Diccionario financiero > Diccionario de economía

¿Qué es el Marxismo?

Escrito por Xavier Tarrasó y revisado por Javier Borja

Definición

El marxismo es una corriente de pensamiento socioeconómico y político basada en las ideas del filósofo y economista alemán Karl Marx y su colaborador Friedrich Engels. Esta teoría propone una interpretación materialista de la historia y analiza las relaciones de producción y la lucha de clases como fuerzas motrices del cambio social. El marxismo sostiene que la economía capitalista es intrínsecamente injusta y explotadora, y aboga por la abolición de la propiedad privada de los medios de producción y la creación de una sociedad sin clases, donde los medios de producción sean de propiedad común y la producción esté orientada hacia la satisfacción de las necesidades humanas en lugar de la obtención de beneficios.
Alejandro Borja

Encargado de la Educación Financiera en Finantres

En Finantres escribimos nuestros contenidos por y para ti. Por eso nuestro diccionario es diferente a cualquiera que te vayas a encontrar en internet.

En todos nuestros términos tendrás siempre:

  • Una definición inicial.
  • Una explicación detallada.
  • Una explicación como si se lo estuviésemos explicando a un niño de 10 años.
  • Y una explicación final como si se lo estuviésemos explicando a un profesional del sector.

Explorando el Marxismo: Impacto, Críticas y Aplicaciones Contemporáneas

El marxismo, como corriente de pensamiento, ha dejado una marca indeleble en la teoría económica, la política y la sociedad a lo largo de los siglos XIX, XX y hasta la actualidad. Este cuerpo de trabajo, originado por Karl Marx y Friedrich Engels, no solo ofrece una crítica a las estructuras capitalistas de producción y acumulación de riqueza, sino que también propone un marco para el análisis de las relaciones sociales y económicas a través de la lente del materialismo histórico. Aunque el marxismo es a menudo asociado con su objetivo de una sociedad sin clases a través de la abolición de la propiedad privada de los medios de producción, sus implicaciones van mucho más allá, afectando la formulación de políticas, el desarrollo económico y los movimientos sociales. Este análisis profundiza en el impacto del marxismo, sus críticas y su relevancia en el mundo contemporáneo.

¿Qué es el marxismo?

El marxismo es una filosofía social, económica y política que analiza la influencia de la clase dominante sobre los trabajadores, que conduce a una distribución desigual de la riqueza y los privilegios en la sociedad. Anima a los trabajadores a protestar contra la injusticia. La teoría fue formulada por Karl Marx y Friedrich Engels en su libro «El Manifiesto Comunista». Es un panfleto que elaboraron en la época del imperialismo, basándose en sus propias luchas como miembros del proletariado. Según Marx, la historia demuestra la existencia de la lucha de clases siglos antes. Explica esta lucha en cinco fases.

  • El comunismo primitivo, la era de los cazadores-recolectores, en la que todas las personas eran tratadas por igual, por lo que no había clases.
  • La época de la esclavitud, en la que existía una distinción de clases entre aristócratas y esclavos.
  • El feudalismo, donde la lucha era entre terratenientes, propietarios de tierras y personas que las arrendaban o las utilizaban para la agricultura.
  • El capitalismo, donde la comunidad de trabajadores (proletariado) trabajaba duro para que la clase dominante (burguesía) pudiera obtener beneficios. Fue en esta etapa cuando Marx y Engels escribieron el «Manifiesto Comunista» desde su difícil posición de trabajadores de los propietarios de las fábricas británicas.
  • El socialismo es la etapa en la que Marx cree que los proletarios se alzarán por su derecho y acabarán formando una sociedad comunista sin distinción de clases y con la misma riqueza.

Principios básicos del marxismo

En la sociedad capitalista hay dos divisiones evidentes: la burguesía y los proletarios. La explotación de estos últimos es la esencia de la ideología marxista.

La burguesía tenía el poder de controlar los salarios y el trabajo de las masas obreras, lo que las hacía vulnerables a una mayor sustitución. Los primeros tenían acceso a equipos y herramientas modernas que facilitaban y agilizaban el trabajo, por lo que los trabajadores se las arreglaban con salarios bajos y ellos mismos obtenían más beneficios.

El trabajo interminable y agotador condujo a una alienación del trabajo (Estranged Labour) e incluso de la humanidad, al centrarse únicamente en el rendimiento.

Los capitalistas utilizaron todos los medios -ya fuera la religión, la educación o la economía- en su beneficio para mantener su poder. Esto significa que cada acción y necesidad de los trabajadores depende del poder de los capitalistas.

El capitalismo ha hecho que la gente dé prioridad al dinero sobre el amor y otros sentimientos. Karl Marx llamó a esto «falsa conciencia», en la que se hace creer a la gente que el dinero y los materiales son lo máximo.

Tales desigualdades acabarán enfureciendo a los proletarios y llevándoles a la revolución con el objetivo de abolir el capitalismo. El resultado de la contrarrevolución, según Marx, sería una sociedad sin clases e igualitaria.

Marxismo, socialismo y comunismo

Estos tres términos suelen confundir a la gente, aunque son similares en algunos de sus puntos de vista. Tanto el marxismo como el socialismo y el comunismo se formularon para acabar con las ideologías capitalistas. El socialismo hace hincapié en la propiedad común de la riqueza y la tierra, al tiempo que concede la propiedad privada a los individuos. La idea básica de esta filosofía es garantizar una distribución equitativa de la riqueza y recompensar a las personas en función de su contribución a la economía del país. El comunismo, en cambio, significa la ausencia de propiedad privada. Insiste en que el control sobre dicha propiedad debe estar únicamente en manos del gobierno. El gobierno debe proporcionar a las personas todas las necesidades, como educación, atención médica y vivienda.

Aunque un país o una democracia socialista o comunista absolutos siguen siendo imposibles, algunos países han conseguido establecer gobiernos de este tipo con gran esfuerzo. Algunos de los países que siguen el comunismo son China, Cuba y Corea del Norte. Y los países más socialistas son Noruega, Suecia y Dinamarca.

Impacto en la Teoría Económica y la Política

El marxismo desafió las premisas fundamentales de la economía clásica y neoclásica, introduciendo conceptos como la lucha de clases, la plusvalía y la alienación del trabajo. Estas ideas cuestionaron la naturaleza misma del trabajo, el valor y la distribución de la riqueza en las sociedades capitalistas. En el ámbito político, el marxismo inspiró numerosas revoluciones y movimientos sociales en el siglo XX, buscando la reestructuración de las sociedades según principios socialistas. Países enteros remodelaron sus sistemas económicos y políticos basándose en interpretaciones del marxismo, lo que llevó a experimentos significativos en la planificación económica centralizada y la propiedad estatal de los medios de producción.

Críticas a la teoría del marxismo

A lo largo de los años, el marxismo ha enfrentado críticas significativas, tanto desde perspectivas teóricas como prácticas. Las críticas a menudo se centran en la viabilidad de una economía planificada centralmente, los riesgos de autoritarismo en los estados socialistas y las dificultades para implementar efectivamente una sociedad sin clases. Además, algunos economistas argumentan que el marxismo subestima el papel de la innovación y la eficiencia del mercado en la promoción del desarrollo económico y el bienestar. A pesar de estas críticas, el debate y la discusión generados por el marxismo han contribuido al desarrollo de nuevas teorías económicas y políticas, ampliando el espectro de análisis y comprensión de las sociedades modernas.

Aplicaciones Contemporáneas

En el mundo contemporáneo, el marxismo sigue siendo relevante en el análisis de las desigualdades económicas globales, la explotación laboral y los desafíos ambientales. La crítica marxista al capitalismo ofrece herramientas para entender la concentración de la riqueza, las crisis económicas recurrentes y el impacto del capitalismo en los recursos naturales y el clima. Además, el marxismo ha influido en estudios culturales, teoría crítica y movimientos sociales que buscan abordar cuestiones de género, raza y colonialismo dentro del contexto de las dinámicas de poder y explotación económica.

Preguntas frecuentes sobre el marxismo

¿Cuáles son algunos ejemplos de marxismo?

El escenario en el lugar de trabajo, donde los trabajadores ganan una miseria mientras el propietario de la misma empresa se lleva los beneficios sin poner mucho trabajo, es un ejemplo de las teorías discutidas en la definición de marxismo.

¿Por qué es importante el marxismo para el mundo moderno?

La teoría del marxismo nos anima a cuestionar las ideologías de la sociedad capitalista y a comprender la relación entre lo que ganamos y lo que recibimos como salario por nuestro trabajo.

¿Qué es el marxismo-leninismo?

El marxismo-leninismo es la versión del marxismo de Vladímir Lenin, que le llevó a rebelarse contra el capitalismo ruso. Aunque la ideología no fue formulada por ninguno de ellos, se hizo popular tras la muerte de Lenin.

¿Qué es el neomarxismo?

El neomarxismo es un desarrollo posterior de las ideologías marxistas combinadas con las de Max Weber a la luz de los cambios sociales del siglo XX.

¿Cuál es la diferencia entre marxismo y comunismo?

En pocas palabras, el marxismo es una teoría y una ideología, mientras que el comunismo es la aplicación de las ideologías marxistas a un sistema político.

Reflexiones Finales

El marxismo, con su rica historia de análisis, crítica y movilización, continúa ofreciendo una perspectiva valiosa para entender las complejidades de las sociedades modernas. Si bien las críticas al marxismo son numerosas y las aplicaciones prácticas de sus teorías han tenido resultados mixtos, su influencia en la teoría económica, la política y la lucha social es indiscutible. La capacidad del marxismo para generar debate y reflexión sobre las estructuras económicas y sociales subraya su importancia continua como herramienta de análisis crítico. En última instancia, el legado del marxismo desafía a economistas, políticos y activistas a considerar profundamente las implicaciones de las prácticas económicas y a buscar sistemas que promuevan la equidad, la sostenibilidad y el bienestar humano.

Explicación para que lo entienda un niño de 10 años

El marxismo es como un gran libro de historias sobre cómo las personas trabajan juntas y cómo algunas veces no es justo para todos. Imagina que estás jugando un juego con tus amigos y, de repente, algunos tienen muchas más cosas para jugar que otros. El marxismo nos dice que eso no está bien y que todos deberían tener las mismas oportunidades para divertirse y disfrutar del juego. Así que, en lugar de que solo unos pocos tengan todas las cosas divertidas, el marxismo sugiere que todos compartamos y nos aseguremos de que todos estemos contentos y jugando juntos en igualdad de condiciones.
Karl Marx, un señor muy inteligente, pensó mucho sobre cómo las personas trabajan y cómo se distribuyen las cosas que producen. Él dijo que en nuestra sociedad, algunas personas tienen mucho poder y controlan casi todo, mientras que otras no tienen casi nada. Esto no es justo, ¿verdad? El marxismo nos enseña que debemos trabajar juntos para cambiar eso y asegurarnos de que todos tengan lo que necesitan para vivir felices y sin preocupaciones. Así que, en lugar de que solo unos pocos tengan todo, el marxismo nos dice que todos deberíamos compartir y cuidarnos unos a otros.
En resumen, el marxismo es como un gran equipo donde todos trabajamos juntos para asegurarnos de que nadie se quede atrás. Nos recuerda que todos somos iguales y que debemos ayudarnos mutuamente para que todos podamos vivir vidas felices y llenas de alegría. Es una forma de pensar que nos enseña a ser justos y solidarios, y a hacer del mundo un lugar mejor para todos.

Explicación para un profesional del sector

El marxismo, una teoría socioeconómica y política desarrollada por Karl Marx y Friedrich Engels en el siglo XIX, representa un paradigma fundamental en el análisis crítico de las estructuras sociales y económicas capitalistas. En su esencia, el marxismo aborda las relaciones de producción y la distribución desigual del poder y la riqueza en la sociedad. A través de una lente materialista, Marx examinó cómo las relaciones de clase, particularmente entre los propietarios de los medios de producción (burguesía) y los trabajadores asalariados (proletariado), moldean la dinámica económica y social de una sociedad capitalista.
El marxismo plantea que el motor impulsor del cambio social es la lucha de clases, un conflicto inherente entre los intereses de la clase dominante (burguesía) y la clase trabajadora (proletariado) que busca liberarse de la explotación económica. Esta lucha se manifiesta en la búsqueda de condiciones laborales justas, salarios equitativos y derechos laborales, así como en la resistencia contra la opresión y la desigualdad social. Marx argumentó que la explotación inherente al sistema capitalista conduciría inevitablemente a la alienación y al descontento entre la clase trabajadora, sentando las bases para un cambio revolucionario hacia una sociedad sin clases.
Una de las contribuciones más significativas del marxismo es su crítica al concepto de propiedad privada de los medios de producción, que según Marx, perpetúa la desigualdad económica y social al concentrar el poder y la riqueza en manos de unos pocos. En lugar de la propiedad privada, el marxismo aboga por la socialización de los medios de producción, donde estos serían poseídos y gestionados colectivamente por la sociedad en su conjunto. Esta visión colectivista de la propiedad busca eliminar la explotación del trabajo humano y garantizar una distribución equitativa de los recursos y beneficios económicos.
Además de su enfoque en la economía política, el marxismo también aborda cuestiones de cultura, ideología y superestructura. Marx argumentó que la ideología dominante en una sociedad capitalista, que refleja y perpetúa los intereses de la clase dominante, sirve para mantener el statu quo y justificar la explotación y la desigualdad. Desde esta perspectiva, el marxismo busca desentrañar las relaciones de poder y dominación presentes en la cultura, la política y otras instituciones sociales, y promover una conciencia crítica entre la clase trabajadora para desafiar el orden establecido y buscar la transformación social.
En conclusión, el marxismo ofrece un marco teórico y analítico robusto para comprender las dinámicas socioeconómicas y políticas del capitalismo, así como para imaginar y trabajar hacia una sociedad más justa y equitativa. A través de su crítica al capitalismo y su llamado a la acción revolucionaria, el marxismo continúa siendo una fuerza influyente en la academia y en los movimientos sociales que buscan un cambio transformador en beneficio de la mayoría de la población.
En Finantres, promovemos la utilización de fuentes primarias entre nuestros redactores para respaldar sus trabajos. Estas fuentes incluyen documentos técnicos, datos gubernamentales, informes originales y entrevistas con expertos de la industria. Asimismo, hacemos referencia a investigaciones originales de otros editores reconocidos cuando resulta pertinente. Nuestra política editorial se centra en la producción de contenido preciso e imparcial.
 
Fuentes principales del diccionario de economía: