la gestión de cuentas por cobrar. En resumen, el estudio de la financiación de facturas en un programa de máster proporciona a los estudiantes una comprensión profunda y contextualizada de esta estrategia financiera, dotándolos de herramientas analíticas y habilidades prácticas para abordar desafíos en el ámbito de las finanzas corporativas.
En Finantres, promovemos la utilización de fuentes primarias entre nuestros redactores para respaldar sus trabajos. Estas fuentes incluyen documentos técnicos, datos gubernamentales, informes originales y entrevistas con expertos de la industria. Asimismo, hacemos referencia a investigaciones originales de otros editores reconocidos cuando resulta pertinente. Nuestra política editorial se centra en la producción de contenido preciso e imparcial.
 
Fuentes principales del diccionario de finanzas:

Ver más entradas de la misma categoría