Diccionario financiero > Diccionario de Finanzas

¿Qué es el Tasa de rendimiento anormal?

Escrito por Xavier Tarrasó y revisado por Javier Borja

Definición

La tasa de rendimiento anormal, en el ámbito de las finanzas, es un indicador que mide la diferencia entre el rendimiento real de un activo financiero y el rendimiento esperado, considerando el riesgo asociado. Se utiliza comúnmente en el análisis de inversiones para evaluar el desempeño de un portafolio, un activo o un gestor de fondos en comparación con un benchmark o índice de referencia. Cuando la tasa de rendimiento anormal es positiva, indica que el activo ha superado las expectativas, mientras que una tasa negativa sugiere un rendimiento por debajo de lo anticipado. Este indicador es esencial para los inversionistas y analistas que buscan evaluar la eficiencia y habilidad de gestión en el ámbito financiero.
Alejandro Borja

Encargado de la Educación Financiera en Finantres

En Finantres escribimos nuestros contenidos por y para ti. Por eso nuestro diccionario es diferente a cualquiera que te vayas a encontrar en internet.

En todos nuestros términos tendrás siempre:

  • Una definición inicial.
  • Una explicación detallada.
  • Una explicación como si se lo estuviésemos explicando a un niño de 10 años.
  • Y una explicación final como si se lo estuviésemos explicando a un profesional del sector.

Descripción: El rendimiento anormal de un valor o cartera se desvía del rendimiento esperado. Es el rendimiento de un valor o cartera que es superior a su índice de referencia o al rendimiento esperado por un modelo de equilibrio como el Modelo de Valoración de Activos de Capital (CAPM). La rentabilidad anormal puede ser positiva o negativa, según el comportamiento del valor o fondo en relación con su índice de referencia. La rentabilidad anormal puede ser una rentabilidad esperada basada en un modelo o puede ser la rentabilidad de un índice como el S&P BSE Sensex o el índice bursátil Nifty 50.

La rentabilidad anormal de una inversión se calcula del siguiente modo (1): RAbnormal = RActual – RNormal La rentabilidad anormal de una inversión puede ser positiva o negativa. Esencialmente, mide el rendimiento de una acción o fondo de inversión durante un periodo de tiempo. El rendimiento anormal como medida del rendimiento es útil para los inversores como herramienta de evaluación comparativa y para comparar los rendimientos con el rendimiento del mercado (2).

Ejemplo:

Supongamos que una acción ABCD rinde un 30% en un año determinado. Los analistas esperaban que ABCD obtuviera un rendimiento del 20% ese mismo año. El rendimiento anormal (positivo) de ABCD es:

30% de rendimiento real – 30% de rendimiento esperado = 10% de rendimiento anormal positivo.

ABCD tuvo un rendimiento anormal positivo del 10% este año.

Explicación para que lo entienda un niño de 10 años

La tasa de rendimiento anormal es como calcular cuánto mejor o peor le va a alguien en un juego de video comparado con lo que se esperaba. Imagina que alguien juega muy bien y obtiene más puntos de los que todos pensaban que obtendría.
Esa diferencia entre lo que esperaban y lo que realmente obtuvo es como la tasa de rendimiento anormal. Si es positiva, ¡es como si hubiera superado las expectativas y jugado genial! Pero si es negativa, tal vez no le fue tan bien como todos pensaban que lo haría.
En finanzas, se utiliza algo parecido para ver qué tan bien se desempeñan las inversiones en comparación con lo que se esperaba. ¡Es como evaluar si un equipo está jugando mejor o peor de lo que todos pensaban que lo harían!

Explicación para un profesional del sector

En el marco de las finanzas y el análisis de inversiones, la tasa de rendimiento anormal emerge como un concepto crucial para entender el desempeño de una cartera de inversiones en relación con el rendimiento esperado. Este indicador proporciona una evaluación meticulosa de la habilidad de los gestores de inversiones para superar o quedarse por debajo de las expectativas previamente estimadas. Este análisis perspicaz va más allá de las simples tasas de retorno, adentrándose en la complejidad de los mercados financieros.
En términos más técnicos, la tasa de rendimiento anormal se calcula a través de la diferencia entre el rendimiento real de un activo o cartera y el rendimiento esperado basado en un modelo financiero, como el modelo de mercado de valores. Este modelo utiliza variables económicas y financieras para proyectar cuál sería el rendimiento «normal» en circunstancias ideales. La tasa de rendimiento anormal se obtiene restando este rendimiento esperado del rendimiento real, proporcionando así una medida cuantitativa de la capacidad de los gestores para generar valor.
El análisis de la tasa de rendimiento anormal también está estrechamente vinculado a la teoría de mercado eficiente, que postula que, en un mercado eficiente, los precios de los activos reflejan toda la información disponible. La tasa de rendimiento anormal se convierte entonces en una herramienta para evaluar si, y en qué medida, los gestores de inversiones pueden obtener rendimientos superiores al promedio a través de información adicional o habilidades en la toma de decisiones.
Los inversionistas institucionales y gestores de fondos de inversión emplean este indicador para evaluar la eficacia de sus estrategias y decisiones de inversión. Se convierte en una métrica esencial para entender si la rentabilidad obtenida es fruto de decisiones bien fundamentadas o si, por el contrario, es simplemente el resultado de factores externos y aleatorios.
Es importante destacar que el análisis de la tasa de rendimiento anormal no solo se basa en la comparación de rendimientos, sino que también implica la consideración de riesgos. La teoría moderna de carteras, propuesta por Harry Markowitz, entra en juego al evaluar la relación entre riesgo y rendimiento. Por ende, se busca determinar si los gestores están generando rendimientos superiores ajustados al riesgo, lo cual añade una capa adicional de sofisticación al análisis.
En conclusión, la tasa de rendimiento anormal es una herramienta vital en el mundo de las finanzas, proporcionando una ventana analítica a la habilidad de los gestores de inversiones para superar las expectativas y generar valor añadido a través de decisiones estratégicas y conocimientos del mercado. Este concepto se erige como una brújula en el vasto océano de la inversión, guiando a los profesionales financieros hacia la optimización de sus carteras y la maximización de los rendimientos ajustados al riesgo.
En Finantres, promovemos la utilización de fuentes primarias entre nuestros redactores para respaldar sus trabajos. Estas fuentes incluyen documentos técnicos, datos gubernamentales, informes originales y entrevistas con expertos de la industria. Asimismo, hacemos referencia a investigaciones originales de otros editores reconocidos cuando resulta pertinente. Nuestra política editorial se centra en la producción de contenido preciso e imparcial.
 
Fuentes principales del diccionario de finanzas:

Ver más entradas de la misma categoría