Diccionario financiero > Diccionario de economía

¿Qué es el Riesgo de contagio?

Escrito por Xavier Tarrasó y revisado por Javier Borja

Definición

El riesgo de contagio, en el contexto económico y financiero, se refiere a la posibilidad de que la dificultad o el colapso de una entidad financiera, empresa o mercado específico afecte adversamente a otras entidades interconectadas. Este fenómeno se origina principalmente en situaciones de interdependencia y correlación entre diferentes actores del sistema financiero, donde la crisis o el fracaso de una institución puede propagarse rápidamente a otras debido a relaciones de contraparte, vínculos de financiación, exposición a riesgos similares o transmisiones de pánico y desconfianza entre los participantes del mercado. El riesgo de contagio puede manifestarse en forma de crisis sistémicas, que pueden tener efectos devastadores en la estabilidad financiera y económica a nivel nacional e internacional, lo que subraya la importancia de una supervisión y regulación efectivas para mitigar y prevenir su propagación.
Alejandro Borja

Encargado de la Educación Financiera en Finantres

En Finantres escribimos nuestros contenidos por y para ti. Por eso nuestro diccionario es diferente a cualquiera que te vayas a encontrar en internet.

En todos nuestros términos tendrás siempre:

  • Una definición inicial.
  • Una explicación detallada.
  • Una explicación como si se lo estuviésemos explicando a un niño de 10 años.
  • Y una explicación final como si se lo estuviésemos explicando a un profesional del sector.

El riesgo de contagio en el contexto económico y financiero se refiere a la propagación de perturbaciones de mercado de una economía, sector o instrumento financiero a otros, potencialmente llevando a crisis financieras o económicas más amplias. Este fenómeno puede ser desencadenado por una variedad de factores, incluyendo crisis financieras, cambios políticos, desastres naturales, o pandemias, afectando la percepción de riesgo entre los inversores y alterando los patrones de inversión y consumo.

Un cambio en el tipo de interés no solo afecta al valor del riesgo de la cartera del prestamista, sino que también afecta directamente al porcentaje de préstamos que se cierran. Midiendo las pérdidas históricas en distintos escenarios de mercado, los prestamistas pueden predecir el porcentaje de préstamos en tramitación que probablemente se cerrarán y ajustar en consecuencia sus estrategias de cobertura para reducir las pérdidas y maximizar sus beneficios.

El impacto de ese descuento en los prestamistas hipotecarios puede variar cuando los tipos de interés suben o bajan. Si suben los tipos de interés, es probable que los prestatarios acepten las condiciones y es más probable que se cierre una mayor proporción de los préstamos actuales. Sin embargo, si los tipos de interés bajan durante el periodo de compromiso, es más probable que los prestatarios recurran a fuentes de financiación más baratas, lo que se traduce en una menor proporción de préstamos cerrados.

Mecanismos de Transmisión

El riesgo de contagio opera a través de diversos canales, tanto tangibles como intangibles. Entre los tangibles se encuentran las exposiciones financieras directas, como los préstamos interbancarios o las inversiones en activos extranjeros. Los canales intangibles, por otro lado, incluyen la confianza de los inversores y las expectativas, que pueden cambiar rápidamente ante la percepción de riesgo en otra parte del sistema financiero, llevando a una retirada de fondos o a la venta de activos en mercados que inicialmente no estaban directamente implicados en la crisis.

Casos Históricos

La historia económica reciente proporciona varios ejemplos de riesgo de contagio. La crisis financiera asiática de 1997 es un caso donde las devaluaciones monetarias y los problemas en los mercados de capitales se extendieron de un país a otro en la región. Más recientemente, la crisis financiera global de 2008 es otro ejemplo, donde lo que comenzó como una crisis en el mercado de hipotecas subprime en Estados Unidos rápidamente afectó a los mercados financieros y economías alrededor del mundo a través de una combinación de exposiciones financieras directas y pérdida de confianza entre los inversores.

Prevención y Mitigación

La prevención y mitigación del riesgo de contagio son fundamentales para la estabilidad financiera global. Esto incluye una regulación y supervisión financiera robusta, políticas macroprudenciales para reducir la acumulación de vulnerabilidades en el sistema financiero, y mecanismos de cooperación internacional entre los bancos centrales y las instituciones financieras internacionales. Además, la transparencia y la divulgación de información desempeñan un papel crucial en la prevención de pánicos injustificados que pueden acelerar el contagio.

Riesgo de Contagio en la Economía Digital

La economía digital ha introducido nuevas dinámicas en el riesgo de contagio, con la rápida propagación de información (y desinformación) a través de las redes sociales y otras plataformas digitales pudiendo amplificar las reacciones del mercado y el comportamiento de manada entre los inversores. Además, la interconexión global de los mercados financieros, junto con el crecimiento de los activos digitales y las criptomonedas, presenta nuevos canales a través de los cuales el contagio puede propagarse.

Perspectivas Futuras

Mirando hacia el futuro, el riesgo de contagio sigue siendo una preocupación central para los formuladores de políticas, reguladores y participantes del mercado. La globalización económica y la interconexión financiera han aumentado las potenciales vías de transmisión del contagio, mientras que la emergencia de nuevas tecnologías y activos financieros presenta desafíos adicionales. La gestión eficaz del riesgo de contagio requerirá un enfoque holístico que combine políticas nacionales sólidas con una cooperación internacional reforzada, así como la adaptación continua a las nuevas realidades del mercado.

En resumen, el riesgo de contagio subraya la importancia de una arquitectura financiera global robusta, capaz de absorber choques y prevenir su propagación a través de los mercados y fronteras. Entender y mitigar este riesgo es crucial para preservar la estabilidad financiera y promover un crecimiento económico sostenible a nivel mundial.

Explicación para que lo entienda un niño de 10 años

Imagina que el riesgo de contagio es como un juego de dominós gigante. ¿Sabes cuando uno de los dominós se cae y empuja a los otros para que también se caigan? Bueno, en el mundo económico, el riesgo de contagio es un poco así. Si una empresa o un banco importante tiene problemas, puede hacer que otras empresas o bancos también tengan problemas, como si fueran los dominós. Esto puede causar un efecto en cadena que puede afectar a muchas personas y negocios.
Para entenderlo mejor, piensa en un equipo de fútbol. Si uno de los jugadores se lesiona y no puede jugar, eso podría afectar al rendimiento de todo el equipo, ¿verdad? Lo mismo sucede en la economía. Si una empresa grande tiene dificultades, podría afectar a otras empresas con las que trabaja o a los bancos que le prestan dinero. Y eso puede provocar problemas para muchas personas que trabajan en esas empresas o que dependen de ellas.
Así que, en resumen, el riesgo de contagio es como una cadena de eventos en la economía. Cuando algo malo le sucede a una empresa o un banco importante, puede afectar a otros y causar problemas en muchas áreas diferentes. Por eso es importante que las empresas y los gobiernos estén atentos y tomen medidas para evitar que esos problemas se propaguen y afecten a más personas.

Explicación para un profesional del sector

En el contexto de la economía, el «riesgo de contagio» es un concepto fundamental que aborda la interconexión y la propagación de riesgos financieros a través de diversos sectores de la economía. Este término se refiere a la posibilidad de que los problemas o dificultades experimentados por una entidad económica, ya sea una empresa, un banco o un mercado financiero, puedan extenderse y afectar a otras entidades interrelacionadas, creando así un efecto dominó que puede tener consecuencias significativas en el sistema económico en su conjunto.
Para entender mejor este concepto, es importante analizar cómo funciona la economía como un sistema interconectado. En este sistema, las empresas, los bancos y otros actores económicos están vinculados entre sí a través de relaciones comerciales, financieras y de inversión. Cuando una entidad enfrenta dificultades financieras, como problemas de liquidez o insolvencia, puede afectar a las entidades con las que tiene relaciones comerciales o financieras directas, así como a aquellas que están indirectamente conectadas a través de la cadena de suministro, la financiación o el mercado de valores.
El riesgo de contagio puede manifestarse de diversas formas en la economía. Por ejemplo, si un banco importante experimenta dificultades financieras, puede generar una pérdida de confianza en el sistema bancario en su conjunto, lo que puede llevar a una retirada masiva de depósitos por parte de los clientes y a una crisis de liquidez en todo el sistema financiero. Del mismo modo, los problemas en un sector económico específico, como el inmobiliario o el tecnológico, pueden propagarse a otros sectores a través de múltiples canales de transmisión, como la disminución del consumo, la reducción de la inversión o la contracción del crédito.
Para mitigar el riesgo de contagio y sus efectos adversos en la economía, es fundamental contar con políticas y mecanismos de regulación y supervisión adecuados. Estos pueden incluir medidas como la diversificación de carteras de inversión, la implementación de requisitos de capital y liquidez más estrictos para las instituciones financieras, y la creación de fondos de rescate o programas de estímulo económico para apoyar a las empresas y sectores afectados.
En resumen, el riesgo de contagio es un concepto esencial en la economía que refleja la interconexión y la interdependencia de los diferentes agentes económicos y sectores. Su comprensión y gestión adecuadas son fundamentales para mantener la estabilidad y la salud del sistema económico en su conjunto.
En Finantres, promovemos la utilización de fuentes primarias entre nuestros redactores para respaldar sus trabajos. Estas fuentes incluyen documentos técnicos, datos gubernamentales, informes originales y entrevistas con expertos de la industria. Asimismo, hacemos referencia a investigaciones originales de otros editores reconocidos cuando resulta pertinente. Nuestra política editorial se centra en la producción de contenido preciso e imparcial.
 
Fuentes principales del diccionario de economía: