Diccionario financiero > Diccionario de Finanzas

¿Qué es el Interés simple?

Escrito por Xavier Tarrasó y revisado por Javier Borja

Definición

El interés simple es un concepto fundamental en finanzas que se refiere al método de cálculo de intereses sobre un capital inicial o principal durante un período determinado. En este enfoque, los intereses se generan exclusivamente sobre la cantidad inicial invertida, sin considerar los intereses acumulados en períodos anteriores. La fórmula básica del interés simple es el producto del capital inicial, la tasa de interés y el tiempo en años, lo que facilita su aplicación en situaciones financieras donde la acumulación de intereses se mantiene constante a lo largo del tiempo. Este método es particularmente útil para cálculos sencillos y escenarios financieros de corto plazo, brindando una comprensión clara y directa de los rendimientos generados por una inversión.
Alejandro Borja

Encargado de la Educación Financiera en Finantres

En Finantres escribimos nuestros contenidos por y para ti. Por eso nuestro diccionario es diferente a cualquiera que te vayas a encontrar en internet.

En todos nuestros términos tendrás siempre:

  • Una definición inicial.
  • Una explicación detallada.
  • Una explicación como si se lo estuviésemos explicando a un niño de 10 años.
  • Y una explicación final como si se lo estuviésemos explicando a un profesional del sector.

El interés simple no solo es una forma más fácil de calcular la cantidad de dinero que debes por un préstamo, sino también una forma eficaz. El tipo de interés mensual se multiplica por el importe y se multiplica por el número de días entre pagos para calcular el importe de los intereses que recibes.

Este tipo de interés se asocia más comúnmente a las opciones de financiación o a los préstamos a corto plazo, pero también se utiliza con algunas hipotecas.

LO MÁS IMPORTANTE QUE DEBES SABER

  • El tipo de interés mensual se multiplica por el importe principal y se divide por el número total de días entre pagos para calcular el tipo de interés simple.
  • Los consumidores que reembolsan anticipadamente sus préstamos cada mes se benefician del interés simple.
  • Los préstamos a interés simple son habituales en las opciones financieras y en los préstamos personales a corto plazo.

Interés simple: visión general

Cuando los clientes pagan una factura de un préstamo a interés simple, el dinero se aplica primero a los intereses de ese mes y luego a la amortización. Aunque se pagan intereses sobre el préstamo cada mes, no se acumulan porque tus pagos mensuales cubren con creces los intereses. Sin embargo, con el interés compuesto, una parte de cada mensualidad se destina a los intereses acumulados. Así, aunque siempre pagues las dos cosas a la vez, con el interés compuesto al menos recuperas algo de dinero cada mes.

Ejemplo y fórmula del interés simple

El interés simple se calcula mediante una fórmula que es, bueno, simple. Es el siguiente:

PIN=Interés simple, donde:

P=Administrador

I=tipo de interés diario

N=días entre pagos

El interés simple es un porcentaje fijo del capital prestado o prestado durante un periodo de tiempo.

Por ejemplo, supongamos que un estudiante pide un préstamo a interés simple de 18.000/- para pagar la matrícula de un año. El tipo de interés anual del préstamo es del 6%. El estudiante devuelve el préstamo en un plazo de tres años. Los intereses simples se pagan del siguiente modo:

3,240=18,000×0.06×3

y el importe total pagado es de

21,240=18,000+3,240

¿Cuáles son las ventajas de un préstamo blando?

Como el interés simple suele calcularse diariamente, los clientes que pagan sus deudas pronto cada mes son los que más se benefician.

En el ejemplo del préstamo estudiantil anterior, si hiciste un pago de 3000/- el 1 de mayo, 2383,6/- recaerán sobre el principal. El 20 de abril, cuando enviaste ese pago, se aplicarán 2589,1/- al principal. Si pagas puntualmente todos los meses y amortizas tu préstamo antes de lo previsto, el saldo de tu préstamo se reducirá más rápidamente.

¿Cuáles son los distintos tipos de préstamos a interés fácil?

Los préstamos para coches y los préstamos personales a corto plazo suelen tener un tipo de interés simple. La mayoría de las hipotecas amortizables son en realidad préstamos a interés simple, aunque a veces parecen préstamos a interés compuesto.

Las mensualidades variables son el porcentaje de tu préstamo hipotecario mensual que se destina al préstamo en sí y no a los intereses, lo que crea el efecto del interés compuesto. Son los pagos del principal los que se capitalizan, no los intereses. Una aportación de 1.000/- ahorra intereses y da lugar a mayores pagos de capital al año siguiente, y a mayores pagos de capital al año siguiente, y así sucesivamente. Los intereses del préstamo no se capitalizan si los pagos del principal no se consideran aceptables en general, como en el caso de la deuda a interés cero (amortización cero), o si los pagos del principal se compensan. También es posible reducir el tipo de interés, acortar el plazo del préstamo o amortizar anticipadamente el capital.

Por ejemplo, la opción de pago quincenal. Los planes bimensuales suelen ayudar a los prestatarios a amortizar su préstamo hipotecario más rápidamente porque realizan dos pagos extra al año, ahorrando intereses durante la vida de la hipoteca al amortizar antes el capital.

Interés simple o compuesto

Hay dos tipos de interés: el interés simple y el interés compuesto. El interés simple se calcula sobre el importe principal del préstamo o depósito.

La acumulación, en cambio, se calcula sobre el saldo de capital y los intereses devengados a lo largo del tiempo. El interés simple es más fácil de calcular que el compuesto, porque se calcula solo sobre el principal.

La acumulación suele ser un componente de las transacciones reales, las inversiones y los activos financieros que se extienden a lo largo de varios meses o años. El interés simple se utiliza principalmente para cálculos rápidos, por ejemplo, los que duran menos de un año. El interés simple también se refiere a los casos de duración indefinida, como las deudas de las tarjetas de crédito.

¿Qué instrumentos financieros de interés simple existen?

La mayoría de los bonos con cupón utilizan el interés simple. La mayoría de los préstamos personales, incluidos los préstamos estudiantiles, los préstamos para automóviles y las hipotecas, entran en esta categoría.

¿Qué son los instrumentos financieros de interés compuesto?

El interés compuesto se aplica a la mayoría de las cuentas bancarias, tarjetas de crédito y algunas líneas de crédito.

¿Qué es la regla del interés simple?

Si conoces el importe del principal, el tipo de interés y los plazos, puedes utilizar la fórmula del interés simple para calcular el importe de los intereses. SI = PTR 100 es la fórmula del interés simple.

¿Cuáles son los inconvenientes del interés simple?

La desventaja del interés simple es que el prestatario paga más cuando el tipo de interés es alto. Además, si el plazo de amortización (años) es más largo, el prestatario paga más.

Explicación para que lo entienda un niño de 10 años

Imagina que el interés simple es como hacer crecer tu dinero de una manera fácil de entender. Supongamos que tienes un tesoro, y decides guardarlo en un cofre. Ahora, este tesoro es como tu «capital inicial» o la cantidad de dinero que tienes al principio.
El interés simple es como si un hada mágica viniera cada año y te diera una moneda de oro extra por cada moneda que ya tenías en tu tesoro. Pero, aquí está el truco: ella siempre te da una moneda de oro extra basada solo en la cantidad original que tenías, no en las monedas que ella te dio en años anteriores. Entonces, cada año, el hada mágica te da un poco más, pero siempre basado en la cantidad original.
Por ejemplo, si tienes 10 monedas de oro en tu tesoro y el hada mágica te da un interés simple del 5% cada año, al final del primer año, tendrías 10 + (10 * 5%) = 10.5 monedas. En el segundo año, te daría un 5% de las 10 monedas originales, no de las 10.5 monedas que tenías al final del primer año.Así, el interés simple es como ese regalo que se acumula cada año, ¡haciendo crecer tu tesoro de una manera sencilla y directa!

Explicación para un profesional del sector

El interés simple, en la disciplina financiera, constituye un enfoque elemental en el análisis de inversiones y préstamos, caracterizado por su simplicidad y aplicabilidad en escenarios de corto plazo. Este concepto implica la generación de intereses sobre un capital inicial sin considerar la acumulación de los mismos en periodos anteriores, contrastando con métodos más complejos como el interés compuesto. En esencia, el interés simple se calcula sobre la cantidad original invertida o prestada, sin tener en cuenta el interés generado en periodos anteriores.
Desde una perspectiva más técnica, la fórmula básica del interés simple se expresa como el producto del capital principal, la tasa de interés y el tiempo en años. Matemáticamente, se representa como Interés Simple = Principal × Tasa de Interés × Tiempo. Este enfoque facilita cálculos directos y comprensibles, siendo particularmente útil para situaciones financieras donde la acumulación de intereses se mantiene constante a lo largo del tiempo.
Para ilustrar este concepto, consideremos un ejemplo práctico: si invertimos $100 a una tasa de interés simple del 5% durante 3 años, el interés generado sería $100 × 0.05 × 3 = $15. Este enfoque directo es fácil de comprender y aplicar en situaciones financieras de corto plazo, proporcionando una visión clara de los rendimientos generados por una inversión o el costo de un préstamo.
Es fundamental reconocer que, a pesar de su simplicidad, el interés simple presenta limitaciones en comparación con métodos más avanzados como el interés compuesto. Este último considera la acumulación de intereses en cada período, lo que conduce a un crecimiento exponencial de las ganancias o los costos. No obstante, el interés simple sigue siendo valioso en contextos donde la simplicidad y la facilidad de cálculo son prioritarias, como en la evaluación de préstamos a corto plazo o inversiones de duración limitada.
En términos de aplicación práctica, el interés simple es comúnmente utilizado en el ámbito de las finanzas personales, donde la simplicidad de cálculos permite a individuos estimar rápidamente los costos asociados con préstamos o evaluar el rendimiento potencial de inversiones de corto plazo. Sin embargo, es esencial para profesionales financieros y analistas reconocer las limitaciones del interés simple y considerar métodos más avanzados en situaciones donde la acumulación de intereses juega un papel significativo.
En conclusión, el interés simple emerge como un concepto esencial en el repertorio financiero, proporcionando un enfoque directo y fácilmente comprensible para calcular los costos o rendimientos financieros en escenarios de corto plazo. Su aplicación en la evaluación de inversiones y préstamos constituye una herramienta valiosa, especialmente en contextos donde la simplicidad y la rapidez de análisis son prioritarias.
En Finantres, promovemos la utilización de fuentes primarias entre nuestros redactores para respaldar sus trabajos. Estas fuentes incluyen documentos técnicos, datos gubernamentales, informes originales y entrevistas con expertos de la industria. Asimismo, hacemos referencia a investigaciones originales de otros editores reconocidos cuando resulta pertinente. Nuestra política editorial se centra en la producción de contenido preciso e imparcial.
 
Fuentes principales del diccionario de finanzas:

Ver más entradas de la misma categoría