Diccionario financiero > Diccionario de fondos de inversión

Teoría Moderna de Carteras (TMP)

Escrito por Xavier Tarrasó y revisado por Javier Borja

Definición

La Teoría Moderna de Carteras (TMP) es un enfoque clave en finanzas que busca optimizar la construcción de carteras de inversión. Desarrollada por Harry Markowitz, la TMP destaca la importancia de la diversificación para reducir el riesgo total de una cartera. Introduce la noción de la «frontera eficiente», que representa combinaciones ideales de activos para un rendimiento esperado dado. La TMP también enfatiza la relación riesgo-rendimiento, donde los inversionistas buscan maximizar sus rendimientos esperados para un nivel tolerable de riesgo. En resumen, la TMP proporciona un marco conceptual esencial para la gestión de carteras, ayudando a los inversionistas a tomar decisiones informadas para lograr un equilibrio óptimo entre riesgo y rendimiento.
Alejandro Borja

Encargado de la Educación Financiera en Finantres

En Finantres escribimos nuestros contenidos por y para ti. Por eso nuestro diccionario es diferente a cualquiera que te vayas a encontrar en internet.

En todos nuestros términos tendrás siempre:

  • Una definición inicial.
  • Una explicación detallada.
  • Una explicación como si se lo estuviésemos explicando a un niño de 10 años.
  • Y una explicación final como si se lo estuviésemos explicando a un profesional del sector.

¿Qué es el TPM?

La TPM, o teoría moderna de carteras, es un método matemático para desarrollar la combinación «óptima» de activos (o clases de activos) en una cartera para un determinado nivel de riesgo. En este caso, «óptima» significa la combinación de activos que teóricamente proporciona el máximo rendimiento para el nivel de riesgo de la cartera. El riesgo se define como la desviación típica de los rendimientos históricos de los activos seleccionados (en relación con su volatilidad). En términos sencillos, el TPM es una herramienta para optimizar la diversificación de la cartera.

En esencia, el TPM es un análisis estadístico que utiliza los rendimientos históricos de un activo o clase de activos y la correlación de esos rendimientos con los de otros activos de la cartera para determinar la proporción de cada activo que maximiza el rendimiento para un riesgo determinado. Las carteras son más «eficientes» cuando pueden generar el mayor rendimiento para un riesgo dado, y la TPM nos dice que combinar activos en determinadas proporciones puede dar lugar a mejores características de riesgo-rendimiento para la cartera global.

Un supuesto de inversión aceptado es que cuanto mayor es el rendimiento potencial de un activo o clase de activos, mayor es el riesgo (medido por la desviación típica de los rendimientos históricos). La MPT ha descubierto que a menudo puedes obtener mejores resultados globales (es decir, más rentabilidad por el mismo riesgo o menos riesgo por la misma rentabilidad esperada) combinando distintos activos en una cartera, y la MPT puede decirte qué activos y en qué proporción.

¿Qué es la frontera efectiva?

Los resultados de un análisis MPT para una cartera de activos específicos pueden representarse en un gráfico que muestre la desviación típica (es decir, el riesgo) respecto al rendimiento esperado de todas las combinaciones de esos activos. En el caso simple de dos activos, por ejemplo, acciones y efectivo, el gráfico mostraría todas las carteras posibles, desde el 100% de acciones y el 0% de efectivo hasta el 0% de acciones y el 100% de efectivo. Cuando una línea pasa por las carteras con mayores rendimientos en todos los niveles de riesgo, forma una curva llamada «frontera efectiva».

Historia de la teoría de carteras de Markowitz

La MPT fue introducida por primera vez en 1952 por Harry Markowitz en su artículo «Selección de Carteras», por el que recibió el Premio Nobel de Economía. La MPT, también conocida como «Optimización de Carteras de Markowitz» o simplemente «Análisis de la Media-Varianza», es una herramienta de gestión de carteras muy utilizada por los inversores institucionales, como los fondos de inversión, los fondos de pensiones y los fondos de cobertura.

Supuestos centrales de la teoría moderna de carteras

Nunca se puede saber con exactitud cómo se comportará en el futuro un activo financiero de riesgo, pero las teorías financieras clásicas, como la Hipótesis del Mercado Eficiente, el Modelo de Valoración de Activos de Capital y la teoría moderna de la cartera, utilizan métodos estadísticos para predecir el rendimiento de un gran número de valores y han funcionado bien para los inversores institucionales durante décadas.

Dos de los supuestos clave en los que se basa la MPT son:

1. Que la desviación típica de los rendimientos pasados es una medida válida del riesgo.

Aunque las desviaciones típicas de los rendimientos son un indicador de riesgo muy utilizado, no abordan específicamente el riesgo a la baja de un activo. Además, las desviaciones típicas no son constantes y cambian con el tiempo.

2. Que las correlaciones entre los distintos activos y clases de activos se mantendrán estables en el futuro.

Las correlaciones tampoco son estables y varían a lo largo de distintos periodos de tiempo. En situaciones en las que estos supuestos no se cumplen, la MPT puede no ser una herramienta útil. Además, la MPT solo puede optimizar una cartera frente al riesgo idiosincrático, es decir, el riesgo de un activo concreto. No puede optimizar contra el riesgo de mercado, que afecta a toda la cartera.

Teoría moderna de la cartera frente a economía conductual

La economía del comportamiento nos enseña que, sin cierta disciplina de diversificación, los inversores tienden a entrar y salir de las acciones en el momento equivocado, lo que reduce su rendimiento en relación con el mercado. Aquí tienes dos formas de utilizar el TPM para mantener a los inversores en el buen camino.

1. la teoría de los dos fondos

La teoría de los dos fondos es una rama de la TPM que pueden utilizar en la práctica los inversores particulares. Afirma que las carteras óptimas para distintos niveles de riesgo pueden construirse esencialmente con solo dos activos: un fondo diversificado y un activo sin riesgo, como un fondo del mercado monetario, efectivo o letras del tesoro. Esto significa que los inversores con carteras modestas no necesitan tratar de encontrar múltiples valores individuales para realizar un análisis MPT eficaz y, en su lugar, pueden conformarse con una combinación de un fondo de inversión y efectivo para conseguir un resultado similar.

2 Asignación estratégica de activos

La asignación estratégica de activos pretende diversificar una cartera con una mezcla de clases de activos, adoptar una visión a largo plazo de las inversiones y reequilibrar estas asignaciones periódicamente. Esto significa que si las clases de activos ganan o pierden valor en comparación con la asignación objetivo, se vuelven a alinear mediante el reequilibrio.

Supongamos que una asignación óptima a largo plazo consiste en un 60% de renta variable, un 30% de renta fija y un 10% de efectivo. Al cabo de seis meses, la renta variable ha superado a la renta fija, por lo que la cartera es ahora un 65% de renta variable, un 27% de renta fija y un 7% de efectivo.

Ventajas de comprender el TPM

Aunque las matemáticas del TPM pueden resultar algo complicadas para los inversores particulares, hay lecciones importantes del TPM que pueden utilizarse para mejorar el rendimiento general. Estas lecciones incluyen:

Mayor diversificación de los activos para conseguir mejores características de riesgo-rentabilidad en una cartera global.

Mejorar el rendimiento global de la cartera mezclando activos no correlacionados o correlacionados negativamente (es decir, activos que suben cuando otros bajan).

Combina activos de riesgo (por ejemplo, acciones) con activos de bajo riesgo (por ejemplo, bonos o efectivo) para conseguir mejores características generales de riesgo-rentabilidad a largo plazo que cada clase de activo por separado.

Diversifica tanto por clase de activo como por activo individual. Un gran número de acciones ayuda a la diversificación, pero mezclar acciones con bonos, deuda pública, efectivo, oro u otros tipos de activos puede ser aún más importante.

Explicación para que lo entienda un niño de 10 años

Imagina que estás organizando una fiesta de cumpleaños y tienes que decidir qué juguetes poner en tu piñata para que todos tus amigos se diviertan mucho.
La Teoría Moderna de Carteras sería como pensar en qué combinación de juguetes te dará la mejor diversión sin que nadie salga triste. Si pones solo juguetes de un tipo, algunos podrían no gustarle a todos. Pero si mezclas diferentes juguetes que a la mayoría le gusta, todos se divertirán y nadie se sentirá decepcionado.
Así, la teoría nos ayuda a elegir la mejor mezcla de cosas (en este caso, juguetes) para que tengamos la fiesta más divertida posible sin correr demasiados riesgos de que algo no salga bien. ¡Es como hacer una fiesta de cumpleaños para tus ahorros!

Explicación para un profesional del sector

La Teoría Moderna de Carteras (TMP) es un marco teórico crucial en finanzas que revolucionó la forma en que entendemos y gestionamos las inversiones. Desarrollada por el economista Harry Markowitz en la década de 1950, la TMP aborda la optimización de carteras, es decir, cómo construir una combinación de activos financieros que ofrezca el mejor rendimiento posible para un nivel determinado de riesgo, o viceversa.
En el corazón de la TMP se encuentra la idea de la diversificación como una herramienta esencial para gestionar el riesgo. Markowitz argumenta que no solo debemos analizar cada activo de forma individual, sino también considerar cómo se comportan en conjunto. Esto se ilustra mediante la «frontera eficiente», una representación gráfica que muestra las combinaciones ideales de activos que maximizan el rendimiento esperado para un nivel de riesgo dado, o minimizan el riesgo para un nivel de rendimiento esperado.
Un concepto clave es la covarianza entre los activos, que mide cómo se mueven juntos en términos de rendimiento. Cuando los activos no están fuertemente correlacionados, la diversificación puede reducir el riesgo global de la cartera, ofreciendo la posibilidad de obtener rendimientos atractivos con un riesgo moderado.
Además, la TMP introduce el concepto de la curva de indiferencia, que representa las combinaciones de riesgo y rendimiento que son igualmente preferibles para un inversionista racional. Los inversionistas, según esta teoría, buscarán maximizar su utilidad, encontrando el equilibrio perfecto entre el riesgo asumido y el rendimiento esperado.
Es importante destacar que la TMP asume que los inversionistas son racionales y toman decisiones basadas en la maximización de la utilidad, lo cual puede ser cuestionable en la realidad, donde intervienen factores emocionales y comportamentales. Además, se basa en la idea de rendimientos y riesgos estadísticamente medibles, lo que puede ser limitado en entornos financieros complejos y cambiantes.
En conclusión, la Teoría Moderna de Carteras proporciona un marco analítico valioso para la gestión de inversiones, enfocándose en la diversificación y la búsqueda de la combinación óptima de activos para construir carteras eficientes desde el punto de vista del riesgo y el rendimiento. A pesar de sus suposiciones y limitaciones, sigue siendo una herramienta esencial en el ámbito financiero y ha influido en la forma en que los profesionales abordan la construcción y gestión de carteras.
En Finantres, promovemos la utilización de fuentes primarias entre nuestros redactores para respaldar sus trabajos. Estas fuentes incluyen documentos técnicos, datos gubernamentales, informes originales y entrevistas con expertos de la industria. Asimismo, hacemos referencia a investigaciones originales de otros editores reconocidos cuando resulta pertinente. Nuestra política editorial se centra en la producción de contenido preciso e imparcial.
 
Fuentes principales del diccionario de fondos de inversión:

Ver más entradas de la misma categoría